• dlcchivilcoy

Christian Castillo “Tenemos la convicción profunda de cambiar este país a favor de la clase trabajad


El candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires del Frente de Izquierda Unidad, Christian Castillo en diálogo con Radio del Centro, previamente a su cierre de campaña, manifestó que “La situación es muy difícil desde el punto de vista económico, recorriendo el centro de varias ciudades de la cuarta sección electoral observé que muchos comercios están cerrados, se observan carteles de alquileres, muestra de una situación muy crítica”.

“Asimismo el cierre de varias empresas como sucedió en Chivilcoy con Paquetá golpeando a cientos de familias de la ciudad y reiterándose permanentemente la misma situación en toda la provincia de Buenos Aires”, señaló, y agregó: “En algunos casos los trabajadores y trabajadoras resisten, ocupan las fábricas e intentan ponerlas a producir”.

“Llegar a fin de mes es una hazaña para cada familia, cada vez que aparece en los domicilios la boleta de energía eléctrica, gas o agua, las personas tiemblan y hay que hacer algo para modificar el contexto actual”, remarcó.

Recuperar poder de compras

-Nuestro programa plantea que el norte debe ser recuperar el poder de compras: salarios, jubilaciones, asignación universal por hijo y que se actualicen mes a mes mientras tengamos estos altos niveles de inflación, no hay otra forma de poder frenar el poder de compra del salario.

Asimismo retrotraer los tarifazos, además de dar una vuelta atrás de la página de las privatizaciones con las empresas privadas de servicios públicos para que nuevamente sean empresas públicas gestionadas por sus laburantes con participación de usuarios para garantizar un servicio lo más eficiente y barato posible.

Plan de obras públicas

-Pretendemos desarrollar también un plan de obras públicas que empiece por dar satisfacción al millón y medio de familias que están en emergencia habitacional y fueron las víctimas principales de las inundaciones de los últimos días. La vivienda popular es una las medidas que planteamos muy fuertemente.

Se naturalizó que una parte de la población tiene que vivir en condiciones ultraprecarias junto a arroyos y ríos contaminados, cuando viven personas, niñas y niños formando parte de la mitad en relación a quienes están bajo la línea de pobreza, tiene que modificarse.

-Jornada laboral

-Además tenemos prevista una rebaja de la jornada laboral para que se pueda repartir el trabajo entre ocupados y desocupados para terminar con el flagelo de la desocupación e irracionalidad generada por el sistema capitalista con jornadas laborales de 14 horas para algunos y del otro lado gente sin trabajo. Lo más razonable es dividir la jornada laboral así todo el mundo pueda tener mano de obra, caso contrario tenemos que resignarnos a tener millones de desocupados por muchísimo tiempo. Es un problema estructural que para solucionarlo se necesitan tomar medidas de fondo.

Educación y salud pública

-Tanto la educación como la salud pública se encuentran hoy por el piso en la provincia, estaban muy mal con Scioli y ahora se agravó con Vidal a tal punto que tuvimos 700 escuelas sin gas en la última ola invernal; los salarios de los docentes son bajísimos e incluso hasta se pensó en organizar a los padres contra los docentes que es absolutamente indigno.

En el caso de la salud tenemos carencia de insumos, falta de inversión en infraestructura, salarios del personal médico y no médico que son realmente muy bajos.

Hay que hacer un cambio porque los recursos que la provincia destina a ambos rubros vienen en caída.

Seguridad

-La falta de trabajo, de educación y el hecho de tener fuerzas que están militarizadas que frecuentemente hacen zona liberada por la connivencia que tienen sectores de sus cúpulas con parte del poder político, del poder judicial que están entongados con algunas mafias para promover el gran delito. Alguna vez hay que eliminarlo porque quien lo termina sufriendo es el gran conjunto de la población teniendo en cuenta que se valen de la vulnerabilidad de una parte para tratar de replicar y después lo pagamos todos.

Todo lo ocurrido se organiza desde arriba y de hecho observamos varias veces agarrándose a tiros a la Bonaerense con la Federal en Azul, Avellaneda; el caso de gatillo fácil en San Miguel del Monte la nena que sobrevivió diciendo que ‘vieron algo antes’ y después los asesinaron a sangre fría cumpliendo con la doctrina Chocobar que tiene consecuencias brutales.

Se está a favor de favorecer la mano para criminalizar la pobreza y la protesta social que genera más inseguridad incluso porque es la propia policía que te mata directamente.

-Fumigaciones

-En la zona rural tenemos problemas de las fumigaciones aéreas cuyas poblaciones linderas a los campos tengan casos de enfermedades cancerígenas muy por encima de la media.

Varias municipalidades tienen ordenanzas que a veces no se reglamentan o directamente no se cumplen cuando el glifosato está prohibido en 74 países. Argentina, en cambio, es uno de los pocos que permite utilizarlos libremente. Es un problema grave del que nadie quiere hacerse cargo así como el nivel de arsénico en agua que tenemos en la provincia.

En todas las ciudades estamos observando a vecinos organizados reclamando y tratando de incidir, es el camino para modificar aquello que ocurre actualmente. En nuestro caso la agenda socio ambiental es un tema de conjunto abarcando también la minería a cielo abierto en otras zonas del país o el fracking del que tampoco se quiere hablar porque de algún modo Juntos por el Cambio como el Frente de Todos comparten la estrategia de apostar a esos sectores de la economía sin preocuparse por los costos medioambientales que pagaremos más temprano que tarde.

Más cuando observamos una generación juvenil que sale a pelear por el cambio climático.

-Jóvenes

-Los jóvenes saben que este sistema no tienen nada para ofrecerle más que el desempleo o el empleo basura, ya empiezan a laburar sin derechos, ni aguinaldos ni vacaciones, sin saber lo que es una obra social. Tener aquello que sus padres poseían se considera utópico y muy lejano, pero la juventud empieza a revelarse y en parte se acercan a nuestras ideas de modificar las condiciones actuales.

De hecho, cuando escuchamos que pretenden hacer una reforma laboral no es para que la gente esté mejor sino para que quienes derechos los pierdan. Las crisis no deben pagarlas los trabajadores, tampoco las deudas.

Nos acompañan porque somos coherentes con nuestros planteos, no somos parte de ese panquequismo que tanto vimos en el último tiempo y quien nos confía el voto sabe aquello que haremos con la convicción profunda de cambiar este país a favor de la clase trabajadora y no una clase dominante que nos empujó a estar de mal en peor.


0 vistas

Contacto: