• dlcchivilcoy

Daniel Tufilaro “El hecho que algunos jóvenes que juegan al rugby mostraron una conducta violenta no


A partir del crimen de Fernando Báez Sosa (18), quien fue asesinado a golpes a la salida de un boliche de Villa Gesell (hecho por el cual hay varios rugbiers detenidos) distintos medios de comunicación, políticos e incluso la opinión pública puso al rugby en el centro de la escena con críticas para con la disciplina.

Por tal motivo, desde Radio del Centro decidimos comunicarnos con un referente del rugby en Chivilcoy y actual entrenador de las categorías Juveniles en Racing Club, Daniel Tufilaro, para conocer su parecer acerca esta situación actual que hace foco en la disciplina.

“Todos repudiamos el acto que cometieron estos jóvenes (por el asesinato) ya sean jugadores de rugby que están de vacaciones o aunque no jugaran a nada, el repudio es por el hecho en sí”, expresó en principio Tufilaro a La Mañana del Centro.

Seguidamente, enfatizó: “El rugby no tiene nada que ver con el acto cometido por esos jóvenes que tienen un líder muy negativo o líderes muy negativos que son seguidos en ‘manada’ por el resto ya sean participes directos o dejándolos hacer esta clase de cosas”.

“Es normal que me pregunte desde un cliente, un amigo que no están en el entorno del rugby acerca de lo sucedido y respondo que el deporte como tal puede formar valores pero en realidad ya quienes llegan a un club deberían traerlos desde la familia y un porcentaje de la escuela”, señaló.

E indicó: “Lógicamente que a los jugadores les enseñamos y pregonamos los valores, como lo hacemos con nuestros hijos, pero no significa que un chico por el hecho de jugar al rugby no haga ninguna cosa mala, no somos algo impoluto”.

“Además, en ciudades como la nuestra mayormente los jóvenes que juegan al rugby no están en el club desde los 8 años sino que empiezan a los 15, a los 16 y de qué deporte provienen o no hizo ninguno. Igualmente recibimos personas de todo extracto social sin juzgarlo en relación a su procedencia”, consignó Tufilaro.

Con respecto al tratamiento que dieron principales medios de comunicación al tema y a la disciplina, sostuvo: “Los medios de comunicación forman grietas porque el hecho que algunos jóvenes que juegan al rugby demostraron una conducta violenta bajo ningún punto de vista significa que el resto de los jugadores actúen de la misma manera fuera del club, todo lo contrario”.

“Además los medios de comunicación, igualmente que las redes sociales, forman opiniones y no se detienen hasta que lamentablemente surge otro tema”, mencionó, y ejemplificó: “como está sucediendo ahora en relación a si los micros de dos pisos pueden continuar circulando o no a partir del último vuelco y quién tiene la culpa”.

“Un hecho grave tapa a otro y mientras tanto se direcciona todo hacia un caso determinado, olvidándonos de lo que ocurrió hace un mes atrás. Después la justicia tiene que hacer su trabajo y juzgar tanto a los rugbiers como a cualquier persona como corresponde ante un hecho de estas características”, subrayó el entrenador.

A continuación, manifestó: “Es una situación que nos toca muy de cerca. Desde la Unión Argentina de Rugby enviaron protocolos, todos los jugadores deben responder por mail ciertas preguntas, los entrenadores hablarles de la parte disciplinaria”.

“Igualmente los jugadores desde años tiene que cumplir ciertos requisitos para sean fichados, formando parte de los valores que desde el deporte se transmiten, no es de ahora por lo ocurrido en Villa Gesell”, aclaró.

Además, Tufilaro afirmó: “El inconveniente no es del rugby es de la sociedad, ocurre que justamente se trata de jóvenes que practican la disciplina, pero podrían haber cometido el mismo hecho jugadores de otros deporte o no practicar ninguno”.

“Deberíamos en el club-para detectar líderes negativos y positivos como sucede en un deporte o en cualquier otro ámbito- tener psicopedagogos, psicólogos deportivos cuando en realidad en clubes amateurs como sucede en Chivilcoy son voluntades que se juntan”, agregó.

“En clubes de nuestra ciudad ya sea de rugby, fútbol, básquet es inviable poder tener tantos profesionales que trabajen con los deportistas desde el punto de vista económico por un lado”, mencionó, y puntualizó: “aunque en realidad tampoco es garantía de nada porque en las escuelas hay trabajadores sociales, psicólogos, psicopedagogos y sin embargo hay problemas de agresividad sin poder controlar”.

“En el club no tenemos problemas pero los chicos concurren apenas dos horas el martes y dos horas el jueves, en este corto lapso de tiempo no puedo darles todas las herramientas para que sea perfecto”, esgrimió, y añadió: “sin embargo, tratamos de aportar lo nuestro en la formación de la persona y en el aspecto social porque le ponemos mucha pasión intentando ser lo más profesional posible”.

“De ahora en adelante hay un antes y un después, lo ocurrido sentó un precedente, esperamos que no ocurran más estos hechos”, espetó Tufilaro.

Con respecto al tercer tiempo, comentó: “En el rugby es histórica la existencia del tercer tiempo en relación al compartir con los integrantes del otro equipo porque es un deporte donde prevalece la amistad”.

“Durante el partido los jugadores se golpean, es un deporte duro pero después nos juntamos para dialogar, comer algo porque es un juego; a punto tal que lo hacen Los Pumas y Los Jaguares que son profesionales porque es parte del ADN del rugby”.

“Trabajamos en las normas, disciplinas pero cuando suceden hechos como el de Villa Gesell parece que nadie nunca hizo nada cuando claramente no se puede generalizar”, aseveró, y exclamó: “Además ningún deporte enseñará a la persona que sea agresiva contra otra persona de manera desleal dentro y fuera de una cancha. Después las personas y los grupos se pueden desviar teniendo inconvenientes dentro del club o fuera”.

“Además en el caso de estos chicos, tengo entendido, no son los más responsables y tuvieron problemas también en el club; como estos grupos complicados siempre hay en diferentes deportes, el tema es poder detectarlos pero no echarlos para largar ‘diez leones’ a la calle que hagan un desastre sino tratar de ayudarlos”, concluyó.


0 vistas

Contacto: