Contactanos!

“Podemos prevenir en pulmón, mama, colon y cuello de útero, sin duda. En otros, todavía es difícil detectar tempranamente”

14-Aug-2018

 

 

La Fundación Osde presentó, en dos jornadas al doctor Ricardo Kirchuk, prestigioso oncólogo clínico, exdirector del Instituto de Oncología Angel Roffo (UBA), en una charla abierta con profesionales de la salud, abordando el tema de “Prevención en cáncer de mamas”.

En principio, Mónica Timpone comentó: “Contentos de tener con nosotros al Dr. Ricardo Kirchuk porque hace años que viene acompañándonos y nada menos abordando este tema que es tan preocupante para la sociedad como es el cáncer, en esta oportunidad brindará el tema de la prevención en cáncer de mama. Un año más que nos acompaña, es el tercer año que concurre a la ciudad para brindar una capacitación para profesionales de la salud y la charla abierta a toda la comunidad, asimismo nuestras socias”.

Por su parte, el gerente Darío Varela manifestó: “Entre los cánceres de mayor incidencia están los de mama, cáncer de próstata, no solamente es contar con el doctor Ricardo Kirchuk como profesional sino también como amigo. Contar con él, tener la voluntad de siempre venir y estar con nosotros acompañándonos en esta oportunidad con posibilidad doble”.

“Habitualmente la charla del Dr. Kirchuk está más vinculada a la actualización de distintos cánceres dirigida a los profesionales aunque nos pareció importante hacerlo abierta a la comunidad también en un lenguaje más coloquial lógicamente pero la idea es que tan importante la prevención principalmente en cáncer de mama y que la mujer tenga esa concientización de hacerlo nos parece tan importante contar nuevamente con el Dr. en nuestra ciudad”, agregó.

Por su parte, el profesional en principio comentó: “La incidencia no varió demasiado, de acuerdo a los datos que sacamos de manera indirecta en nuestro país, pero hay mayor población y parecería que hubiera más casos. El número de muertes por cáncer aumentó en relación al incremento de la población en sí”.

“El agua no tiene nada que ver, sí el agua contaminada. El arsénico tiene que ver con algunos de los tumores”, señaló, y añadió: “Con la detección temprana en reiteradas oportunidades se evita la muerte. El 25 por ciento de las mujeres fallece por cáncer de mama, pero el 75 por ciento de las mujeres no se muere de su cáncer de mama porque se cura. No sucede con otras enfermedades pero con el cáncer si pasa por eso vale la pena hacer algunos controles”.

“El cáncer siempre es genético, hay algunos que son hereditarios aunque son distintos. El cáncer hereditario se heredan algunos tumores y uno es el de mama. No siempre, es una mínima cantidad de mujeres que tienen tumores hereditarios y se tratan distinto. Hay que detectarlos y existen formas de detectarlos”, consignó.  

E indicó: “No es tan temible como antes. Es una enfermedad importante, pero hay que verla como una enfermedad más. Una enfermedad que, detectada a tiempo, en muchísimos casos se cura. El diagnóstico ya no es una condena a muerte. No podemos curar a todos, pero sí a muchos. Hay que educar para cambiar algunas conductas, cuidarse y prevenir. La gente, los pacientes, los médicos, los Estados, todos podemos hacer algo para bajar la incidencia y la mortalidad por cáncer. Es una picardía que se muera gente que podría curarse”.

“Se avanza de a poco, pero se avanza. Esos avances no sirven para todo el mundo pero son claves en pacientes con un determinado tumor, porque los curás. Y hay otros tumores en que no podemos curar la enfermedad pero sí controlarla: hacer como ocurrió con el sida, volverla una enfermedad crónica, que no mate”, expresó, y ejemplificó: “el 15% de las pacientes con cáncer de mama tiene un gen que hace que el tumor sea más virulento. Lo detectaron y le encontraron un antídoto. Ya hay varias drogas que ayudan a bloquear la metástasis, y a nivel estadístico aumentó la sobrevida de estas pacientes un 20%. Diste vuelta la enfermedad”.

Seguidamente, el Dr. subrayó: “El cáncer sigue siendo una enfermedad de gente grande. Con el Instituto Nacional del Cáncer (INC) esperamos bajar la mortalidad. -¿Es tan clara la relación entre tabaco y cáncer? -La principal causa de muerte por cáncer es de pulmón y sólo el 15% de los pacientes con ese tumor no fuman. Está aumentando el tabaquismo en mujeres jóvenes y nos preocupa. El cigarrillo incide además en los tumores de cabeza y cuello, vejiga, en los cánceres digestivos, en páncreas y riñón. Por eso es también un tema de Estado y de recursos. El tabaco genera mucho dinero, es un gran negocio, pero el gasto en salud que genera duplica o triplica esa suma”.

“Una de cada 8 mujeres va a desarrollarlo en algún momento de su vida, pero más del 75% no morirá por esa causa. Tenemos que llegar al 100% de curación y eso se logra con la mamografía, porque detecta el problema antes de que sea cáncer, cuando es tumor in situ, no invasor. Vamos a lanzar un programa para que todas las mujeres se hagan una mamografía anual a partir de los 50. Cuando hay antecedentes de madre o abuela con cáncer de mama antes de la menopausia habría que sumar estudios genéticos”.

“En el primer nivel detectable, el tratamiento sale 17 veces menos que el estadio más sencillo del cáncer. Muchos descreen de la validez de cuidarse o prevenir apelando a algún caso conocido que, "habiendo hecho todo bien", murió de cáncer en meses. -¿Las emociones, el estrés, pueden ser promotores también? -No está claro. Hay miles de trabajos que relacionan estrés y cáncer, depresión y cáncer, pero todavía no está certificado. Yo percibo algo diferente: los pacientes que tienen cáncer o que han tenido cáncer y están bien anímica y psíquicamente superan mejor el tratamiento y se curan mucho más que los que no. -A veces uno escucha casos de "cáncer fulminante", que mata en poco tiempo”, sostuvo.

Además, resaltó: “Podemos prevenir en pulmón, mama, colon y cuello de útero, sin duda. En otros, todavía es difícil detectar tempranamente. Es muy controvertido lo que está pasando con próstata, por ejemplo. El screening no disminuyó la mortalidad: aumentó la detección, pero en muchos casos ese cáncer no iba a matar a la persona. Está bien que el urólogo le pida a su paciente un PCA, pero no que el Estado se lo pida a todo el mundo, por ejemplo. El cáncer de estómago está disminuyendo en todo el mundo, pero el cáncer que más creció en las últimas décadas es el de la unión esófago-gástrica. Creció un mil por ciento”.

“La sugerencia es que el paciente que tiene reflujo consulte. Creo que tiene que ver con lo que comemos y con que nos vamos rápido a la cama después de cenar. Son hábitos sociales que, me parece, están aumentando la incidencia. En riñón todavía tampoco hay nada para detectar tempranamente. Y en cabeza y cuello en general son pacientes bebedores o fumadores. -¿El agua puede provocar cáncer? -Lógicamente que el agua potable no tiene nada que ver con el cáncer. Pero sí el agua contaminada. El arsénico tiene que ver con algunos de los tumores, lo que se llama Hidroarsenicismo crónico. El agua que generalmente tomamos en las ciudades, está controlado. Mejor dicho más o menos controlada”, concluyó.

  

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags