Contactanos!

Federico Moreyra “Muchos productores recordarán esta campaña porque el esfuerzo invertido por cada uno se vio reflejado en el resultado final”

4-Mar-2019

Mucho se habló de la campaña del trigo 2.018 – 2.019 pero poco del cultivo que lo acompaña en todo el proceso: la cebeda.

Por lo tanto, decidimos entrevistar desde La Campaña a Federico Moreyra, del Grupo de Mejoramiento y Calidad Vegetal de la Estación Experimental del INTA Bordenave, un especialista en la materia para conocer el resultado final de la campaña de cebada período 2.018 – 2.019.

 “Fue una campaña de cebada espectacular a nivel nacional, había aumentado la superficie pero lo que se nota principalmente que aumentó el rendimiento por superficie en promedio en todas las regiones y por supuesto tracciona el volumen que se produce a nivel nacional. Fue una campaña excelente”, señaló Moreyra.

-¿Cuánto influyó el clima?

-En términos generales tuvimos una campaña favorable desde lo climático, tuvimos algunos problemas puntuales en Centro Sur de Córdoba, en algunos lugares del Norte Bonaerense o Centro Norte por cuestiones de granizo, también hubo un período de sequía cerca de la zona de Marcos Juárez.

La siembra arrancó bien, con buena humedad en el suelo y todo el período transcurrió con buenos niveles de humedad, a su vez fue clave que la primavera del año anterior estuviera más fresca de lo normal, ese grado o dos grados de temperatura promedio menores favorecieron al cultivo porque cuando hay temperaturas menores los ciclos se alargan un poco y repercutió en el llenado que también se alargó el proceso, no solamente produciendo mucho rendimiento sino que la planta pudo llenar bien ese grano.

-¿Qué cantidad se obtuvo?

-Esta campaña la recordarán muchos productores porque se obtuvieron rendimientos en nuestra zona con lotes de 4 o 5 mil por hectáreas, en las más favorables 6 o 7 mil kilos por hectáreas, rendimientos muy importantes pero sin perjuicio de la calidad con granos realmente grandes que es lo más buscado por la industria cervecera.

-¿Esperado o superó las expectativas?

-El resultado final de la campaña superó la expectativa porque si bien los últimos cuatro o cinco años estamos dentro de un período favorable climáticamente para los cultivos de fina como trigo y cebada, se esperaba que resultaría un año bueno pero pronosticar esas primaveras más frescas que nos aportan más rendimiento y calidad no es tan fácil en las personas que trabajan en la meteorología resultando una grata sorpresa.

-¿El productor tuvo que ver?

-Lo positivo es que el productor estuvo al tanto y a tono con las circunstancias invirtiendo tecnología porque no solamente grano grande busca la industria sino también un nivel de proteína de entre 10 y 12 por ciento con extremos de entre 9 y 13 por ciento. El productor realmente estuvo más atento a la fertilización y se notó a nivel nacional con promedio de proteínas de 12 por ciento como hace unos cuantos años no sucedía con respecto a tener esa calidad.

Los productores que se dedican a hacer cultivos de fina o de cosecha gruesa saben que desde el momento que se colocan las semillas en el suelo surge un largo trabajo de cuidado, de mantenimiento de ese cultivo para obtener resultados esperados. No siempre sucede por eso muchos productores recordarán esta campaña porque el esfuerzo invertido por cada uno se vio reflejado en el resultado final.

-¿La tarea de INTA?

-El mejoramiento influye en la semilla que siembra el productor, incorporándole características favorables no solamente rendimientos sino aspectos de calidad y de sanidad, tecnología que está en la semilla. Particularmente las variedades de INTA clasificadas como cervecera actualmente son comercializadas como grano forrajero, parte de ese mercado, asimismo muchas variedades que forman parte del programa de mejoramiento de empresas como Quilmes que son las aceptadas en las malterías.

Tenemos una larga trayectoria en mejoramiento de cebada cervecera no solamente la pata agronómica sino que contamos con laboratorio para hacer análisis de calidad e industrial. Toda esa capacidad instalada luego se ve reflejado en mejores cultivares, cultivares más sanos siempre con la idea que el productor en su conjunto se vea beneficiado.

-¿Qué se busca para cervecera y forrajera?

-En ambos casos se busca lo mismo en cuestiones generales: rendimiento, calidad y sanidad. La calidad no solamente qué pasa dentro de la maltería sino previamente porque es el grano y la proteína son los filtros para después estimar aquello que puede suceder adentro. Dentro de la maltería es un mundo aparte con muchísimas variables que juegan también. El mejoramiento es importante al momento de elegir qué variedad sembrar porque nos puede ahorrar muchos costos. El que rinda más diluye costos y que sea más sano también baja los costos de producción amén de colaborar con el medioambiente.

El mercado cervecero se proveerá de toda esta excelente cosecha pero tiene una capacidad limitada y el excedente de esa cebada cervecera con calidad probablemente haya sido exportado tanto como grano o como malta.

-¿Está más repartida?

-El mayor volumen de cebada que se produce en el país, a diferencia de lo que ocurría hace diez o quince años todo iba a la maltería, actualmente el 90 por ciento aproximadamente está fuera de contrato y se comercializa como grano forrajero dentro del país o exportarse a países como Arabia Saudita o China que está muy interesados básicamente como alimentación animal.

-¿Mercado interno y externo?

-Fuera de los contratos que se hacen con las malterías, el grano de cebada puede ser comercializado dentro del mercado de grano forrajero que representa una ganancia menor pero también es menor el costo de producción, una diferencia entre 20 y 30 dólares con la cebada cervecera pero continúa teniendo un precio competitivo teniendo en cuenta que los costos de producción son menores.

La capacidad interna para maltear, a excepción de algunos años puntuales, se cubre correctamente y la apertura del mercado forrajero es una consecuencia de algunas políticas desfavorables para la comercialización de trigo, de hace algunos años, permiten al productor ubicar el excedente de cebada cuando no alcanza la calidad deseada o directamente busque hacer grano forrajero.

 

 

    

 

 

   

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags