Contactanos!

Ignacio Terrile “Las expectativas son muy buenas, hay un incremento en el área a sembrar aunque con algunos recortes por estas últimas lluvias”

15-Jul-2019

Según el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la siembra de trigo alcanzó a cubrir más de 4,8 MHa lo que equivale al 73,8 % del área proyectada para esta campaña. A pesar de las buenas condiciones climáticas, aun se registran demoras en toda la región central del área agrícola, debido a excesos hídricos que todavía persisten en sectores de los Núcleos, el Centro-Norte de Santa Fe y el Centro-Este de Entre Ríos. Sin embargo, el contexto hacia el norte del país presenta cierta estabilidad, permitiendo llevar adelante las labores de manera fluida y sin interrupciones.

En relación a la provincia de Buenos Aires, el ingeniero agrónomo, Ignacio Terrile del INTA Pergamino expresó a La Campaña: “Luego del temporal ocurrido hacia mediados y finales de junio se pudo lograr empezar nuevamente a sembrar, todo dependiendo lógicamente de la cantidad de agua caída en cada lugar en particular”.

“Ya estamos a pleno nuevamente encarando la última parte de la ventana de siembra aunque con materiales de ciclo corto”, dijo, y agregó: “los productores que debieron frenar su siembra por la lluvia utilizando materiales de ciclo largo o intermedio en algunos casos se les complicó porque ya las ventanas de siembra óptima para ese tipo de material ya había pasado y el cambio de semillas estuvo muy difícil porque hubo poca disponibilidad”.

“Cuando se elige la variedad de antemano deben saber que tienen una fecha óptima de siembra aunque algunos días más puede estirarse. Estamos en la época típica de los ciclos cortos y en algunos casos los productores no pudieron cambiar semillas, por lo tanto continuaron sembrando con las semillas que tenían”, explicó.

Seguidamente, señaló: “El clima está acompañando los materiales de ciclos largos con algunos requisitos de frío; estos fríos al trigo le hacen bien y estamos augurando una muy buena campaña a futuro de fina”.

“Al productor no le cambiará en demasía no hacer el ciclo largo y tener que optar por el corto porque los potenciales de rendimiento existentes entre los ciclos largos y ciclos cortos no habría una estadística significativa importante a nivel tanto de parcela como de productor”, consignó.

E indicó: “La única diferencia es que los lotes se encuentran más descubiertos. Un ciclo largo se puede sembrar más temprano, se cubre el suelo más rápido, se utiliza de mejor manera el agua acumulada en el perfil con las lluvias de otoño y se asegura como un piso de rendimiento”.

“En los ciclos cortos, a veces, se está muy pendiente de las lluvias que puedan llegar a darse después del otoño, que en este caso fueron abundantes y buenas, asimismo en algunos casos resulta ser más beneficioso para el productor hacer ciclo corto antes que ciclos largos”, remarcó.

“El agua acumulada en el perfil para los cultivos de invierno significa mucho en el rendimiento que se obtendrá en la primavera”, mencionó, y añadió: “Generalmente en el invierno llueve poco, el perfil se recarga en otoño para sembrar los cultivos de invierno empezando la estación primeramente mencionada, se van desarrollando en base a esa agua acumulada en el perfil y esperando las lluvias de primavera en el período crítico”.

“Estamos frente a una excelente situación y hasta septiembre estaremos muy bien de humedad, estimo que se desarrollarán muy bien los cultivos, se podrán aplicar tecnologías de fertilización sobre todo en macollaje, teniendo el agua necesaria para utilizar los nutrientes de la mejor manera”, consideró.

Además, puntualizó: “Las expectativas son muy buenas, hay un incremento en el área a sembrar aunque con algunos recortes por estas últimas lluvias que anegaron distintos sectores y aquellos que no puedan sembrar ciclos cortos pasarán directamente a otros cultivos de verano”.

“La cantidad a cosechar será muy buena también y estas últimas lluvias terminarán de asegurar una excelente cosecha superando ampliamente las 20 millones de toneladas”, subrayó.

“Ahora hay que monitorear una correcta implantación, haber logrado las plantas que estaban contempladas sembrar, cuidar de algunos de los pulgones que son algunas de las plagas que pueden aparecer y el monitoreo constante”, expresó, y acotó: “Con el frío, luego de este verano, se puso muy bien de pasto y en los primeros fríos pudo surgir algún daño de punta de hoja y punta de lámina que no está relacionado a alguna enfermedad sino que es algo normal que puede ocurrir pero no le afectará de ninguna manera al cultivo de trigo”.

“Básicamente los objetivos principales de un programa de mejoramiento de trigo, en particular en el INTA, por sobre todas las cosas especialmente el rendimiento, la estabilidad de ese rendimiento en todos los años y ambientes, la sanidad acorde a las necesidades y también una calidad comercial como asimismo industrial adecuada tanto para el mercado interno como la exportación”, esgrimió.

También Terrile comentó: “Todos los años el insumo que más utiliza el productor y el asesor son las redes de evaluaciones de cultivares, probamos mucha cantidad de cultivares como sucede este año con 72 diferentes de trigo, sembrando actualmente la última etapa de los ensayos”.

“Los ensayos se repiten año a año, es una información de libre acceso para cualquiera y lo interesante es también que todas las empresas semilleras que venden semillas de trigo fiscalizadas participan en estos ensayos así que el panorama varietal disponible es muy importante”, manifestó.

En tal sentido, comunicó: “Este año llegaron aproximadamente 72 cultivares a la red que coordina el INASE, la mitad de ciclo largo y la mitad de ciclo corto, un número más que interesante para tener una paleta o porfolio de variedades para cada necesidad y para cada situación productiva”.

“Siempre atendemos la demanda de cada uno de los territorios donde tiene influencia la experimental y en Chivilcoy particularmente con el colega, Antonio Martín, siempre nos está invitando para mostrar os resultados que obtenemos”, apuntó Terrille, aunque aclaró: “no solamente en la estación experimental de Pergamino sino en la red de ensayos donde procesamos la información y se las otorgamos. Estamos en Chivilcoy, en Bragado, en 9 de Julio, el INTA siempre presente para difundir los saberes e información que generamos”.

“Las nuevas plataformas como las redes sociales son muy utilizadas por los asesores y productores para buscar información, el INTA Pergamino tiene un canal de You Tube también al que se suben pequeñas notas breves de información particular de acuerdo a la demanda con muy buena aceptación que son tan requeridas como utilizadas”, informó.

Preguntado con respecto a otras informaciones que proporciona el INTA a los productores, Terrile respondió: “Aportamos a las distintas disciplinas que corresponden al quehacer del cultivo, desde el momento del análisis de suelo y cómo tomar correctamente la muestra, interpretar ese análisis de suelo para hacer la mejor estrategia de fertilización posible sabiendo qué variedad utilizaremos y cuál es el resultado que pretendemos obtener pasando por las pautas mínimas de un correcto monitoreo de enfermedades”.

“Previamente caracterizar sanitariamente cada uno de los 72 cultivares que se están ofreciendo, a qué enfermedad son susceptibles y a cuál resistente, de esa manera antes de sembrar ya puede saberse a qué prestar atención con respecto al cultivo”, concluyó.

 

 

    

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags