Contactanos!

Lic. Alicia Iacuzzi “Pese a que existe una nueva ley que reglamenta, sanciona y castiga la violencia contra las mujeres, las estadísticas suben año tras año”

6-Aug-2019

Como parte de los actos del grupo IE, durante la charla en el Hotel Tomaso, se entregó un banco rojo, como simbolismo del proyecto cultural internacional, para que se tome conciencia de que los desenlaces fatales, son evitables si se hace algo a tiempo.

El banco, expresa “En memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas”.

El hecho de llegar a una década en la ciudad motivó a una charla, días atrás, sobre “vínculos en emergencia, femicidos y feminicidos” a cargo de la psicóloga juninense Alicia Beatriz Iacuzzi en el salón del Hotel Tomaso.

A este respecto, Carolina Cialdo manifestó:  “Festejamos los diez años de la empresa, junto a la licenciada que nos vino a dar una charla sobre violencia de género, un tema muy fuerte en este momento que se necesita hablarlo, charlarlo y debe salir a la comunidad para que todos tomemos conciencia del problema que tenemos realmente”.

En tal sentido, la Licenciada Alicia Iacuzzi expresó: “Afortunadamente se está visibilizando pero todo tiene ventajas y desventajas. La visibilización provoca que el efecto contagio a su vez genere una proyección cada vez mayor. Pese a que existe una nueva ley que reglamenta y sanciona, asimismo castiga la violencia contra las mujeres los guarismos y las estadísticas siguen subiendo año tras año”.

“El planteo que hago es que le sucede al sujeto con la ley porque nadie dejará de cometer un hecho porque le viene la ley encima, de todas maneras existe un fenómeno muy reciente que en el caso de los asesinos se suicidan, quedando totalmente las situaciones en mano de la impunidad”, remarcó.

Asimismo, agregó: “En muchos casos son mujeres jóvenes con hijos y justamente esos hijos tienen toda una historia por delante con un papá que se suicidó por haber matado a la madre, preocupándome el porvenir de las nuevas generaciones y estos modelos de identificación”.

“Tiene que ver con la violencia general que existe en la sociedad y al que molesta lo saco de adelante como sea e incluso matándolo”, esgrimió, y añadió: “Es un fenómeno mayor que la violencia sea contra las mujeres y los guarismos del censo mortífero que existe terriblemente preocupante”.

“Además no son cuestiones de situaciones excepcionales sino el vecino, el de al lado, el de enfrente, personas impensables. Hay una disociación en la personalidad donde en general concurre la asistente social y hace un informe ambiental respecto a la concepción que se tiene de ese sujeto en el barrio, en la familia y todos no dejan de sorprenderse por el hecho ocurrido”, consignó.

E indicó: “Ocurre que además de esta violencia generalizada existen fenómenos que se están dando en nuestra cultura y en todo el mundo esa necesidad de ser aceptado y ante cualquier rechazo de no dependencia de la mujer hacia el hombre es destituida, es relación o muerte la desgraciada ecuación mortífera en este momento”.

“Hay que refundar un humanismo donde haya lugar para todos y todas teniendo en cuenta que las mujeres siempre fueron enviadas a la hoguera por brujas, locas. Siempre tuvieron un lugar de ‘predilección’ para ser hostilzadas pero en este momento hay que refundar el humanismo y el respeto hacia el otro”, subrayó.

Consultada acerca del Bullying, Iacuzzi respondió: “En las escuelas tenemos la problemática del bullying: violentan al otro y hay muchos menores que se suicidan porque realmente no toleran la no aceptación del otro, desde chiquito están recibiendo estos modelos de hostilizar al otro”.

“Tenemos que refundar un humanismo donde haya lugar para todos. Hay que empezar desde los más chicos pero desgraciadamente están en manos de los más grandes y es un problema de hombres y mujeres no solamente de hombres nada más porque quienes crían a esos varones son las mamás generalmente porque los padres trabajan”, sostuvo.

“Trabajé treinta años en una cárcel junto a sujetos que cometieron estos hechos cuando todavía no estaba la ley, no se llamaba así”, recordó, y puntualizó: “Se denominaban ‘crímenes pasionales’ y me tomé el trabajo de entrevistar a las madres porque son las únicas que van a visitarlos a la cárcel a los homicidas, cuando no se suicidaban todavía, quienes aún seguían defendiendo al nene porque siguen siendo el nene de mamá”.

“El varón tarda más en madurar, queda más bajo el ejido de una sobreprotección y de hecho en las Universidades se reciben más mujeres que varones e incluso algunos extrañan y se vuelven, toda una fragilidad en el varón que no se bancan un no donde las madres tenemos mucho que ver”, enfatizó.

Además, consideró: “El padre también tendría que meterse para que la mamá ya no tenga más al hijo bajo el ala e instrumentar una ley de corte para salir del ejido de la sobreprotección y que la vida es fácil, que todos le dirán que sí y la aceptación, asimismo mirada amorosa que tiene la madre, no la tendrá la mujer que eligió por los amores no correspondidos”.

“Anteriormente con un viaje se pasaba la angustia de no ser correspondidos, ahora se lleva rápidamente al acto esa angustia con agresión, hostigación, hostilidad e incluso se llega a matar si es necesario”, aseveró.

“Mi objetivo es difundir la temática en toda la región, convocada por los tribunales principalmente que me parece importante porque a los jueces se les queman los papeles porque no tienen elementos”, expresó, y acotó: “no tienen porqué tenerlos, pero por lo menos que se abran a escuchar  cuestiones referidas al funcionamiento psíquico y me llevo la necesidad de la gente de tener una receta, buscar un quehacer”, señaló.

“Me da la sensación en el qué hacemos que deberían hacerlo siempre otros como si no tuviéramos protagonismo cuando lo tenemos”, mencionó, y comunicó: “De hecho está por salir el proyecto de ley para que sea un delito de acción pública y si siento que en la casa de al lado están aconteciendo situaciones bajo la versión de testigo protegido puedo llamar y de alguna manera denunciar la situación”.

“El no te metas siempre fue una cuestión de nuestra idiosincrasia Argentina, que deje de ser una instancia privada porque a todos nos puede suceder no solamente le ocurre al otro, puede tocarnos a todos y tenemos que dejarles algo a esas nuevas generaciones, qué modelos de identificación les estamos dejando”, concluyó.

 

  

  

  

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags