Antonio Martin “El incremento de la superficie demuestra la voluntad del de apostar por un cultivo de invierno tan noble como el trigo”

31-Aug-2019

El desarrollo de los cuadros implantados comienza a verse afectado por la falta de lluvias. Actualmente, un 13,6 % del total nacional registra una condición de humedad entre regular y sequía, y un 10,5 % del área presenta una regular condición de cultivo, mientras que la semana pasada estos porcentajes estaban en 9,7 y 7,5 % respectivamente. Ambas variables podrían continuar empeorando de no registrarse lluvias en los próximos días, señala la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su informe.

Y agrega que, en el norte del área agrícola, los primeros cuadros empiezan a transitar etapas críticas de floración, mientras que la mayor parte de los lotes aún se encuentran encañando. En este caso la oferta hídrica no solo cae por falta de lluvias y consumo del cultivo, sino también porque comienzan a registrarse temperaturas elevadas para la época.

Hacia el centro del país, con el grueso de los lotes entre macollaje y encañazón, la falta de humedad es solo superficial y no representa un problema serio, pero el grado de afectación de enfermedades continúa aumentando a niveles que requieren controles.

En los núcleos trigueros del sur del país, la falta de lluvias en los últimos meses, sumado al efecto de las bajas temperaturas, han impactado negativamente en la condición del cultivo. Por otra parte, también se encuentra comprometido el desarrollo del cereal, considerando que el estado de macollaje presenta una demora interanual de 22 puntos porcentuales en la región Sudeste de Buenos Aires.

Finalmente, durante la madrugada de la presente publicación se relevaron lluvias en amplios sectores del sur bonaerense, que podrían traer alivio al escenario actual.

En relación a la actualidad del cultivo de invierno en Chivilcoy consultamos al Ingeniero Agrónomo Antonio Martín quien en principio manifestó: “La primera semana de agosto se sembró algún que otro lote retrasado pero ya cumplida esa etapa ahora con la expectativa puesta en la evolución del cultivo y en lograr una muy buena cosecha”.

“De ahora en más hay que prestar atención a todo lo relacionado a la evolución del cultivo, observar la posible aparición de enfermedades de hoja que de hecho ya aparecieron principalmente en los lotes sembrados temprano tanto roya amarilla como anaranjada, algo de mancha amarilla también pero en menor cantidad”, señaló.

Y agregó: “También tener en cuenta la nutrición del cultivo, aquellos que iniciaron la fertilización a la siembra ahora en el macollaje se encuentran haciendo las aplicaciones de nitrógeno complementarias a aquello que se fertiliza en la siembra para asegurar un buen piso de rendimiento”.

“Las condiciones climáticas acompañan muy favorablemente, es un invierno que arrancó un poco húmedo y no tan frío pero luego a partir de julio las condiciones drásticamente teniendo realmente un mes de julio asimismo agosto con días bastantes fríos y secos, con heladas hasta la semana anterior”, mencionó, y añadió: “Ese clima ayudó a una buena implantación del trigo, desarrollando un muy buen sistema radicular, también el macollaje”.

“Sanitariamente, pese a que apareció algún inconveniente puntual de roya, no es alarmante para nada porque las condiciones climáticas fueron, hasta ahora, muy favorables”, consignó.

“El problema de la roya ya es recurrente, todos los años hay mayor presión de la enfermedad porque hay variedades que se van volviendo susceptibles”, expresó el Jefe de la Agencia local del INTA, y recomendó: “hay que estar prestando atención a la evolución del problema para tratar de actuar anticipadamente o en el momento oportuno para que la enfermedad pueda ser controlada para que no genere un impacto negativo sobre todo en el resultado de la producción”.

“Chivilcoy acompaña la evolución del cultivo, hubo un aumento del área sembrada del 5 o 6 por ciento con respecto a la campaña anterior”, enfatizó.

Seguidamente, comentó: “En su momento las lluvias del mes de junio conspiraron para que se siembre un poco más con unos 100 milímetros que generaron algún impacto negativo en determinado momento pero fue un problema superado y los cultivos actualmente gozan de muy buena salud”.

“Con lo poco que está lloviendo, chaparrones que van cayendo, por el momento es suficiente porque hay buena humedad acumulada en el perfil del suelo a nivel de napa”, subrayó

E indicó: “A partir del mes de septiembre con alguna lluvia y en octubre, cuando se define más la situación del trigo ingresando a su período de floración, no en exceso por supuesto sería favorable para la evolución del trigo”.

“El incremento de la superficie demuestra la voluntad del productor y del sector agropecuario de seguir invirtiendo, de apostar por un cultivo de invierno como el trigo que es tan noble por su excelente potencial de rendimiento y con muy buenas condiciones de comercialización”, sostuvo.  

Por último, puntualizó: “se abrieron muchos mercados no solamente en relación al grano sino también con la harina. La molienda está exportando casi un millón de toneladas y es importante. Las condiciones están dadas, la productividad está, la inversión hecha y gran parte del camino recorrido se encuentra transitado”.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags

Contactanos!