Contactanos!

Juan Carlos Delorenzi “Para mejorar la situación hay que aprender de los errores y hacerse un gran acuerdo nacional”

9-Sep-2019

El Secretario General de la Regional Buenos Aires Noroeste de la Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica de la República Argentina (Asimra), Juan Carlos Delorenzi fue entrevistado por La Campaña para pedirle su visión con respecto a la realidad de los metalúrgicos, metal mecánicos y de la industria en general.

Delorenzi no solamente habló el presente, del pasado sino que también dejó mensajes con vistas al futuro y aquello que entiende debe hacerse para mejorar la situación actual del sector que representa.

“La industria tiene una lenta agonía, realmente si no hay un cambio de 180 grados en la política que se implementó cualquier medida que se tome en el medio será un parche nada más sin que favorezca a nadie”, expresó en principio Delorenzi.

Y agregó: “Nadie cree en pequeñas medidas como la quita del I.V.A. porque a la gente no le llega, al contrario, todavía hay más aumentos”.

“Es muy complicada la situación, casualmente estuve hablando con gente de SMATA en Buenos Aires y la producción automotriz bajó de la misma forma que había sucedido en años anteriores cuando tuvimos una situación de crisis similar a la actual”, señaló.

En lo concerniente a su Asociación, Delorenzi comentó: “A nivel nacional de once mil supervisores en un año y medio perdimos 1200, más del 10 por ciento y eso que los supervisores generalmente son personas de muchos años de trabajo y no representan a la mayor cantidad”.

“Generalmente tenemos un supervisor cada diez o doce trabajadores de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica) y lo que perdimos es apenas un reflejo pequeño de todo aquello que se perdió en la industria”, añadió.

Además, remarcó: “Si bien en algunas empresas estamos afectados por la reducción horaria, apareciendo el trámite RePro, la verdad que cuando observo de otros lugares que las empresas cierran directamente, que no pagan, cerraron y se enteran los empleados porque en el portón hay un comunicado que la empresa quebró y no quedan diez trabajadores afuera que también es importante sino 150, 200”.

“Hay plantas que dieron vacaciones hasta febrero, suspendiendo a los trabajadores hasta ese mes, existe un problema muy grande y es desolador todas las explicaciones que nos dan cada uno de los Secretarios Generales del país”, manifestó.

“Ocurre que en muchos lugares la Secretaría de Trabajo no existe y pasas a depender del gobierno provincial, no se pueden hacer inspecciones tampoco actas, no se puede traer empresas”, mencionó, y subrayó: “muchísimas cosas que fueron cambiando para acotar los derechos de los trabajadores repercutiendo en varios lugares donde ni siquiera se puede llegar a negociar, por lo menos para la continuidad de las empresas”.

“Hay algunas cuestiones que son fundamentales en la problemática actual, amén de la importación, con respecto a que antes se atendía con los Re.Pro para tratar que las empresas no despidieran personal, era una ayuda que se les brindaba para que no redujera horario y tampoco personal”, consignó.

E indicó: “Ahora se perdió salvó en algunos casos excepcionales como ocurrió en nuestra ciudad en muchísimos lugares no existe y a la empresa no le alcanza el Re.Pro, en otros casos ni los tramita porque si tiene que cerrar al no tener ventas es un problema”.

“La importación sigue abierta, se desmanteló todo en Tierra del Fuego la parte electrónica y actualmente todo aquello que proviene de afuera tiene precio dólar”, esgrimió, y a este respecto, acotó: “Por lo tanto, tiene que subir el producto por el costo interno también debido a que se deben pagar los servicios, el alquiler y todo saldrá del costo final que se le pone a cualquier producto que lo encare enormemente”.

“Eso lleva a que no se pueda producir en el país, sino a traerlo de afuera, que nos gastemos dólares en el extranjero y dejemos sin trabajo a la gente, es un círculo maldito que nos complica a todos”, aseveró.

Seguidamente, puntualizó: “Generalmente hablo con empresarios de varias ciudades al tener reuniones permanentemente y hoy les conviene importar, dejando una persona administrativa y otra dentro del galpón para hacer los despachos, trabaja con dos personas con un margen de ganancia muchísimo más en relación a si produce, ahora se convirtieron en importadores”.

“En cualquier empresa que pueda tener de 20, 30, 40 personas termina solucionándolo con dos personas”, apuntó.

“Cuando se miran los números principalmente en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba que son los polos industriales más grandes hay una desolación total”, enfatizó, y lamentó: “Hay empresas que tenían entre 300 y 400 empleados quedando actualmente como una Pyme de 20, manteniéndolo con el pensamiento que en algún momento cambiará la situación pero no sé cuanto aguantarán”.

“De hecho sucedió en Chivilcoy con Paquetá que despidió todo el personal, otro rubro pero afectado por la importación, sin embargo sigue manteniendo un grupo de gente en Chivilcoy esperando que algún día pueda revertir la situación y empezar a producir nuevamente”, soltó.

Además, Delorenzi sostuvo: “Hay que aprender de los errores porque gente del sindicalismo acompañó al gobierno actual, debe hacerse algún gran acuerdo nacional, necesitamos que el Conicet funcione porque deben generarse nuevas formas de trabajo y apuntar a nuevos conocimientos asimismo nuevos desarrollos”.

Consultado por las medidas que debería tomar el gobierno entrante, Delorenzi respondió: “Lo primero que debe hacerse es poner aranceles a las importaciones para que permita ahorrar y no comprar afuera, además se pueda fabricar en el país por sustitución tal como venía sucediendo en un proceso que había dado enorme resultado”.

“Para lograrlo se precisa de un acuerdo muy importante entre el empresariado, el Ministerio de Trabajo, los sindicatos, la Iglesia, organizaciones intermedias porque no se podrá recuperar el salario de la noche a la mañana y la otra es que no pondremos a funcionar las empresas de un día para el otro”,  exclamó, y continuó en tal sentido: “sino que todo es un proceso porque además podemos arrancar pero a quién le vendemos si no tenemos hecho una cadena para que se retroalimente y las empresas puedan empezar a producir más”.

“No precisamos importar maquinarias teniendo en cuenta que están funcionando en un 30 o 40 por ciento de capacidad, teniendo una capacidad ociosa enorme que debemos hacer arrancar”, enfatizó, y siguió: “Se necesita un ordenamiento económico ante todo y después con reglas más claras que las actuales, recién podremos ver algo distinto si el gobierno cambia de signo que sería a mediados del próximo año”.

ASIMRA Chivilcoy

“Desarrollamos un sistema para no gastar más de aquello que realmente entra porque cuando empezás a endeudarte en esta época de inflación es un problema muy grande.

Tratamos de tener controlados los gastos, hablar con las empresas para que hagan los aportes, tener la gente atendida como corresponde a quien le reducen el salario, le reducen aportes, le achican la cantidad de ingreso a la obra social o a la gente que despiden teniendo que cubrirles los fondos de desempleo, al no tener aportes teniendo que hacernos cargo.

En el centro tenemos un montón de prestaciones que podemos cubrir a la gente sin la necesidad de gastar afuera aumentando nuestros costos”, especificó.

Por último, Delorenzi saludó a los metalúrgicos en su día con la esperanza de salir adelante sí o sí, “toda crisis es una oportunidad y esperemos que puedan saber aprovecharla esta vez”, reflexionó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags