Contactanos!

Omar Bellicoso “Nos pidieron adelantar la fecha y no se concurrirá a trabajar, por medio de ese acuerdo los empresarios tienen que cerrar sus puertas”

23-Sep-2019

El 26 de septiembre se celebra el “Día del Empleado de Comercio” pero este año, en forma consensuada entre el gremio y la patronal, se conmemorará el lunes 23, siendo feriado nacional para los trabajadores mercantiles.

Este año, la celebración se trasladará al lunes 23 porque contemplaron tanto desde el gremio como desde la patronal, tanto la posibilidad de descanso como que caiga un día que no haya muchas ventas y por consenso decidieron que sea el lunes.

La fecha tiene su origen en la ley 11.729 que fue sancionada el 26 de septiembre de 1933. La por entonces flamante normativa modificó varios artículos del Código de Comercio para establecer el régimen de indemnizaciones por despido, las vacaciones anuales pagas, maternidad y, entre otras cosas, el aguinaldo.

No obstante, el Día del Empleado de Comercio quedó instituido en el Convenio Colectivo de Trabajo 130 de 1975 en su artículo 76°.

El feriado se suspendió durante la última dictadura militar y se restauró en 2010, luego de que en noviembre de 2009 el Congreso Nacional sancionara la ley 26541.

En tal sentido, consultamos desde La Campaña a Omar Bellicoso, el Secretario General del Sindicato de Empleados de Comercio y Servicios de Chivilcoy.

La primera pregunta a Bellicoso obedeció a cómo llegan los empleados mercantiles a su día, la respuesta fue: “Es un año difícil, de todas maneras nuestra Federación tuvo la precaución y el tino de lograr un acuerdo salarial que en principio está fijado hasta septiembre que no tributa todo lo que conlleva a las cargas sociales y de esa manera lo cobra íntegramente el trabajador”.

“En septiembre queda absorbido dentro del salario, por lo tanto tenemos pactado hasta el mes de marzo bimestralmente aumentos del 4,5% y esto que parece mucho en el fondo solamente se logra el 30 por ciento, por eso entre diciembre y enero está pactada la reapertura del convenio para establecer ahí un ajuste en relación a cómo queda la inflación anual”, agregó.

Seguidamente, expresó: “De acuerdo a los estimativos con un 45% al 55% anual, con respecto a aquello que rige en nuestro convenio, hace falta un ajuste y precisamente cuando llegue diciembre – enero trataremos de determinarlo”.

“Es un esfuerzo que están haciendo los trabajadores involuntariamente, por supuesto, debido a que no nos gusta correr el riesgo de perder poder  adquisitivo pero las cosas están así establecidas”, señaló.

E indicó: “Siempre cae en los que menos tienen y son los empleados quienes la pasan mal, ni hablar de las personas que no tienen trabajo igualmente que jubilados y pensionados, nuestros políticos nos devolvieron en forma permanente cada vez que gobiernan una economía que nos afecta muchísimo”.

-¿Por qué, considera, nos devuelven esa economía?

-La realidad es mucho más dramática porque hace muchos años venimos perdiendo y no se logra establecer un mecanismo económico en el país que sea estable y no estamos pidiendo algo espectacular sino que permanezca estable, así tocar fondo y luego empezar de a poco a ir retocando aquellas cosas que sean necesarias.

 La verdad que a medida que transcurre el tiempo nos sorprende una devaluación o una estampida o que en tal lado del mundo pasó una determinada cosa repercutiendo en Argentina porque desde el punto de vista económico somos un país endeble.

-¿A qué obedece el cambio de fecha?

-Primeramente tenemos la ley determinando que el Día del Empleado de Comercio es el 26 de septiembre como está instituido por estatuto y convenio. Cuando tenemos en nuestra actividad un empresariado difícil, heterogéneo, muy desparramado en todo el ámbito del país se hace muy complejo poder establecer que el trabajador no concurra ese día o pase a tener represalias por parte del empresario por no asistir.

Pasó el tiempo y los empresarios comenzaron a notar que los jueves, viernes, sábado y domingo eran los días de mayor venta, si el 26 de septiembre es el día elegido puede caer cualquier día, frente a esa dificultad nos pidieron postergar o anticipar en un día fijo asimismo sea el de menor venta.

-¿Porqué se escogió el lunes 23?

-Se conviene en general que el día lunes es el de menor venta y por lo tanto se estableció que el próximo lunes que diera lugar al 26 de septiembre era el indicado, pero como cae 30 el lunes posterior los empresarios nos dijeron que teniendo en cuenta el bajo nivel de ventas, que el cierre de tarjeta son los 30 y quizás la gente se anima a comprar más para mover un poco más el mercado, si podíamos anticipar el festejo.

Por lo tanto, nos pidieron adelantar la fecha y al no tener mayormente inconvenientes se pasó para el 23 de septiembre y no se concurrirá a trabajar; por medio de ese acuerdo que los empresarios tienen con nosotros que en compensación cierran los establecimientos para que el día sea verdaderamente celebrado.

-¿Vuestra tarea el lunes será de control?

-No tenemos la posibilidad como en otras actividades que ya está establecido y nadie lo discute, en nuestro caso los empresarios firman el acuerdo, el Ministerio de Trabajo lo homologa pero siempre aparece algún piola que no pierde la costumbre de alterar el orden. Ese día nos ponemos en campaña para recorrer y si encontramos algún comercio abierto luego le hacemos cumplir la ley como corresponde, es nuestra táctica que mencionamos públicamente para que también tengan el reparo de acatar los acuerdos que sus representantes promueven y escriben.

-¿Qué pasa con los domingos, se trabaja o no?

-Solicitamos para nuestro sector cuatro días en el año: Año Nuevo, Navidad, 1º de Mayo y el 26 de Septiembre, respecto al domingo hicimos innumerables asambleas en todo el país y no está de forma unánime la decisión del trabajador, hay personas que precisan o le interesa trabajar los domingos. En realidad que como organización en Chivilcoy estamos de acuerdo en no trabajar entendiendo que el día domingo es para aquellas ciudades que son más turísticas.

En las asambleas que hicimos la gente está muy repartida, 50 – 50, así nos sucedió en todo el país y por eso promovimos una ley nacional determinando que el día domingo quien desee trabajar lo haga y si acepta, cobre el doble. Desde ese punto de vista es una ley salomónica, de esta manera las cosas están más puestas en rumbo, no es lo que quisiéramos pero a corto plazo es lo mejor que nos pudo suceder.

-¿Se podrá llegar al cierre total del domingo?

-Es muy difícil porque ya se plantea que todo el mundo tiene que empezar a modificar sus derechos o se opta por algo racional estableciendo un mecanismo para dejarle al trabajador la potestad de aceptar porque además si el empleador lo necesita debe concurrir al no haber demasiadas oportunidades laborales, pero al menos deben retribuirle el doble de aquello que ganaría ese día. Igualmente, muchas empresas deciden cerrar los domingos. 

-¿La parte empresaria cumple con los acuerdos?

-Desde hace ya algunos años empezamos a darle a la secretaría de asuntos laborales un sesgo netamente agresivo y por medio del Ministerio de Trabajo estamos permanentemente acompañando a los inspectores, regulando todo y realmente debo decir que se está haciendo un trabajo tan bueno que generalmente no tenemos inconveniente aún con aquellos empresarios que no pertenecen a nuestra nacionalidad, teniéndolos muy bien integrados a la ley.

En un país donde cuesta mucho trabajo hacer aplicar una ley porque una vez que surgen hay mucha gente buscando como poder vulnerarla, tenemos que aceptar somos un país transgresor y en nuestro caso que es tan heterogéneo el  empresariado nos cuesta trabajo pero es nuestra tarea estar haciendo cumplir la ley con todo su peso a quien no la respeta. En general todo el mundo lo acepta pero existen siempre algunas excepciones que los vulneran, por eso debemos estar permanentemente controlándolos.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags