Contactanos!

INTA Pergamino Evalúan el uso de probióticos en pollos como alternativa a los antibióticos

14-Feb-2020

Especialistas del INTA Pergamino estudian el uso de probióticos en la alimentación avícola como una alternativa viable para el remplazo de antibióticos promotores de crecimiento.

Investigadores de la Sección Avicultura deI INTA Pergamino, Buenos Aires, evaluaron en pruebas de crecimiento con pollos parrilleros utilizar probióticos en reemplazo a los antibióticos promotores de crecimiento (APC), actualmente prohibidos en el país.

En un estudio publicado recientemente, los investigadores dan cuenta de cómo funcionan distintos aditivos en reemplazo de los antibióticos promotores de crecimiento. Demostraron que pueden ser una herramienta más para adopción junto con un buen manejo de las granjas, uso de enzimas y prebióticos.

 “Hicimos pruebas de crecimiento donde evaluamos el desempeño de los animales comparándolos con los antibióticos promotores de crecimiento, los que se venían usando hasta la fecha”, explicó Bernardo Iglesias, investigador de la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino (EEA) del INTA.

“Los probióticos compiten con los microorganismos patógenos que pueden generar en los pollos disbacteriosis o disbiosis a nivel intestinal”, indicó Iglesias coautor del ensayo junto con Jorge Azcona, María Viviana Charriére, Alberto Cabrera y Tobías Zamprile.

 

De acuerdo con los estudios en el tema, las formulaciones de probióticos disponibles en el mercado contienen la bacteria láctica Pediococcus acidilactici que, en el intestino de los pollos, controla la flora patógena como Escherichio coli, Solmonella y Clostridium, entre otros. Esto favorece la flora láctica benéfica entre sus acciones más importantes, cuyo efecto se traduce en una mejora en los resultados zootécnicos.

El ensayo con un probiótico comercial se aplicó en condiciones de un modelo de desafío generado en Pergamino que utilizó 864 pollitos BB machos de un día de vida.

“Las condiciones de salud para los animales fueron estresantes y a nivel intestinal les generó algún tipo de problemas”, explicó Iglesias.

Esto incluyó utilizar cama de reuso (de crianzas anteriores) y húmeda, en pos de dar lugar al crecimiento de bacterias.

“Una de las condiciones en el uso de probióticos es ganarle de mano a la posible bacteria que pueda ocasionar la disbacteriosis, para lo cual se le da una alta dosis en el primer alimento que consume el pollito. El uso depende del protocolo de cada probiótico”, expresó Iglesias.

“De los resultados obtenidos, se desprende que estos productos por sí solos no van a reemplazar a los antibióticos, sino que son un eslabón más de una cadena que se complementa con el manejo, los vacíos sanitarios, la disminución de las cargas animales por nave, entre otros”, aseguró el especialista.

En pruebas con animales en condiciones experimentales, los expertos se encontraron que, si se controlan todas las variables para un crecimiento óptimo, estos animales crecen más que si se usan APC.

 

“Esto sucede porque los antibióticos barren con gran parte de la flora bacteriana del intestino, tanto patógena como benéfica”, explicó Iglesias.

Los agentes promotores de crecimiento comenzaron a regularse desde este año en Argentina a través de la Resolución 594 del SENASA, lo que obliga a buscar alternativas a este tipo de productos.

“En el grupo aves manejamos el desempeño zootécnico de los pollos, hace diez años que venimos trabajando en el desarrollo de un modelo para evaluar alternativas al uso de los antibióticos promotores del crecimiento”, remarcó Iglesias a Radio del Centro, y añadió: “abriéndonos las puertas a todo un mundo de infinidad de productos existentes en el mercado que actualmente se encuentran muy en boga porque los antibióticos promotores del crecimiento se prohibieron”.

“Los antibióticos se daban en bajas dosis en los alimentos de los pollos para mantener la flora bacteriana en un estado normal dentro del intestino del ave”, recordó.

E indicó: “Ocurre que aparecieron algunos efectos de resistencia bacteriana en humanos y nos pusimos de acuerdo a nivel mundial en relación a hablar de una sola salud, tanto para animales como para personas”.

“En función de lo expuesto surge en la producción avícola ya en 2006 en Europa la prohibición de los antibióticos promotores de crecimiento y ante su falta en el desarrollo de la producción avícola intensiva teníamos que buscar algunas alternativas que suplieran, aunque sea en parte, la función de los antibióticos”, señaló.

“Comenzaron a aparecer en el mercado diversidad de productos como prebióticos, probióticos, fitovióticos, básicamente volvimos a agarrar los libros viejos del estudio de distintos principios activos que no estábamos utilizando al tener todo lo relacionado a origen sintético”, consignó, y agregó: “Ante la necesidad de volver a las fuentes utilizamos nuevamente productos naturales para que nos ayuden a lograr que el intestino del pollo esté en un estado saludable”.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags