Alvarez: “Cumplimos una función social un poco distinta a la que está acostumbrada el club"

El 25 de mayo de 1960, se establecieron las bases fundacionales del Club Ciclista Chivilcoy, el cual, a través de varias décadas, de una férrea y sostenida labor, ha sabido fomentar y promover la actividad deportiva del ciclismo, aquí, en nuestra ciudad.

a primera comisión directiva de dicha entidad, estuvo presidida por Carlos Grignoli, a quien acompaban, en distintos cargos, Héctor Trejo, Oscar Jaureguiberry, Rómulo Sacco, Antonio Bontempo, Miguel Guerra, Antonio Errante, Luis Aspe, Abel Marino, Manuel Massi, Vicente Serio y Bernal Navarro. La sede de la institución, en cuya construcción, hubo de volcar su gran trabajo y hondo esfuerzo, el señor Antonio Villalba, se encuentra ubicada en la intersección de la avenida Tres de Febrero y la calle Balcarce, nos recuerda el Archivo Literario Municipal.

En el año 2021, la comisión directiva de la institución es presidida por María Laura Alvarez a quien consultamos en el 61° Aniversario de la entidad pedal para conocer la actualidad del Club Ciclista de Chivilcoy en tiempos de Coronavirus.

“La verdad creo que nadie tenía en los planes que se iba a hacer tan largo y tan complicada la situación. El año pasado a esta altura estábamos también por festejar el aniversario del club pensando que iba a ser algo más rápido. En 2020 hicimos una torta que repartimos por varios merenderos”, expresó la máxima titular, y agregó: “Este año, nos vuelve a tocar en contexto de pandemia, con cierto agravante que el año pasado porque hay muchos casos y estamos frente a una emergencia sanitaria por lo cual, lamentablemente los clubes que tienen una función más social, las personas se tienen que reunir ya sea para las carreras, alquiler del salón, no se puede hacer”.

“Obviamente que estamos en una situación complicada porque todo lo que hacíamos desde el club hoy no es posible hacerlo. Estamos esperando que esto pase”, dijo, y espetó: “No nos queda otra que esperar y hacer cosas que están dentro de las actividades permitidas. Seguimos teniendo contacto con la gente del merendero, vamos preguntando qué podemos aportar desde nuestro humilde lugar. Cumplimos una función social un poco distinta a la que está acostumbrada el club pero hoy no podemos elegir”.

“La institución estuvo muchos meses cerrada, la sede ya tiene sus años en cuanto a lo edilicio y al estar cerrada empezamos a notar deterioro, obviamente no se puede alquilar para fiestas pero justo había una persona que tenía que mudar su gimnasio, nos entrevistó para ver si podía utilizar nuestra sede así que hasta que se pudo realizó clases en el patio”, consignó.

E indicó: “Es una situación eventual porque el club estuvo cerrado un año y eso trajo complicaciones ya que necesita un mantenimiento”.

“Los costos que se manejan para un mantenimiento edilicio son muchísimo más elevados que los que maneja un club abierto porque antes teníamos el alquiler para fiestas, se hacían reuniones sociales y era un ingreso que hoy el club no lo tiene”, esgrimió.

Seguidamente, mencionó: “Durante el verano nos volvimos a reunir, desde personería jurídica nos iban avisando cuándo se habilitaban las reuniones de comisión porque estuvieron prohibidas por supuesto”.

“En enero empezamos a ver si se podía volver y hacer una carrera aunque sea con poco público pero es difícil proyectar la realización en un determinado mes porque lleva un tiempo organizar, hoy no se puede proyectar para dentro de un tiempo porque no se sabe si se va a poder hacer, los gastos se cubren con la inscripción y es complicada esa proyección en este contexto”, subrayó.

En tal sentido, puntualizó: “Organizar implica un gran riesgo porque no se sabe si se va a poder hacer o no, la responsabilidad con los corredores. Esperamos, cuando se pueda, volver a hacerlo porque es lo que nos gusta y es lo que les gusta a la gente. Estamos extrañando”.

“Para el cumpleaños del club siempre hacíamos una bicicleteada, mateada, chocolateada después de las actividades y es el segundo aniversario que vamos a pasar con la sede cerrada. Creo que es cuestión de tiempo, uno puede también poner la energía en otras cosas”, esbozó.

Por último, manifestó: “Nosotros con Gladys que es la referente del merendero Las Margaritas siempre estamos en contacto, hay otra realidad que no podemos obviar y hoy no podemos hacer una carrera pero sí podemos aportar desde otro lugar. Ya vendrán tiempos mejores para organizar actividades deportivas”.



Buscar por tags
No hay tags aún.