top of page

Confían que se normalizará la entrega pero el proceso es ‘lento’

El abastecimiento de combustible tiende a normalizarse aunque el proceso es gradual así coinciden tanto Martín Bastiani de YPF La Posta como Silvio Aguzzi de Shell Las Marías en diálogo con nuestro medio.

Ambos estacioneros también explicaron el motivo que derivó en el faltante de combustible de las últimas horas poniendo énfasis principalmente en el valor y también en la importación.


Martín Bastiani

El representante de YPF La Posta, señaló al respecto: “Los últimos días fueron complicados porque no había entrega de combustible y lo poco que enviaban tardaba muy poco tiempo para quedarnos sin stock. Desde este lunes a la tarde – noche empezaron las entregas más grandes, se va normalizando muy lentamente. El resto de las estaciones también está recibiendo pero será muy gradual y si continúa a este ritmo ya el fin de semana estará normalizado.

El problema ya lo tenemos desde hace 3 o 4 meses con el gasoil común que es el combustible que principalmente utilizan los camiones, que en el caso de YPF hay un cupo mensual teniendo en cuenta las ventas históricas y no entregaban más del cupo. Estaba el comentario y nos advertían que quizás iba a suceder lo mismo con las naftas pero hasta el mes pasado estuvimos trabajando sin inconvenientes ni tampoco con gasoil premium. El problema se presentó fundamentalmente con el gasoil común ultradiesel aunque a mediados de octubre empezaron a notarse las restricciones no realizaban los envíos como venían llevándose a cabo habitualmente, los avisos fueron cada vez más seguidos pero los últimos días a partir de mediados de la semana anterior fue un desabastecimiento en general, a muy pocos entregaban y no alcanzaba para cubrir la demanda”.

Preguntado por la explicación del faltante, Bastiani expresó: “en concreto no está, hay muchas variantes, el combustible este año aumentó un 60% cuando tenemos una inflación de 120 o 140%, la producción nacional no alcanza para abastecer todo el mercado teniendo que importar un 20 o 25%, la demanda creció por el movimiento de los fines de semana largo y de las elecciones hizo que haya más consumo, cuando se pone todo en la balanza son los factores que influyen sumado a que hubo barcos que no recibieron los dólares por parte del gobierno, entonces no se descargaban y quedaron anclados en el puerto.

En el caso de YPF de tres refinerías había una sola trabajando con todo y las otras dos estaban en obras, entonces hay poco combustible y mucha demanda, no se importa lo necesario y aquello que entra no se puede producir porque las refinerías no están trabajando y todo ese combo provocó que haya faltante.

Hubo un congelamiento de precio y el lunes pasado después de las elecciones el aumento fue del 3% únicamente, es decir que el valor de un producto se incrementó solamente $ 10 cuando los demás insumos siguen subiendo como ocurre con la carne, con el pan, las verduras pero teniendo en cuenta el nivel inflacionario que tiene el país si aumenta el combustible arrastra todo porque si tendría que incrementarse el valor en un 40 o 50%, tal como debería suceder, la inflación es un disparador y no nos olvidemos que está la elección de por medio.

Al estar en la ruta no trabajamos tanto con la gente de la ciudad si no que el gran flujo es con la gente que viaja por turismo o trabajo. Con respecto al gasoil común nuestros clientes vienen hace rato avisados cuando hay y cuando no hay combustible, lo limitamos. Siempre la prioridad pertenece al cliente que se encuentra durante todo el año en caso del gasoil común. Si tenemos combustible demás cargados al resto de los camioneros día a día”.

Con respecto a las naftas para los automóviles, consignó: “cuando recibíamos vendíamos sin poner ningún límite porque en la ruta no se puede decir a las personas que le cargábamos 10 o 15 litros. Pusimos un tope más alto 50 litros por vehículo, cuando podía se despachaba hasta que se terminaba.

La demanda se encuentra en todos los sectores porque al no haber combustible en ningún lado concurren autos, camionetas, personas que viven en el campo porque el gasoil para el agro también está más caro, entonces buscan por las estaciones de servicio y concurren camiones.

En épocas normales trabajamos bastante con los camiones, mientras que, en época de vacaciones y de fines de semana el flujo de vehículos livianos es alto, ahí se equipara”.

“De poco se va normalizando, ya no se ven las largas filas que hubo el pasado fin de semana aunque ocurre también que las personas escuchan las noticias y les agarra un poco de desesperación en relación a hacer 40 minutos de fila para cargar 5 litros, ahora ya no se ve porque cargaron combustible y el flujo va bajando aunque dependerá que la normalización de las entregas continúe en el tiempo”, cerró.


Silvio Aguzzi

El responsable de Shell Las Marías, manifestó: “El abastecimiento es lento no hubo muchas modificaciones en relación a la semana anterior, está muy saturado de demanda y la oferta sigue minimizada, es lo que percibo y también me informo a través de los colegas. Son pocos los camiones que están repartiendo y provoca que no haya volumen suficiente para abastecer a las estaciones de servicio.

El tema es complejo, hay un porcentaje no muy alto pero porcentaje al fin de productos que se importan porque la producción nacional de todas las refinerías no alcanza para cubrir todo el volumen de abastecimiento que se necesita. El poco litraje que se importa se transforma en mucho cuando hay faltante y es lo que está flotando a orillas del puerto esperando que le paguen en dólares el producto y el viaje. Como no se produce y el gobierno no tiene dólares para dar a las petroleras para que operar la compra surgen todas las dificultades posteriores”.


Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page