top of page

Cuando un vecino reciba un llamado sobre una presunta devaluación que corte inmediatamente

‘Cuento del Tío’, en sus distintas modalidades y variantes, uno de los delitos con mayor impacto en nuestra comunidad. En algunos casos los ardid llegaron a destino, los delincuentes pudieron estafar a nuestros vecinos y se hicieron del botín, en otros casos no prosperaron porque los ciudadanos no cayeron en la trampa.

A este respecto, se refirió el Dr. Arturo Pertosa, quien en principio “quiero comunicar a la comunidad lo que se conoce comúnmente como ‘cuento del tío’, es un delito tipificado en el código penal como estafa. Poner sobreaviso a la comunidad, cuando reciba algún tipo de llamado telefónico, generalmente este delito se da en líneas fijas”.

“Cuando un vecino reciba un llamado telefónico sobre una presunta devaluación, de moneda nacional, dólar, que tiene que cambiar los dólares, cara chica o cara grande, cualquier ardid de esa naturaleza, que corte inmediatamente el llamado porque ese es el inicio del delito”, consignó el Secretario de Seguridad, y lamentó: “la semana inmediata anterior hubo un hecho en inmediaciones de plaza Colón, una vecina, una adulta mayor fue víctima del cuento del tío con un ardid de esas características”.

“La llaman para decirle que se iba a devaluar la moneda, que tenía que cambiar los dólares, que tenía que cambiar sus ahorros y en ese dialogo que entabla el delincuente logra empezar a obtener información de nombres de familiares de la víctima”, describió el funcionario.

E indicó: “En este caso, la víctima confundida y apabullada por el ardid del delincuente no solo entrega todos los ahorros, sino que se dirige hacia un establecimiento comercial donde tenía sus ahorros en un lugar seguro, vuelve a su domicilio y se los entrega”.

“Entonces, aclararle a la comunidad, pedirle por favor a aquellos que tienen familiares sobre todo adultos mayores, que los pongan en alerta y sobreaviso para que si recibe un llamado de estas características que corten inmediatamente y se comuniquen con sus familiares en forma inmediata”, advirtió Pertosa.

Asimismo, remarcó: “Ninguna entidad bancaria ni financiera que hace este tipo de operaciones a domicilio, es todo mentira. El delincuente utiliza su capacidad de engaño para que la víctima entre en ese juego y termine cometiendo la torpeza de entregarle voluntariamente todo el dinero”.

“Que los adultos mayores y todos los ciudadanos sepan que ante un llamado de estas características, primero que nada que no brinden ninguna información de si tienen dinero, dónde lo tienen, si es moneda nacional o extranjera, no tienen que brindar ninguna información. Automáticamente tienen que cortar el llamado y dar aviso al 911”, subrayó, y espetó: “Avisar a la Policía de lo que estaba sucediendo para que el móvil vaya de manera inmediata al barrio del vecino y ver si puede dar con el delincuente.

Comunicarse con un familiar para contarle lo que sucedió pero nunca entregar dinero porque este tipo de operaciones siempre se realizan en entidades bancarias”.

“Del relato de las propias víctimas es increíble que en el dialogo que tiene el delincuente hacia la víctima es sumamente agradable, está claro que quiere convencer a la víctima para que le entregue el dinero. Entonces, el trato es muy cordial, a las claras de a la altura de un profesional, haciéndose pasar por empleado bancario generalmente o por amigo de algún familiar”, esgrimió el funcionario, y amplió: “Llama a la víctima y le dice estoy con tu hijo, estoy con tu nieto, quizás hasta sin saber su nombre y la víctima en la confianza que entabla con el delincuente, engañada claro está, le empieza a brindar nombres de los nietos, sobrinos o hijos. Ahí es donde el delincuente empieza a tramar todo el ardid para confundir a la víctima y que la víctima termine cayendo en la trampa entregándole voluntariamente el dinero”.

“Por eso, es importante que cuando una persona recibe un llamado de esta naturaleza, del banco, amigo de un hijo, de un nieto, un sobrino o de quien fuere, pidiéndole cambio de dinero por una potencial o posible devaluación, porque no sirven más los dólares de cara chica, que lo tiene que cambiar por dólares de cara grande, o el ardid que utilice, automáticamente corte el llamado, que no le de ningún tipo de dato, que no continúe con la comunicación, cortar el llamado, llamar al 911 y comunicarse con un ser querido de su confianza para comentarle lo que sucedió”, alertó Pertosa.

Por último, mencionó: “Hace poco la Policía detuvo a una banda en un auto de alta gama, eran del conurbano bonaerense y se dedicaban a ese tipo de delitos. Estar atentos, cortar el llamado, dar aviso a la Policía y comunicarse con un familiar”.



Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page