E. Falcone: “Un proceso de Desarrollo Nacional como el que planteamos no se agota en una región"

El licenciado Eduardo Falcone entrevistado en Radio del Centro se refirió al regreso del MID Chivilcoy (Movimiento de Integración Desarrollista), como alternativa política ya desde las elecciones 2021 por fuera o dentro de Juntos por el Cambio.

Primeramente, Falcone comentó su historia con el MID…“empecé a militar en el Desarrollismo en el ‘82 y tuve durante mi juventud una participación muy activa a nivel local y provincial, pero desde que me fui a vivir a Buenos Aires dejé de militar. Recientemente, a raíz de circunstancias personales y del país, decidí volver a participar políticamente”.

Seguidamente, expresó: “Tomé contacto con viejos Desarrollistas y nuevos Desarrollistas en Chivilcoy, me entusiasmé, mantuve reuniones con ellos y estamos viendo de hacer una Junta Promotora para lanzarla en lo posible el 23 de febrero, una fecha emblemática para nosotros porque fue el día que ganó las elecciones nacionales el Presidente Frondizi en 1958”.

-¿Qué lo movió a retomar el MID en Chivilcoy?

-Es bastante difícil hacer política porque todos tenemos actividades personales y poco tiempo, pero en nuestro ADN se encuentra impulsar la producción, el crecimiento en el ámbito que podamos. Quienes no estuvimos participando orgánicamente en los partidos o en la política electoral siempre lo hicimos desde cualquier lado.

Son dos cosas las que me entusiasman: una es que en este retomar contacto con el Desarrollismo, después de mucho tiempo, noté que está el partido conducido por personas que tienen 10 o 15 años menos que yo, a algunos no los conozco y me entusiasmó mucho. Asimismo, hay varios vecinos de Chivilcoy que se manifiestan decididamente Desarrollistas y los conocí ahora.

-¿A Chivilcoy le hace falta un partido del Desarrollo?

-Al país, a la provincia y a Chivilcoy le hace falta un partido del Desarrollo. Hay partidos que representan ideales que todos compartimos como la justicia social, la democracia, la defensa de las instituciones republicanas, pero no existe un partido que impulse decididamente el Desarrollo como lo hacemos desde hace tiempo, aunque sin poder lograrlo en demasía. Solamente tuvimos una experiencia de gobierno muy exitosa de 1.958 a 1.962 en ese período de cuatro años con una sociedad dividida, con el Peronismo derrocado, con los fusilamientos del General Valle y bombardeos a la Plaza de Mayo, con ese panorama asume Frondizi que en cuatro años triplicó la producción de Petróleo, quintuplicó la del acero, multiplicó las carreteras, se instalaron 23 empresas automotrices en Argentina cuando hasta ese momento prácticamente no había ninguna, teniendo nuestro país un impulso fundamental.

El proceso acelerado que logró en ese período de 4 años, con todas las dificultades que tenía el país, permitió que los gobiernos posteriores hasta 1.974 pudieran ver maduradas esas inversiones.

A partir del agotamiento del impulso de las políticas desarrollistas venimos en una decadencia de 50 años. Repetimos los mismos debates y problemas, por lo tanto hace falta un partido del Desarrollo.

-¿Crecimiento es lo mismo que Desarrollo?

-El crecimiento no es lo mismo que el desarrollo, podemos crecer en relación a que sube el precio de la soja, del litio y puede progresar la economía aunque de no modificarse la estructura económica del país, es un crecimiento que se agota. El desarrollo implica inversiones en infraestructura, telecomunicaciones, carreteras, acero, petróleo y esa falta de inversión hace que la producción sea insuficiente para continuar con los mismos problemas en torno a que nos faltan dólares, nos falta inversión, la pobreza crece al 50 por ciento.

Hace 60 años que estamos discutiendo el problema de la inflación como si se solucionara con piqueteros controlando supermercados, cuando el inconveniente pasa por la carencia de producción de bienes suficientes para abastecer la demanda. Cuando la demanda de bienes y servicios está bombeada artificialmente sin una producción que la abastezca, suben los precios y continuarán incrementándose hasta que Argentina no tenga un proceso vigoroso de producción para abastecer todo aquello que necesitamos consumir los argentinos e integrar a la mitad cuya situación los deja prácticamente fuera del sistema.

-¿Hay qué apostar más fuertemente a la producción?

-Todas las recetas que observamos en los últimos años maquillaron la estructura subdesarrollada del país pero no la cambiaron, por lo tanto hay que incrementar todos los rubros de la producción.

Hay que sustentar las industrias básicas como la infraestructura, producción energética, la producción de petróleo porque permite el sustento de las demás actividades porque de crecer en las industrias livianas, pero no tenemos energía se detiene automáticamente. Por lo tanto, hay que sustentar la base para que el cuerpo pueda seguir caminando y funcionando.

El precio del petróleo en seis meses aumentó cinco veces porque no hay una producción abundante que permita sea barato, como no existe una decisión en ese campo y en todos los demás estamos maquillando pero no estamos cambiando la infraestructura productiva.

-¿Qué proponen integrar?

-Un proceso de Desarrollo Nacional como el que planteamos no se agota en una región y la integración es fundamental en nuestra concepción porque significa integrar a la gente y a las regiones, no es un proceso de crecimiento anárquico.

Estamos desintegrados socialmente, geográficamente e incluso políticamente porque discutimos como perros y gatos cuestiones que son secundarias, que nos dividen como sociedad sin plantear cómo hacemos para salir todos adelante.

El único proceso virtuoso que nos permitirá salir adelante es la producción que nos beneficia a todos, no hay grieta ahí.

Nadie se perjudica porque se duplique la producción del campo, del petróleo. Nos divide que estamos repartiendo lo que no hay, entonces le quitamos a uno para dar al otro, subimos los impuestos y hace que se fragmente la sociedad.

-¿El MID dentro por fuera de Juntos por el Cambio?

-La organización del Desarrollista es tratar de aportar algo para Chivilcoy. Estoy muy entusiasmado porque con la gente que estamos hablando podemos hacer una oferta atractiva para participar de las próximas elecciones. El MID participó en las últimas tres elecciones en el espacio de Juntos por el Cambio, es probable que ahora lo haga pero no estoy en condiciones de decir que en Chivilcoy sucederá lo propio. Es probable y tengo muy buen diálogo con todos los partidos de Juntos por el Cambio, pero soy muy respetuoso porque vienen trabajando desde hace algunos años en el armado, si tienen voluntad de diálogo intentaremos aportar todo aquello que podamos.

-Volviendo a la integración, ¿se puede pensar en un proyecto político de unidad?

-La responsabilidad de convocar a un proyecto de unidad nacional actualmente la tiene el gobierno, estaba esperanzado que así sucedería a partir de los primeros anuncios, pero los pasos posteriores fueron todo lo contrario. Argentina tiene que unirse detrás de un proyecto y ninguno de los dos principales espacios (Juntos por el Cambio y Frente De Todos) dio muestras que se puede hacer excluyendo al otro. No se puede gobernar excluyendo al Peronismo, podemos decir que no nos gusta el ‘Kirchnerismo’ y las conductas que tiene, soy muy crítico como aquello que está sucediendo con las vacunas y ‘La Cámpora’ que me parece una inmoralidad, pero no se puede gobernar sin el Peronismo o del mismo modo que excluyendo al campo, las empresas.

Hace falta la unidad nacional detrás de un proyecto de desarrollo y desde el lado de este gobierno no lo estoy viendo, ojalá cambien aunque los noto muy sectarios, muy soberbios, muy confrontativos, principalmente un sector del gobierno porque el peronismo tradicional siempre fue frentista y dialoguista.

-¿Siente que el actual gobierno carece de diálogo?

-El gobierno llamó auspiciosamente a las empresas al diálogo y a los tres días las imputó porque están desabasteciendo, pero ¿qué empresa no quiere producir al máximo de sus posibilidades? aunque si le ponen precios máximos, las controlan, hacen una cantidad de regulaciones que no permiten el desenvolvimiento, la culpa no es del empresario y si no se los ayuda a producir el resultado será un fracaso.

Además, no se puede gobernar con la otra mitad en contra, ¿podés gobernar el país con el campo en contra? cuando es el principal sector productivo del país y se le llegó a cambiar las reglas de juego absolutamente de un día para el otro, no pasa en los países serios, es contrario a un proyecto nacional. Deberíamos parar la pelota y si no hacemos algo entre todos no salimos más, a punto tal que ‘la grieta’ se agudizará. Cuando hay poco para repartir y todos quieren sacar algo provoca confrontaciones pero cuando hay para ofrecer, se crece, se da trabajo a la gente desocupada, pero con proyectos del Siglo XVIII como la reforma agraria no vamos a hacer progresar al país, necesitamos una Argentina moderna, progresista y desarrollista.






No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: