top of page

“El libro está basado en episodios de nuestra vida diaria que a veces, por ser tan comunes y corrientes, pasan desapercibidos pero tuve la perspicacia de encontrarlos”

Horacio Vero acaba de publicar un nuevo libro y constituye el número catorce en la extensa trayectoria literaria del autor, reconocido abogado y escritor. En este caso, “Siglo XXI, Cambalache”.

Entrevistado en Radio del Centro, el Dr. Horacio Vero dijo que, la obra está compuesta por breves relatos y poemas que intentan rescatar situaciones, episodios y pensamientos que ocurren en nuestra sociedad.  

Cabe destacar que el primer libro de Horacio Vero fue publicado en 1993, con el título “Retazos”, para sumarse luego “Castillos”, “Paisajes”, “Canto Inicial”, “Poemas a Despacho”, “El tiempo que me falta”, “Cuando vuelva a brotar la primavera”, “Poemas corruptos”, “El orgullo de ser abogado”, “Poemas Bajitos”, “Había una vez”, “Cien años de libertad” y “Romance del camino Viejo”, como el lector puede apreciar, estamos ante uno de los autores más prolíficos de las letras chivilcoyanas, Horacio Vero.  

Acerca de su libro Nº 14, el autor manifestó que, “sale a la luz después de trabajarlo durante más de un año y quedé conforme en relación al formato de La Razón Ediciones, el pensamiento e ideas que pretendía transmitir con los poemas como asimismo relatos muy breves porque dentro de mis modestas condiciones como escritor el libro refleja fielmente aquello que pienso de diversas cuestiones”.

“El libro lo presentaré pero de marzo en adelante porque amo el otoño y quiero regalar a la mencionada estación del año la presentación de un nuevo hijo literario”, avisó.  

 

-¿El título está relacionado a la canción de Enrique Santos Discépolo ‘Siglo XX Cambalache’?

-Tomo la base del famoso “poema después convertido en tango” allá por el año 1934 que “en esos versos expresa ‘el mundo fuera y será una porquería ya lo sé en el 510 y en el 2000 también’ refleja en la sociedad que vivió una serie de situaciones que obedecen a trampa, desidia, viveza, corrupción con falta de solidaridad y en esta sociedad que nos toca vivir hay situaciones que vuelven a repetirse emparentadas con las cuestiones que hacía referencia Enrique Santos Discépolo.

Ante la presentación de este nuevo libro considero que el autor del poema, luego convertido en tango, jamás imagino que prácticamente 100 años después las conductas que describía iban a formar parte de nuestra sociedad con los lógicos aditamentos y matices de esta época”.

 

-¿Qué intenta reflejar el libro?

-Un poco con ironía y un poco con humor fino, en ocasiones con tristeza y con desazón trato de reflejar en estos poemas y relatos éstas situaciones pero también abro el espacio para compartir con los lectores que hay situaciones, amén de los temas puntuales que nos desaniman y nos golpean, la vida sigue dándonos hermosas oportunidades como asimismo momentos y gestos donde lejos de las miserias humanas tan conocidas siempre aparece el resquicio para que el amor, la solidaridad, la gratitud, el reconocimiento tengan su espacio y muchas veces nos tapen la boca debido a que pese a tanta cosa mala y desengaño el mundo continúa siendo hermoso teniendo que esforzarnos para encontrarlo, compartirlo y difundirlo como asimismo continuar teniendo esperanzas.

El libro está basado en episodios de nuestra vida diaria que a veces, por ser tan comunes y corrientes, pasan desapercibidos pero tuve la perspicacia de encontrarlos, analizando la realidad y traté de volcar esas situaciones y pensamientos a través de poemas en ocasiones como también en otras oportunidades a través del relato.

 

-¿Es un libro de poemas, de relatos?

-El contenido del libro involucra prácticamente 50 poemas y relatos muy breves que es una nueva experiencia y desafío donde, amén de los poemas, tenía idea de introducirme en la cuestión literaria de los relatos breves. No me resultó fácil al estar acostumbrado a escribir en prosa o en poesía así que fue un desafío para mí, leí las características que debe tener un relato breve con la introducción, desarrollo y final repentino, creyendo haber logrado en estos relatos un trabajo para entusiasmar al lector y llegarle con mucha claridad acercar del mensaje que pretendo transmitir.

 

-¿Las expectativas ante un nuevo hijo literario?

-Cuando escribo en soledad a la que amo y por supuesto ella me acompaña para escribir, pensando que a mis libros no los va a leer nadie pero siempre termina apareciendo alguna persona que se entusiasma y los termina leyendo. A mis libros no los vendo pero sí los regalos debido a que para mí representan una forma de entregar afecto y cariño de mi parte a quien se acerca a pedirme un libro y compartir un pensamiento. Soy un escritor muy sencillo, apenas discreto y no me creo nada si no que lo hago de corazón y seguiré escribiendo mientras Dios me de vida porque es uno de los pilares donde asiento mi existencia.

 

-¿Por qué escribe?

-Amo escribir desde que tengo uso de razón sucede que cuando lo hago pienso en lograr llegar al otro y tener la receptividad esperada por parte de los demás, cada uno tiene sus momentos aunque también pienso para qué habré escrito tal cosa pero siempre hay alguien que se engancha con algún  poema o relato donde el mejor premio para mí no es ganar un concurso literario y jamás ninguna de mis poesías participarán por un premio ni tampoco me interesa vender libros si no que en la temperatura encontré una manera de comunicarme con  la gente.

A José Pedroni cuando le preguntaban en algún reportaje si se sentía un exitoso en su carrera de escritor, a quien era un hombre sencillo y una persona de pueblo cuya poesía de infinita ternura tengo muy presente, expresaba que para él la gloria no era más que un verso recordado. Ojalá que algunos de los versos, poemas o relatos que me encuentro realizando desde hace 30 años puedan quedar en el corazón de alguna persona que tuvo la deferencia de leer mi obra que sin dudas significaría en lo personal el mejor premio que pudiera recibir.

 

-¿Siente que hubo una evolución como autor desde su libro de 1993 hasta el último que acaba de salir?

-Cuando Gaspar Astarita, otro escritor con trascendencia nacional e internacional, al prolongar mi primer libro ‘Retazos’ en el año 1993 señalaba que mi poema ‘estaba muy acotado a la familia, el barrio’, pero que veía en mí que iba a ir ampliando mi universo poético en la medida que la vida fuera transcurriendo, decía que ‘seguramente Vero se irá desprendiendo de los momentos primarios y originarios para internarse en temas de mayor universalidad’; en principio me pregunté qué pretendía decir Gastar (Astarota) en su prólogo y después me di cuenta que tenía razón porque es la vida misma la que nos lleva por distintos espacios, por diferentes etapas y nos hace vivir diferentes situaciones. Todo se va internalizando y algunas de esas situaciones generan en lo personal todo un movimiento que me aportan el deseo y las ganas de querer volcarlo en un papel.

También busqué poder introducirme en el mundo de la literatura infantil, estudiar y trabajar esas cuestiones pero en definitiva comprendo que mis poemas son el resultado de situaciones que van presentándose en mi vida.

 

-¿Qué lo moviliza a escribir?

-Las situaciones que me movilizan interiormente trato de no hacerlas siempre con el mismo formato si no que la idea es encontrar distintas facetas o propuestas literarias para llevar adelante mi actividad como escritor. Hace poco presenté ‘Romance del camino viejo’ y para mí fue un desafío hacer una novela romántica con formato de poesía y cuando abordo las cuestiones vinculadas a la abogacía, más allá de hacer algún libro de poema vinculado a la profesión, los escribí en prosa que tienen también su aspecto político – institucional.



Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page