top of page

En el caso de la patología mamaria con un diagnóstico precoz el 90 por ciento son curables

Como todos los años, en el mes de octubre se realiza la campaña de prevención y concientización acerca del cáncer de mama, este año no fue la excepción.

Con la finalidad de difundir lo concerniente a prevención y concientización sobre el cáncer de mama, Radio del Centro dialogó con el Dr. Rodrigo Zalabardo, ginecólogo y mastólogo.

El profesional en principio ratificó que, “octubre es el mes de la concientización del cáncer de mama que es el más frecuente en la mujer y primera causa de muerte, por lo tanto debemos tener una difusión masiva para hacer una campaña de prevención así poder llegar a la detección precoz y tratamiento.

En el mes de octubre se realizan diferentes campañas con la intención que las mujeres tomen conciencia y no solamente se queden con el auto examen mamario porque si bien es importante no es suficiente. El propósito es que además puedan ir a la consulta con el ginecólogo o mastólogo para el examen mamario y solicitud de la mamografía”.


Sobre los diagnósticos, Zalabardo remarcó: “Comparándolo con décadas anteriores hay mucho más diagnóstico y principalmente precoz de la patología no solamente por la concientización si no también por el avance de la tecnología en cuanto al diagnóstico. Actualmente, la terapéutica de la extirpación del cáncer de mama es casi anecdótico y son pocas las pacientes que llegan para tener un tratamiento tan agresivo, obedece al avance de la tecnología en cuanto a la mamografía que en décadas anteriores era analógica y ahora ya contamos con una digital 3D que nos permite hacer diagnósticos de lesiones más pequeñas y complejas. Hay un aumento del número de cáncer de mama en la incidencia pero también del diagnóstico que es fundamental para la prevención.

Hay que sacar ese mito de la palabra cáncer y su relación con una enfermedad mortal, alejar ese miedo porque en el caso de la patología mamaria con un diagnóstico precoz el 90 por ciento de los casos son curables y la paciente queda libre de la enfermedad de por vida”.


Consultado por el auto examen, el mastólogo señaló: “El auto examen mamario por parte de la paciente se recomienda en la post menstruación en la ducha que es el momento del ciclo menstrual donde la mama no está tan turgente. El autoexamen lo que hace es concientizar principalmente y saber que se debe realizar la consulta con el médico de forma anual. No lo llamaría diagnóstico precoz y preventivo porque si consulta una paciente que nunca se hizo una mamografía y se detectó un nódulo ya tiene seguramente más de 2 o 3 centímetros dejando de ser un diagnóstico precoz. Como mastólogos detectamos o palpamos nódulos de 1 centímetro y la prevención se basa básicamente en el pedido de la mamografía más el examen mamario.


Preguntado si el cáncer puede ser genético, Zalabardo consignó: “Los cáncer de mama que conocemos se llaman esporádicos, no hay una relación genética. Solamente el 5 por ciento del cáncer es genético y ya estamos en problemas. Si concurre una paciente expresándome que las mujeres de la familia tuvieron cáncer de mama en edades tempranas, le pido una mamografía y una eco siendo normal. En tal caso, si tengo que sospechar de un cáncer genético y se le pide un marcador genético indicando que esa paciente, que si bien no tiene manifestación clínica ni por imagen en algún momento lo hará. Entonces, tenemos que ofrecer una mastectomía profiláctica o control estricto para hacer la detección. Se ven casos, recibí casos pero son los menos. El hecho de tener a algún familiar con cáncer son casos esporádicos, tendrá un mayor riesgo de desarrollarlo pero no significa que lo hará.


Acerca de las edades para empezar con los controles, el ginecólogo mencionó: “Hace 20 años atrás el primer pedido de mamografía se hacía a los 50 años y notábamos que un número de pacientes quedaba fuera del screening con un aumento de la incidencia de cánceres avanzados. Las prestaciones de las obras sociales autorizaban a partir de los 50, luego se bajó 10 años a partir de los 40 donde la mama ya era un poco más densa pero con nuevas tecnologías digitales podían detectarse imágenes más pequeñas. Ahora, la tendencia es hacer la primera mamografía de control a partir de los 35 años de edad, después una a los 38 y desde los 40 una por año. Hacer una mamografía antes de los 35 años está indicada si palpo al examen físico de una paciente un nódulo sólido, pido una eco y complemento con una mamografía, más si posee algún antecedente familiar”, cerró el médico.


Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page