top of page

“En mi infancia vi llegar el tren de pasajeros, después desaparecer al pueblo. Me alegra se rearme"

Abel Acciarresi junto a su esposa son los dos habitantes fijos que tiene Henry Bell aunque los fines de semana hay más personas que habitan una localidad que pretende resurgir.

En los últimos años, el gobierno Municipal decidió empezar a celebrar los aniversarios de Henry Bell y en 2018 llevó la energía eléctrica al pueblo.

El pasado sábado, Henry Bell celebró su 115º aniversario en la estación que justamente mantienen en condiciones Abel y señora.

Al momento de dirigirse a los presentes, Acciarresi expresó: “Argentina es un país muy rico, una estancia grande con gente que maneja todo allá arriba, un grupo de gente, pero esa gente tiene que derivar a otras personas porque es muy grande. Entonces, tienen que poner gente que maneje la parte agrícola, gente que maneje la parte ganadera y por ahí ponen gente que no es experta. Ponen gente que no tienen conocimientos en esos temas. Entonces, nunca va a funcionar un país cuando no se pone gente idónea, gente que sepa de lo que tienen que hacer.

Con esto quiero decir que un país tan rico como la Argentina si no ponemos gente que sepa manejar las distintas áreas no va a mejorar. Acá se han puesto Ministros de Agricultura que por ahí son vulcanólogos y no tenemos volcanes, totalmente fuera de lugar. Yo tengo unos cuantos años y he visto muchas cosas. Lo que sí me pone alegre es que la gente, principalmente los chicos, van madurando, tal vez sea por la tecnología porque antes no existía, estábamos acá y no nos enterábamos de nada. Van madurando y están aprendiendo a votar, eso me hace dar fuerzas para seguir luchando porque uno ya está grande, medio cansado.

Como el país es grande, necesita de gente en distintas partes porque está dividido en muchas provincias. Como en el caso de la provincia de Buenos Aires, en distintas ciudades como el caso de Chivilcoy. La ciudad de Chivilcoy, hace dos gestiones que está el mismo Intendente, ¿por qué será?, porque ha hecho bien las cosas, porque la gente, nosotros, los de a pie, tenemos una herramienta en la mano cuando llega la hora de votar. A la hora de poner el voto es la herramienta que tenemos, una vez que pusimos eso de allá hacen lo que quieren, dicen una cosa y hacen otra. Acá, en la gestión, he visto todo lo que se ha hecho, está a la vista. Se logró revivir este pueblo, me emociona porque soy nacido y criado acá. Eso se hace sin promesas, le dije la primera vez que vino ‘lo que usted dice no se borra más de acá’, siempre habían sido promesas y no se llegaba a nada. Valoro un montón todo esto que se ha hecho, lo mismo en Biaus que es increíble cómo se está avanzando, el camino, que llegue la luz eléctrica. Se demuestran con hechos las cosas y es lo que hace esta gente, todo el equipo que tienen, han venido todos a trabajar, me he quedado asombrado con la gente que tiene trabajando.

Él está al frente, está a cargo de un puesto de esa estancia grande. Si ese puesto, todo lo que él maneja funciona bien quiere decir que tiene buena gente alrededor para que funcione bien sino eso no se logra. Si yo estoy en un puesto en una estancia y me la paso tomando mate y jodiendo con los empleados, no hago, no atiendo, no siembro pasto para la vaca, no camina.

Acá se va para adelante, me entero las cosas cómo progresan, herramientas que compran, lo que se hace en la ciudad, lo que se hace en el campo que es fundamental porque la principal riqueza de este país es el campo y tenemos gente que no lo quiere al campo. Es al campo al que hay que ayudar y con gente así que mejora el camino, que trae luces, que se está poblando una localidad que era una tapera. Es muy normal apoyar a esa gente, yo particularmente lo voy a apoyar y voy a rogar que siga estando cuatro gestiones más, Britos y todo su equipo”.

También entrevistamos a Abel en Radio del Centro para conocer más de su vínculo con Henry Bell.

-¿Su relación con la localidad?

-Soy nacido y criado en Henry Bell, en la década del `80 me fui a vivir a Chivilcoy por varios años hasta que logré conseguir la estación hace dos décadas ya, siempre con los papeles en orden y sigo estando actualmente.

Hace cuatro años el intendente Britos acercó la energía eléctrica a la localidad porque no la tenía que sumado al camino de piedra, con un poco de voluntad de todas las partes, el pueblo comenzó a resurgir.

Asimismo, el municipio colocará luces en la calle y la plazoleta que se llamará ‘José Elía’.

-¿Henry Bell tiene ahora más habitantes?

-Los únicos habitantes fijos en la localidad somos dos: mi mujer y yo, quienes vivimos en la estación. Luego, tenemos los fines de semana donde concurren más personas a la localidad. Ya se construyeron dos casas, una hecha a nuevo en una quinta hermosa que hizo un amigo, concurren todos los días y se quedan durante los fines de semana.

Otra vivienda se está construyendo en el lote donde estaba la casa que me crié y después se vendió un almacén grande propiedad de Cimalando, lo adquirieron dos personas de Buenos Aires que se quedan a pasar los fines de semana. Los fines de semana somos unos cuantos los habitantes en la localidad y se siguen sumando porque hay unos cuantos lotes en venta.

-¿Aparecen personas interesadas en vivir o pasar los fines de semana en Henry Bell?

-Los fines de semana atiendo a mucha gente que viene a sacar fotos a la estación, buscando lotes debido a que en Ramón Biaus ya prácticamente no quedan y el pueblo creció una barbaridad. Entonces, vienen a buscar a Henry Bell al tratarse de un pueblo muy tranquilo, de una sola calle y agrada a las personas poder vivir o pasar su fin de semana en la localidad.

Quedan algunos lotes a la venta.

-¿Qué significa el volver a tener vecinos?

-Lo vi desaparecer al pueblo, cuando en mi infancia vi llegar el tren de pasajeros y después observé como de a poco fue desapareciendo. Por lo tanto, volver a rearmar la localidad es una alegría muy grande.

-¿Cuántas personas llegaron a vivir en la localidad que usted recuerde?

-Henry Bell se ubica en el Cuartel XIV y en su época de mayor apogeo llegó a tener 800 habitantes. En la localidad vivíamos de manera diaria alrededor de 40 personas.

Los ferrocarriles promovían la creación de pueblos, aunque en el caso de Henry Bell tenía un ramal corto que iba a hasta Henderson y pegaba la vuelta. El tren sumado a otras cosas provocó que las personas se fueran yendo de la localidad principalmente los jóvenes y los adultos mayores también se fueron marchando por inconvenientes de salud o porque sus familiares se los llevaron.

-¿Por qué considera que más personas quieren vivir en un pueblo?

-Vivir en la localidad es estar en contacto permanente con la naturaleza, el aire libre y puro, la tranquilidad. Si te hacés un asado no molestás al vecino con el humo, es una vida absolutamente distinta a la ciudad.

Es despertarse con el sonido de la naturaleza, el canto de los gallos, los zorzales. Soy un defensor de la vida en el campo, siempre trabajé en la parte rural, lo aprecio y recomiendo muchísimo para vivir.







Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page