top of page

“La candidatura de Carrió obedece a dar una discusión seria y profunda"

El Diputado Provincial de la Coalición Cívica (Juntos), Luciano Bugallo, hizo alusión al índice de inflación arrojado por el INDEC para el último mes de enero aunque sostiene que es mayor en relación a los números oficiales.

Entrevistado por Radio del Centro, también definió al anuncio del Ministro de Economía, Sergio Massa, en relación al precio de la carne como ‘humo, pero no de asado’. Por último, se refirió a la precandidatura presidencial de Elisa Carrió.



-¿Coincide con los números del INDEC en cuanto a la inflación?

-En realidad la inflación es mayor porque convengamos que, principalmente para la gente más vulnerable, cuando nos alejamos de las grandes superficies y se concurre a los supermercados o almaneces de barrio que están lejos del centro y de las grandes ciudades donde el INDEC toma las muestras, los aumentos de precios son mayores.

La diferencia de precios del almacen local en relación al Supermercado grande de la ciudad es diferente en un 20 o 30 por ciento.

Las personas que no pueden trasladarse hasta la ciudad a realizar una compra mayorista termina pagando un 30 por ciento más de aquellos valores que el INDEC termina contabilizando.

En los hechos y para la gente de menores recursos, la inflación es más alta en relación a aquello que anuncia el INDEC.

No obstante, suponiendo que los números arrojados por el organismo sean los reales, es igualmente de impresionante y significa que en el lapso de un año somos la mitad más pobre que el año anterior.


-¿Más dinero en el bolsillo pero menor poder de compra?

-El poder de compra de aquellas personas que sus ingresos no lograron pasar por encima del valor de la inflación significa que esas personas perdieron poder de compra y son mucho más pobres.

Cuando se toma un sueldo a valor dólar, el salario promedio en nuestro país está en alrededor de 150 o 170 dólares cuando hace tres o cuatro años el sueldo básico estaba en torno a los 400 dólares. Al miranos el ombligo, consideramos que estamos cobrando más que el año anterior porque en 2022 cobraba $ 60 mil y ahora percibe $ 100 mil pero con $ 60 mil el año anterior se compraban más cosas que con $ 100 ahora. No están empobreciendo de a poco.


-¿Los anuncios orientados al valor de la carne?

-Son todos anuncios mediáticos para que la carne bajara un 30 por ciento y sacaba la cuenta que en el país estamos consumiendo alrededor de 200 mil toneladas mensuales, el alcance de la medida proyectada por el gobierno es de 15 mil toneladas subsidiadas que no representan nada, apenas alcanza a un 7 por ciento y el 93 por ciento de los argentinos no podrá comprar la carne más barata y seguramente termine pagándola más cara.

Massa mencionaba en los últimos días que ‘la inflación de enero se vio afectada por el aumento de la carne’, pero para mí es la inversa en relación a que el incremento de la carne obedece a un proceso inflacionario.


-¿Cómo se puede atacar el problema de la inflación?

-Si no resolvemos el problema de fondo, lo que estamos generando es no hacerse cargo del inconveniente y la inflación ‘es una autoconstrucción’ en el cerebro de los argentinos y subió porque la carne por arte de magia más la especulación de los frigoríficos aumentó, siempre la excusa es otra cosa pero no se atienden las cuestiones de fondo como la falta de confianza a un gobierno que llegó a su tercer año sin un rumbo claro en relación a la dirección que pretende, una emisión monetaria que está desenfrenada y basta con mirar los billetes de $ 1000 llegando ya al fin al del abecedario, es lo que se encuentra provocando la inflación sumado una recesión, con una economía intervenida, las tarifas están pisadas, el dólar dibujado por un desboblamiento cambiario donde el dólar verdadero pisa los $ 400 y el dólar oficial, al que nadie pueda acceder, está a $ 200.

Ocurre que el hecho de pisar las tarifas está muy bien porque la energía eléctrica no aumentó pero las empresas que debe hacer las inversiones tampoco las realiza y en la corta habrá interrupción del servicio de energía eléctrica.

Cuando se interviene la economía, atando con alambre, pisando el precio de las tarifas, arreglando con el 7 por ciento del mercado de la carne se termina con una economía distorcionada e irreal que el día cuando haya que acomodar todo pegaremos un salto de inflación del 300 por ciento y nos chocaremos la realidad de frente.


-¿La sequía cómo puede influir en nuestra economía?

-El gobierno desde que arrancó viene gastando a cuenta de aquello que entiende tendrá como ingresos pero llevamos dos años de sequía, el nivel de gasto no se frenó y si bien de a poco las lluvias empiezan a normalizarse, lo concreto es que ya se perdió una campaña de trigo; después a fin de año se sembró la soja y el maíz pero si para esa fecha no llovió ni hay humedad en el suelo, no sirve de nada y si llueve tres meses después tampoco sirve.

Este gobierno gasta por adelantado dinero que no sabe si tendrá y cubre ese déficit de la falta de ingreso imprimiendo billetes que potencia y mucho la inflación.

Este año estará muy complicado, no tendremos buenos ingresos porque no tendremos buenas exportaciones debido a la escazes de producción. Sin embargo, el gobierno no está realizando ninguna clase de política para frenar la inflación estructural de fondo.

La inflación no se frena por deseo si no con medidas que pueden ser drásticas sin obtener los resultados rápidamente y es probable que el primer mes siga igual o si viene con inercia continúe igual, pero llegará un momento donde empiece a estabilizarse, a bajar aunque para ello hay que generar confianza, tener un plan de reordenamiento económico y reducción del gasto.


-¿Está el gobierno en sintonía con el orden de prioridades?

-En nuestro país, el corto plazo nos hace chocar de frente y la verdad que se pueden hacer un montón de cosas menos escaparse de las consecuencias de las decisiones que no se toman.

Fueron cuatro años perdidos donde el resto del mundo avanza y Argentina continúa discutiendo estupideces. La única política de estado del gobierno es la impunidad de Cristina (Fernńadez), la reforma de la Corte, el juicio político a los miembros de la Corte, Reforma Judicial. En el orden de prioridades, los ciudadanos estarán en el puesto superior al 90. Las prioridades son llegar a fin de mes, tener trabajo, la educación y la inseguridad porque nos están matando y no el juicio a la Corte o si Cristina va presa, en todo caso la gente pretende que si robó devuelva el dinero antes que ver a Cristina presa.


-¿La precandidatura de Carrió a qué obedece?

-Tenemos una gran oportunidad de ser gobierno pero depende Juntos igualmente no se puede salir a decir que se va a hacer tal cosa porque ya fuimos gobierno. ‘Lilita’ (Elisa Carrió) decide ser candidata porque debemos ir a una campaña donde se diga en concreto que se hará, como se hará y en qué tiempo. Ya no sirve hacer una campaña basada en fotos porque la población necesita saber que se hará el día uno de gobierno y para ello hay que tener un plan de gobierno para llevar a cabo también una reforma laboral, fiscal, el reordenamiento y efientización del estado, las decisiones a tomar en términos económicos. El funcionario que asuma el 10 de diciembre debe tener una hoja de ruta de su recorrido macro.

La candidatura de Carrió obedece a dar una discusión seria, profunda que no quede únicamente en una campaña vacía de eslogan y fotos si no contar a la gente qué se hará en caso de ser gobierno.



Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page