top of page

138 Aniversario de la Elección de Nuestro Primer Intendente Municipal

30 de junio de 1886 Saturnino López, Primer Intendente de Chivilcoy.

La sanción de la ley orgánica de las municipalidades permitió la instalación de los Concejos Deliberantes en los partidos bonaerenses. En esos años se produjo un creciente progreso de las localidades de la provincia y entre ellas Chivilcoy, que en la década de 1880 se convirtió en la segunda ciudad, después de la capital provincial: La Plata, en ejercer influencia sobre las de­más.

El 10 de junio de 1886 se hizo el llamado a elecciones municipales en la provincia de Buenos Aires. En nuestro pueblo el 12 de junio se reunió el Concejo Deliberante recientemente constituido y procedió a controlar los registros y las actas que fueron aprobadas.

Los señores Alberto Ortiz y M. Elosegui junto con el secretario del Concejo, Pablo Villarino, descendiente de Manuel Villarino, uno de los fundadores de Chivilcoy, practicaron el escrutinio de votos que consagró como integrantes del Concejo Deliberante a los señores Saturnino López, Miguel Rizzi, Guillermo Sánchez, Manuel Badano, Ramón Vázquez, Ireneo Moras, Juan Manuel Díaz, Alberto Ortíz y Eleuterio Mugica, quienes fueron convocados para el 26 de Junio a la una de la tarde para confirmar su elección y constituirse.

Dicha ceremonia se llevó a cabo en el desaparecido edificio comunal que fuera reemplazado por el actual en el año 1900.

En la fecha, hora y lugar indicado se reúne el Poder Legislativo municipal, asisten al acto los siguientes concejales electos: Guillermo Sánchez, Manuel Badano, Miguel Rizzi, Ireneo A. Moras, Ramón Vázquez, Saturnino López, y Alberto Ortíz. Es secretario en dicho acto el señor Pablo Villarino; la sesión se realiza presidida por Manuel Badano a quién le corresponde desempeñar esa función por ser el concejal de mayor edad, mientras que Bernardo Calderón que presidía la última Corporación Municipal, procedió a entregarle a los flamantes ediles los registros y actas de la elección realizada el 10 de junio pasado. Luego se designó a los señores Miguel Rizzi y Alberto Ortíz para que durante un cuarto intermedio verificaran el escrutinio realizado anteriormente.

Pasado el mismo se reanudó la sesión y el señor Alberto Ortíz informó que el escrutinio se había efectuado correctamente el día 12 de junio de 1886, por ello fue aprobado el mismo junto con los diplo­mas que acreditaban a los nuevos ediles como tales. El primer Concejo Deliberante estuvo integrado por nueve concejales. La elección del Intendente era indirecta, es decir, no lo votaba el pueblo sino los ediles.

Conviniéndose que el 30 de junio a las 20 hs se procedería a la instalación definitiva del nuevo Concejo, labrándose al efecto un acta que lleva las firmas de Manuel Badano como presidente al efecto y Pablo Villarino como secretario.

Con la instalación del primer Concejo Deliberante y la elección del primer intendente municipal, que lo fue el señor Saturnino López, se puso fin a la historia de abusos cometidos por los jueces de paz que habían concentrado en sus manos excesivo poder. Ya que eran comandantes, comisarios y presidentes de la municipalidad; denominación que tuvieron en los municipios desde 1821, año en que Rivadavia, en su carácter de ministro de gobierno del gobernador bonaerense Martín Rodríguez, suprimió los cabildos.

Los jueces de paz entre 1821 y 1886 se consideraron dueños de la vida y bienes de los habitantes que teóricamente estaban confiados a su cuidado y sólo en raras ocasiones fueron justos, desprestigiando con su conducta el cargo. No obstante, debemos señalar que los jueces de paz que tuvo Chivilcoy fueron progresistas y en su gran mayoría tuvieron un correcto desempeño de sus funciones. Los flamantes intendentes que fueron elegidos en todos los pueblos de la provincia de Buenos Aires en 1886, duraban un año en sus funciones y para evitar superposiciones en los cargos y excesiva concentración de poderes, debieron al asumir como intendentes, renunciar a otros empleos públicos. Así por ejemplo en Chivilcoy, Don Saturnino López renunció a su cargo de comisario y el Dr. Moras, que había sido electo concejal renunció a la presidencia del Consejo Escolar. Ya que había comenzado a discutirse si podrían ejercerse o no los cargos para los que habían sido electos sin presentar la renuncia a los que ya venían desempeñando.

Ambos hombres, para poner fin a estas discusiones dimitieron a sus anteriores empleos, con lo cual la cuestión quedó solucionada.

Don Saturnino López se convirtió a partir del 30 de junio de 1886 en el primer intendente de Chivilcoy. Se había desempeñado hasta el momento de su elección como comisario de Policía local. Ideológicamente era un conservador mitrista, como la mayoría de los dirigentes chivilcoyanos de esa época.

López se preocupó por continuar con el embellecimiento de la Plaza Principal y para ello contó con el apoyo entusiasta del ingeniero Alberto Ortiz y del constructor Carlos Luchini quienes instalaron en el centro de la plaza una fuente a la que le agregaron luego una estatua de la diosa Hebe donada por Don Gregorio Villafañe. También construyeron en dicho paseo una gruta y un puente, ubicados en las inmediaciones de donde ahora se encuentra el Escudo Nacional, donde comienza el sendero que conduce hacia el extremo oeste de la plaza.

El balance financiero de su gestión fue el siguiente:

Entradas………………………………………………..27.316,10 $ m/n

Salidas…………………………………………………..29.326,70 $ m/n

Déficit…………………………………………………… 2.010,6 $ m/n


Desde el principio el déficit fiscal cero y el superávit comenzaron a mostrarse elusivos en la historia administrativa de nuestros intendentes.



Rubén Osvaldo Cané Nóbile

コメント

5つ星のうち0と評価されています。
まだ評価がありません

評価を追加
Buscar por tags
No hay etiquetas aún.
bottom of page