Stella Maris Carballo “El actual fenómeno se extenderá hasta junio cuando empieza a desinstalarse es

La especialista en clima del INTA Castelar, Stella Maris Carballo anunció que el actual sistema de inestabilidad podría extenderse hasta la llegada del otoño teniendo en cuenta que estamos dentro de un período ‘Niño’.

Un verano completamente distinto al de 2.018 donde la sequía fue la vedette, mientras que, ahora la gran protagonista es la lluvia e incluso en exceso en algunas provincias de nuestro país.

“El sistema continuará durante el verano e incluso durante el otoño porque los sistemas ‘Niño’ dentro del que estamos se establecen a mitad de un año, en este caso a mediados de 2.018 y se extiende hasta mitad de 2.019, por lo tanto todo el sistema sigue actuado de la misma manera, mucha humedad que ingresa por el Norte, Nordeste y en algunos casos por el Sudeste. Muchos frentes porque de pronto se despeja parece que tendremos varios días con buen clima pero a los tres o cuatro días, tal vez menos nuevamente pasa otro frente de inestabilidad”, comentó Carballo.

“Atravesamos un período completamente distinto en relación al inicio de 2.018 que no teníamos prácticamente lluvia, con muchos meses de sequía que llevó a la pérdida de granos y oleaginosas, aunque comenzamos un 2.019 que es absolutamente lo contrario porque tenemos lluvia, en muchos casos intensa que provocaron inundación, asimismo tormentas muy convectivas que generan caída de granizo”, mencionó, y explicó: “es todo muy extendido y no hubo una zona preferencial para la fuerte lluvia ni para los fenómenos de granizo sino que estuvieron distribuidos en casi todas las zonas afortunadamente con poca extensión resultando fenómenos muy localizados y por eso tenemos rindes absolutamente dispares en trigo con rindes records hasta lugares donde estos fenómenos meteorológicos afectaron rindes”.

“Estamos teniendo en relación a maíces y girasol lugares donde los rindes también serán record y lugares donde ya están afectados por problemas de napas altas o inundación. Hubo lugares donde se resembró hasta tres veces porque se habían encharcado y se recuperaron. Los fenómenos de fuertes lluvias recurrentes provocan que se haya perdido toda la posibilidad porque la ventana de siembra está desapareciendo”, señaló.

Seguidamente, Carballo consideró: “Será una campaña muy irregular con respecto a los distintos rindes que tendremos en los diferentes lugares del país pero a nivel nacional estimo que sumaremos una buena cosecha justamente por los altos rindes que se están teniendo en las zonas núcleo y las que no tuvieron problemas”.

“En Córdoba tuvimos heladas en octubre que afectó a los lugares donde las lluvias no habían llegado en tiempo y forma, teniendo toda la seca que arrastrábamos del año anterior y ahí se fijó mucho la temperatura por debajo de cero con sectores afectados en trigo por el problema de la helada de octubre. Mientras que, en el sur de Buenos Aires y centro tuvimos una helada en noviembre que también afectó algunos lugares”, consignó.

E indicó: “La helada es una fenómeno localizado que funciona de acuerdo al relieve, a los vientos que haya en cada uno de los sitios, de acuerdo a la posición de altura, no se puede generalizar en tal sentido sino que hubo ciertos lugares que fueron más afectados que otros provocando una disminución de rindes”.

“Las lluvias siempre son bienvenidas cuando hay un cultivo en evolución pero al momento donde los de verano precisan agua, los de invierno están al momento de cosecha por eso es difícil de conformar a todo el sistema, siempre habrá damnificados por las distintas circunstancias climáticas”, remarcó.

Y subrayó: “Al hablar de afectación grave debemos mencionar a Corrientes, sur de Chaco, norte de Santa Fe donde está complicada la actividad ganadera porque son tierras de ríes más bajos donde se acumuló esta lluvia persistentes, regiones donde habitualmente no se da una lluvia tan recurrente y de esos volúmenes porque estamos hablando de 200 milímetros en un día que se fueron dando de manera permanente en las mencionadas zonas teniendo actualmente evacuación de animales, de personas, daños materiales, pérdidas de terneros y otras problemáticas”.

“Todavía estamos dentro de un campo de inestabilidad y luego habrá algunos días con buenas condiciones climáticas, pero posteriormente regresará un campo de inestabilidad, por lo tanto no son muy extensas las ventanas principalmente para aquellos productores que esperan que seque para hacer un intento a veces de una tercera resiembra pero no dará posibilidad a recuperar el piso, sembrar y la próxima lluvia no traiga perjuicios”, advirtió.

Además, sostuvo: “Es una industria a cielo abierto de la que todos los argentinos esperamos un gran beneficio porque es la actividad que nos ingresa el mayor número de divisas y también en las arcas fiscales pero es a cielo abierto, se esperan lluvias aunque a veces pueden ocurrir otros fenómenos que complican”.

“El actual fenómeno se extenderá hasta junio cuando empieza a desinstalarse este fenómeno y permite la evolución hacia un nuevo ciclo que puede ser del mismo signo, del signo contrario o neutro pero recién en esos meses podemos avizorar qué nos deparará la próxima campaña climática”, puntualizó.

“Hay dos momentos donde estos fenómenos impactan con gran intensidad que es al final de la primavera y el otoño con lluvias, principalmente las del otoño que al ser intensas, seguidas y con poca posibilidad de evaporación al no tener temperaturas tan altas son las que producen más daño pero en el verano tenemos también la continuidad del fenómeno tal como está ocurriendo actualmente y por las altas temperaturas suele darse esa combinación de tormentas con granizo, con fuertes vientos. Son riesgos diferentes pero en cada uno de los meses están presentes”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: