Alejandra Castellanos “Si la adicción no se ve como una enfermedad no se puede seguir avanzando en l

Alejandra Castellanos, desde hace cuatro años forma parte de Arco Iris. Actualmente es la Presidenta de la institución ubicada en la calle Lavalle Nº 80 y en una entrevista realizada por La Campaña detalló cómo es el trabajo cotidiano que se realiza puertas adentro con las personas que concurren por la problemática de las adicciones que calificó como una enfermedad. Además de contar acerca de la realidad institucional en líneas generales de la ONG.

La primera consulta para con Castellanos fue a qué se dedica Arco Iris y respondió: “Es una institución que trabaja con las problemáticas de las adicciones, consumo problemático y también trabaja con las familias abordando a las que se encuentran en crisis”.

“Estamos trabajando desde hace un tiempo prolongado con la familia porque consideramos que es un eslabón muy importante en la recuperación del paciente”, agregó.

“Estamos reabriendo nuevamente la multifamiliar que había quedado un poco detenida porque las familias se acercan a la institución teniendo en cuenta que contamos con mucho ambulatorio. En el centro tenemos más pacientes ambulatorios en relación a los que llegan al Centro de Día”, mencionó, y añadió: “Tenemos quince que pasan diariamente por el Centro de Día y los demás son ambulatorios, es decir que se acercan a nuestra sede, hacen terapia, realizan un taller, asimismo el grupo operativo de los viernes que lo lleva a cabo el psicólogo social, Gastón Errante y luego retornan a sus hogares”.

El Centro de Día comienza a las 10 y cerramos a las 17.

“Trabajamos con todas las áreas del municipio tanto Secretaría de Desarrollo Social, el Hospital, Atención Primaria de la Salud, con Discapacidad. Es la única manera de hacer las cosas porque si no nos unimos y trabajamos en red es complicado trabajar solos”, consignó.

-¿Las adicciones son una enfermedad?

-Habitualmente no ven las adicciones como una enfermedad, pero lo es y la comunidad tiene que abrirse un poco y tenerlo en cuenta, hay que tratarla como una enfermedad. Si la adicción no se ve como una enfermedad no se puede seguir avanzando en la recuperación de quien la padece.

Las adicciones deben formar parte de salud porque si el joven está bien su entorno familiar también sino todos terminan enfermándose. Detrás de cada adicto hay una familia que se enferma, se destruye igualmente que en relación a las parejas y después para volver a construir nuevamente el núcleo y lazo familiar cuesta muchísimo.

-¿Las problemáticas son diversas?

-Tenemos chicos con muchas problemáticas dentro e incluso hasta con arresto domiciliario, aspectos que no se ven porque no podemos mostrarlo, no podemos exponer a los chicos. Cada uno tiene una problemática diferente, por eso el trabajo profesional muchas veces es individual.

Es una problemática muy dura al momento de trabajarla, muy poco vista, muy poco aceptada porque la comunidad e incluso el estado no le da importancia y pretendemos que sea vea como lo que es: una enfermedad.

-¿El equipo interdisciplinario?

- Tenemos un equipo que realmente es para destacar porque contamos con dos psicólogos, una psicóloga que trabaja ad honorem cuatro veces por semana y a veces más, contamos con secretario, el psicólogo social, un operador, dos trabajadoras sociales, hay personas en administración y que vienen a colaborar conformando un gran grupo humano, somos una gran familia.

-¿Los recursos?...

-Pedimos a la comunidad que aporten un ‘granito de arena’ a Arco Iris lanzamos un bono que no es tan caro porque su valor es de $ 100 y $ 150 con diez cuotas que de adquirirlo la comunidad nos estaría ayudando mucho para el mantenimiento económico de la institución. El año anterior con los socios voluntarios pudimos recaudar $ 7. 100. Seguimos con los socios voluntarios de $ 100 mensuales.

Porque no solamente problemas con los chicos sino con conservar el edificio, adquirir materiales para hacer los talleres o comprar una herramienta. El alquiler aumentó y se nos fue a $ 13.500 más otros gastos con los servicios, ARBA, entre tantos otros. Por eso solicitamos a la comunidad que nos apoyen adquiriendo la rifa o haciéndose socios. También si algún empresario quiere apadrinar el hogar bienvenido será porque Arco Iris es de Chivilcoy y está abierto a la comunidad.

-¿La comisión directiva?

-Renovaremos la comisión directiva esperando que más personas deseen sumarse a trabajar para ayudar a la ONG pero también a los pacientes porque cualquiera puede caer en las adicciones y sino acompañamos la problemática se potenciará cada vez más. Es una problemática de todos pero si nos unimos permitiremos que muchas personas salgan adelante pero sin estigmatizar al adicto sino tenerlo como un par porque es más rápido que pueda recuperarse si lo tenemos como un par o una enfermedad. No le tenemos miedo al problema, seguimos trabajando arduamente y ante muchas dificultades que se presentan día.

-¿Brindan charlas preventivas?

-Los chicos están muy abiertos a poder concurrir a brindar una charla al lugar donde sean requeridos porque siempre están muy predispuestos teniendo en cuenta que se encuentran preparados para hacerlo. En mi caso, me enfoco mucho más en la familia a orientarla, Gastón (Errante) con el grupo operativo porque en el tema alcoholismo también se trabaja muy bien. Todos cumplimos un rol diferente pero detrás de un objetivo en común.

En este momento estamos haciendo unos bastones que pretendemos donar a algún hogar para mostrar que los chicos que concurren a la institución trabajan y ponen lo mejor de cada uno.

Gastón Errante

También dialogamos con el Psicólogo Social de la ONG, quien en principio expresó sobre la tarea que se realiza en Arco Iris: “Los dispositivos en prevención que tenemos son los talleres como el de herrería, el taller de arte, tenemos el taller de grupo operativo y también arte terapia, más educación física”.

Consideró de suma importancia tener los talleres, además de la terapia clínica “porque los talleres brindarán a los pacientes, de una manera u otra, responsabilidad, aprender un oficio y cambiar el hábito que venían llevando para que se produzca un vuelco para insertarse en la sociedad desde lo laboral y conductual”, sostuvo.

Además, señaló: “Aquello que hacemos es mostrarles que existe otra realidad y no solamente la que viven que es la del consumo lamentablemente, sino que hay otra vida y muy linda solamente hay que aprovecharla. Es una tarea difícil, dura pero se puede”.

“Arco Iris tiene profesionales en todas las áreas y eso ayuda mucho. Si bien faltaría un poco más de recursos humanos, estamos abocados a trabajar cada uno en nuestras áreas específicas y después hacemos reuniones para trabajar en conjunto”, concluyó.

Buscar por tags
No hay tags aún.