Marcelo Torrecillas “El sorgo para destino granos pudo disminuir un poco pero la cantidad de forraje

Según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, culminó la siembra de lotes de sorgo granífero en toda el área agrícola nacional. Las últimas incorporaciones se dieron en el norte del país, donde se venían relevando algunas demoras producto de los excesos hídricos.

Finalmente culminó la incorporación de lotes de sorgo granífero en toda el área agrícola nacional, luego de relevar las últimas siembras en el extremo norte del país. En total se han logrado implantar 730.000 Ha del cereal, unas 100.000 Ha menos que la campaña previa. En paralelo, los cuadros sembrados a principios de la primavera se encuentran transitando las últimas etapas del llenado de granos con muy buenos potenciales de rinde.

Parte de los planteos del sur del área agrícola, presentan reservas hídricas ajustadas. Hacia la zona Centro-Este de Entre Ríos, ya los cuadros más adelantados se encuentran con humedad cercana a cosecha mientras que los lotes tardíos iniciaron el período crítico. En los Núcleos Norte y Sur, se esperan excelentes rindes potenciales en los lotes incorporados durante finales de primavera. Sobre la provincia de Córdoba, los planteos tempranos se encuentran iniciando el llenado de granos en los departamentos del norte provincial, mientras están algo más demorados hacia el sur.

En la zona del NEA la siembra culminó, solo restando lotes puntuales por incorporar en el sur de la provincia de Chaco donde la falta de piso demoró las labores durante esta campaña. Hacia la región del NOA, el cereal posee buenas reservas hídricas y una correcta sanidad. Los cuadros transitan estadios fenológicos entre diferenciación de hojas y encañazón. Sobre la región del Centro-Norte de Santa Fe, los cuadros tempranos se encuentran transitando estadios fenológicos entre grano lechoso y madurez fisiológica.

En tal sentido, Radio del Centro entrevistó al ingeniero agrónomo, Marcelo Torrecillas especialista en sorgo que en principio manifestó: “La época de siembra en nuestra zona es en noviembre y todo lo que es sorgo tardío siempre se recuesta sobre diciembre hasta la mitad de ese mes”.

“Es la fecha convencional pero no quita que después no haya siembra más tardías que apunten a un aprovechamiento forrajero mediante pastoreo directo pero en general la fecha de siembra convencional en nuestra latitud es desde principios de noviembre hasta mediados de diciembre”, agregó.

Seguidamente, señaló: “Las siembras muy tardías que se recuestan sobre algún cultivo de segunda o algún lote donde otro cultivo fracasó, que generalmente se hace algún sorgo para pastoreo, se terminaron porque queda poca estación de crecimiento para que el cultivo se exprese debido a que comienzan los primeros fríos”.

“Cuando se pretende un cultivo de sorgo granífero donde tenga algún híbrido de ciclo intermedio completo es preferible una siembra temprana, principio de noviembre, para tener un ciclo completo y una cosecha de mayo”, mencionó Torrecillas, y añadió: “pero cuando se lo destina al sorgo a aprovechamiento animal directo las fechas de siembra son más flexibles porque depende de la cantidad de pastoreo que quiera sacársele”.

“Los sorgos sembrados en época correcta y aquellos que vayan para grano o para silo estamos en un estado de avanzada floración entrando en grano lechoso, los más tempranos de todos pueden estar en grano pastoso llegando al momento óptimo para corte de silo los sembrados en época correcta”, consignó.

E indicó: “Fueron meses de diciembre y enero extremadamente húmedos, si bien no habrá muchas diferencias en productividad con respecto a otros años donde hubo más carencia de lluvias, lo que si se observaron fueron algunas presencias de enfermedades sobre el cultivo que no es frecuente”.

“El sorgo es un cultivo que se ubica bien cuando las lluvias escasean un poco y cuando tenemos abundancia de agua empiezan a expresarse algunas enfermedades que no significan a un deterioro del rendimiento a la apariencia de las enfermedades de hoja son más visibles en los años de muchas lluvias”, remarcó.

Asimismo, explicó: “Es muy probable de observar royas, es decir hojas muy manchadas, algunas bacteriosis, pero ninguna que signifique un deterioro severo en el rendimiento sino que es visual el efecto y disminuye la calidad porque cada hoja que esté enferma incide sobre la digestabilidad a nivel animal”.

“La superficie sembrada se mantuvo estable con respecto al año anterior y si bien fue un año evidentemente maicero aquel que planificó sorgo para forraje le dio buen resultado en 2.018 y seguramente repitió este año. El área en general se mantuvo para lo que es forraje”, subrayó el ingeniero.

Y destacó: “Una de las virtudes del cultivo es que mantiene constante la presupuestación forrajera debido a que en años en alta se tendrá el silo de maíz seguro pero años como 2.018 donde hubo déficit hídricos muy grandes es donde el cultivo complementa al maíz”.

“Se mantuvo constante o aumentó un poco con respecto a destino forrajero pero destino a grano puede haber disminuido en desmedro de otros cultivos. El sorgo para destino granos pudo disminuir un poco pero la cantidad de forraje se mantuvo o aumentó levemente”, sostuvo.

“La particularidad del grano de sorgo es que a nivel mundial es de baja calidad, tiene destino consumo animal exclusivamente, aquellos países que demandan granos para alimento animal como pudo ser eventualmente China en algún momento específico, y lo será, es ahí donde nuestro mercado encaja bien porque es un grano con tanino”, dijo, y acotó: “a diferencia de otros países como Estados Unidos donde el grano ya tiene un sobreprecio y muchas veces cuesta más que el maíz porque es un grano sin tanino cuyo destino es para la elaboración de harina para consumo de alimento humano”.

“Quien sembró de forma temprana para pastoreo obtendrá cuatro o cinco sin ningún problema porque las lluvias le dieron un empuje muy grande al cultivo”, puntualizó.

Consultado sobre las técnicas para obtener buen sorgo, respondió: “Hay dos o tres consignas que determinan el éxito del cultivo: la elección del híbrido a lo largo del ciclo para la zona considerada; después está la dualidad de pensar si el sorgo anda bien en labranza convencional o en directa y es un cultivo diseñado para la convencional, no obstante, en siembra directa se desempeña bien pero necesita de mayores cuidados”.

“También el control de malezas y que el cultivo en el primer mes de crecimiento tenga el lote libre de malezas significa el 70 u 80 por ciento del éxito del cultivo”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: