Ezequiel Caselles “Tendremos una nueva reunión con las autoridades de ABSA donde llevaremos toda la

La Cámara de San Martín desestimó la apelación de ABSA, por lo que deberá cumplir con la construcción de la planta de ósmosis inversa y asegurar el límite permitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 0,001 por ciento de arsénico.

Así se dio a conocer en una conferencia de prensa, que se llevó a cabo en la sede de la Defensoría del Pueblo, donde también estuvieron integrantes de la Asamblea por el Agua de Chivilcoy.

Ezequiel Caselles, del grupo de vecinos, destacó como “buena noticia”, la nueva resolución judicial. Recordó que, en su momento, la empresa había apelado el fallo del Juez Cherubini en primera instancia, en que se decía que “el agua de Chivilcoy no es apta para el consumo humano”.

“La Cámara de San Martín ratifica el fallo en los aspectos fundamentales, que tiene que ver con el reclamo al legítimo derecho a la salud y a tener un agua segura, tomando el expediente administrativo que, en su momento, aportó la Fiscalía de Estado, donde OCCABA analiza, durante varios años, estos altos niveles de arsénico”, agregó.

Asimismo, expresó: “El juez Cherubini señala que el agua de Chivilcoy no es apta para consumo humano y lo ratifica la Cámara de San Martín tomándose de este expediente administrativo que aportó la fiscalía de estado donde se analiza durante varios años determinando los altos parámetros de arsénico en el agua”.

“Como decía en la sentencia el Juez Cherubini, ABSA tiene que hacer las obras y cumplir con los niveles de arsénico que exige la Organización Mundial de la Salud. Es un gran paso en este sentido y nos fortalece una vez más para seguir reclamando nuestro legítimo derecho al agua de calidad, nuestro legítimo derecho a la salud desde la comunidad”, señaló Caselles.

Además, anunció: “La semana próxima tendremos una nueva reunión con las autoridades de ABSA donde llevaremos toda la fuerza de la comunidad y también de la justicia el reclamo para que las obras solucionen el problema que actualmente tenemos en Chivilcoy”.

“Necesitamos esta nueva inversión porque se encuentran haciendo una obra que la comunidad no la satisface en su reclamo, esperamos tener una buena noticia para dar al regreso de la reunión con los dirigentes de ABSA del próximo jueves”, finalizó.

En tanto, el DR. Facundo Benegas, delegado en Chivilcoy de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, resaltó que “es una excelente noticia para todos los vecinos de Chivilcoy porque la justicia en segunda instancia termina asistiendo y acompañando a los vecinos de Chivilcoy en esta lucha histórica por la calidad del agua de Chivilcoy”.

“En un camino construido y agradeciendo todo el trabajo para responder una apelación de la índole que hizo el estado de la provincia de Buenos Aires a la sentencia de primera instancia, fue un enorme del equipo legal del estudio Caselles y Santilli”, valoró, y destacó: “La justicia termina confirmando aquello que todos los vecinos de Chivilcoy sabemos, que es que el servicio es desastroso, que implica un peligro para los vecinos”.

“Este fallo nos brinda las herramientas por partida doble: ABSA deberá terminar las obras en ejecución y proveer de agua con el 0.001 de arsénico, no el 0,005, como dice la empresa, de acuerdo a una vieja ley que la Provincia no quiere modificar, porque no quiere invertir el dinero que se necesita para la potabilización de agua en materia de arsénico”, explicó.

“Tuvimos que ir a la justicia y en una reunión previa con autoridades de agua nos discutían acerca de la ley aplicable, expresando la justicia que es el 0.001, la semana próxima nos reuniremos con un fallo totalmente positivo”, subrayó, y acotó: “ Agradeciendo a todas las fuerzas políticas de Chivilcoy que se sumaron al reclamo bajo la bandera de una misma causa porque mejorar la calidad del agua debe ser una política de estado y así lo deberían entender porque trabajando todos juntos lograremos las inversiones que nuestros vecinos se merecen para saldar esta deuda histórica”.

“Esperamos que el estado de la provincia de Buenos Aires y Aguas Bonaerenses no apele nuevamente este fallo, de existir una apelación se actuará otra vez en consecuencia e iremos a la Corte Suprema de Justicia a discutir”, enfatizó.

“Formamos la Comisión Fiscalizadora del Agua donde nos estamos reuniendo periódicamente, queríamos que no sea una para no resolver nada sino que realmente pretendemos sea algo útil”, dijo, y mencionó: “Con nuestros propios técnicos llegamos a la conclusión que el sistema de osmosis inversa puede ser la solución para Chivilcoy, pero el tamaño de la planta dependerá del nivel de arsénico del agua que potabilizarán”.

“Con los dos módulos que tiene la obra de $ 42 millones que está en ejecución y ABSA tiene intención de finalizar en muy poco tiempo las propias autoridades nos dijeron que bajará más cerca del 0.001 pero no llegando y haría falta un tercer módulo, una inversión complementaria que deben realizar de una obra ampliable. No obstante, informaron que darán agua de acuerdo a la ley aplicable que es la 0.005”, consignó.

E indicó: “Iremos en una actitud absolutamente constructiva pero con la firmeza de un fallo provincial y estar convencidos que nos asiste la razón a decirles ahora existe una orden judicial así que por favor planifiquemos que la obra de Chivilcoy sea el resultado del 0.001 de arsénico”.

“Es pensar la ciudad a 100 años y si el estado de la provincia de Buenos Aires invierte contundentemente en Chivilcoy terminaremos con la vergüenza que los vecinos deban comprar bidones de agua, estamos pidiendo algo tan sencillo y básico de poder abrir las canillas en nuestras casas y tomar agua con la calidad que nos merecemos”, concluyó Benegas.

Seguidamente y durante la conferencia de prensa, hubo una fuerte crítica por la supuesta presencia en Chivilcoy del presidente de ABSA, Raffaelle Sardella, que visitó la obra de la planta de ósmosis inversa, sin haberles avisado.

En tal sentido, Rolando Ruocco remarcó: “Nos desayunos con la noticia de la visita del presidente de ABSA a la ciudad y es una falta de respeto que no se haya informado acerca de la ejecución de la obra, otro de los puntos que plantea el fallo para conocer en qué instancia se encuentra la planta”.

“Deberían habernos convocado e incluso el mismo presidente Sardella para intercambiar opiniones. No es un reclamo personal, no es un reclamo partidario sino un reclamo que exige a la empresa brindar un servicio de calidad”, aseveró.

Y añadió: “Nos llama la atención que en ningún momento se dice que van a bajar los parámetros de arsénico a los niveles exigidos por el Código Alimentario Argentino, como lo manifiesta el fallo de la Cámara de San Martín ratificando lo establecido por el Juzgado Nº 6 de Mercedes”.

“Nos parece importante que se haya puesto en funcionamiento esta planta, pero tal como está, no sirve. ABSA dice que van a hacer una planta para mejorar la calidad del agua, pero no que van a solucionar el problema y exigimos la solución del problema”, sostuvo, y puntualizó: “Para esto hace falta un tercer módulo, que reducirá el nivel de arsénico que exige la Organización Mundial de la Salud y el Código Alimentario Argentino. Es lo que está en este momento en discusión y aquello que plantearemos en la reunión que tendremos el jueves lo que exige el fallo y aquello que ratifica la cámara de San Martín”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: