Ingeniero Agrónomo Gustavo Ferraris “La nutrición de los cultivos en los cereales de invierno es cla

Este miércoles se llevó a cabo con gran convocatoria de ingenieros agrónomos y productores la jornada anual de trigo organizada por el Ing. Antonio Martin - INTA local- junto a la Asociación Rural de Chivilcoy, Asociación de Ingenieros Agrónomos de Chivilcoy y Alberti (AIACA), y también Grupo Puente en el predio ferial, ubicado en la ruta nacional 5, kilómetro 158.

En esta oportunidad acompañaron las empresas Klein, Syngenta, Nidera, Red Surcos y Agroservicios TM. Asimismo, estuvo presente la Dirección de Producción de la Municipalidad.

Además, la Escuela Agraria de Chivilcoy ofreció un almuerzo a beneficio del establecimiento educativo.

El primer tema que se desarrolló fue Fertilización de cultivos de invierno, rendimiento, calidad y sustentabilidad del sistema, a cargo del Ing. Agr. Gustavo Ferraris -INTA Pergamino.

Gustavo Ferraris es Ingeniero agrónomo egresado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario. 1995.

Magister en Ciencias del Suelo. Facultad de Agronomía. Universidad Nacional de Buenos Aires: 2004.

Su área de interés es la Nutrición de los Cultivos, es estudio de la Fertilidad de Suelos, especialmente en el largo plazo, y el Manejo sitio específico de la fertilización.

Se desempeña en la Experimental Agropecuaria de Pergamino, como especialista en fertilización y manejo de cultivos, generando información localmente adaptada para el área sur de Santa Fe y Centro - Norte de Buenos Aires. Es coordinador técnico de los ensayos en red del sistema de extensión, al cual brinda apoyo permanente en actividades de experimentación y difusión.

Como parte de sus actividades, ha presentado varios trabajos en congresos nacionales e internacionales, ha escrito numerosas publicaciones científicas, técnicas y de divulgación, tanto en la Argentina como en el exterior.

Actualmente, conduce estudios de Larga duración sobre el impacto en los rendimientos y las propiedades del suelo de diferentes estrategias de fertilización en secuencias de cultivo que incluyen soja, y se encuentra abocado al análisis de las interacciones entre fertilización y biología de suelo, así como también con prácticas de manejo del cultivo como fecha de siembra, densidad, espaciamiento y grupo de maduración, tendientes a desarrollar criterios para un manejo sitio-específico del cultivo.

Ampliando lo expuesto por el ingeniero agrónomo en la jornada de este miércoles, podemos citar que Gustavo Ferraris en rueda de prensa manifestó: “Mi presentación estuvo relacionada con la nutrición de los cultivos, un aspecto que para los cereales de invierno es clave para lograr altas productividades, el trigo es una de las especies que más avanzó en los últimos años en cuanto a incremento de rendimiento gracias a la difusión de genética de alto rendimiento y estabilidad, pero es posiblemente solamente lograrlo a través de una buena acumulación de recursos que permitan sostener ese rendimiento”.

“Esos recursos principalmente son agua y nutrientes, sobresaliendo algunos elementos claves como nitrógeno que es un determinante muy fuerte de rendimiento y de calidad, además para que sea posible un balance entre estos dos componentes es necesario cantidad asimismo distribución en el tiempo para atender los rendimientos que tienen estos genotipos, fertilizaciones tempranas estimulan el macollaje y número de granos pero también los cultivares actuales requieren reajustes para no tener excesiva dilución y tener bajos niveles de calidad”, explicó el especialista del INTA Pergamino.

Y agregó: “Por otra parte, los suelos argentinos estuvieron sometidos durante mucho tiempo a un proceso de extracción de nutrientes que principalmente en el caso de fósforo determinó un marcado agotamiento, lleva a que nos encontremos con suelos que originalmente tenían 80 o 100 parte por millón de fósforo hoy encuentren menos de 10”.

“Es necesario reforzar estrategias de reposición que permitan ahora sí que los nutrientes que nos llevamos del suelo sean devueltos para no tener una penalidad en los rendimientos más aún consecuencias tan extractivas como son la de doble cultivo trigo – soja”, consignó.

E indicó: “Si se hace un balance comparando nuestros sistemas trigeros con otros lugares del mundo muy pocas regiones del mundo tienen un sistema de doble cultivo porque la mayoría de ellas es solamente trigo, por lo tanto la exigencia que le introducimos es muy elevada y por lo tanto, el aporte de nutrientes debe contemplar la secuencia”.

“Acompañando estos dos elementos principales desde hace ya varios años comenzó a detectarse carencias de otros elementos como pueden ser tanto azufre como zinc y la nutrición de una secuencia trigo soja de alto rendimiento es un fenómeno realmente complejo, donde se requiere armonizar distintos nutrientes aportados en diferentes momentos del ciclo”, mencionó, y añadió: “para hacer buenos diagnósticos si bien van surgiendo permanentemente nuevas herramientas, sensores, imágenes satelitales que permiten mejorar el ajuste de la nutrición siempre recordamos a los productores que los análisis de suelos son un aspecto clave y punto de partida muy importante para hacerlo de manera eficiente”.

“El trigo es una de las especies que más ha avanzado en los últimos años en cuanto a incremento de rendimiento”, dijo, y acotó: “Esto es posible lograrlo a través de una buena recuperación de recursos que permita sostener estos rendimientos, los recursos principalmente son agua y nutrientes”.

“Sobresalen algunos elementos que son clave como nitrógeno que es un determinante muy fuerte de rendimiento y calidad”, expresó.

Seguidamente, remarcó: “Los suelos argentinos han estado sometido durante mucho tiempo a un proceso de extracción de nutrientes que principalmente en el caso de fósforo, ha determinado un marcado agotamiento”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: