Ignacio Alzueta “Tenemos una buena porción de cebada, hay productores que la están haciendo y con mu

Según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la siembra de cebada se encuentra próxima a culminar. La superficie aún remanente se concentra en su totalidad en región bonaerense, mientras que el centro de la región agrícola a dado por culminada la incorporación de lotes durante los días previos. En números absolutos restan incorporar 45 mil hectáreas a fin de alcanzar una superficie proyectada en 950.000 hectáreas para la campaña en curso.

Durante las últimas dos semanas finalizaron las labores de siembra sobre el centro de la región agrícola y solo restan incorporar lotes en sectores de Buenos Aires para culminar esta etapa del ciclo del cultivo. A la fecha se han incorporado poco más de 900.000 hectáreas, un 95,3 del área prevista, reflejando un leve retraso interanual de -0,7 puntos porcentuales. La mayor parte del área sembrada aún transita etapas vegetativas bajo favorable condición hídrica.

Aún restan incorporar 45 mil hectáreas en la región bonaerense para culminar con la siembra del cereal. La buena oferta hídrica disponible en los suelos y el clima seco previsto para los próximos días, favorecerán las labores a campo, permitiendo dar por culminada la siembra de cara a nuestro próximo informe Por otra parte, los cuadros implantados sobre el centro de la región agrícola aún transitan etapas vegetativas.

Gran parte de dicha área se encuentra macollando, manteniendo una buena a óptima condición de cultivo gracias a la favorable oferta hídrica disponible en los suelos. Sin embargo, serán necesarios nuevas lluvias que permitan reponer humedad y sostener la actual condición una vez que el cultivo comience a transitar su etapa crítica de encañazón.

Hacia el sur, los cuadros más desarrollados transitan encañazón, pero en menor proporción en comparación a lotes ubicados en Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

En relación a la siembra de cebada en Chivilcoy y la zona, consultamos desde La Campaña al Ingeniero Agrónomo, Ignacio Alzueta de Aapresid (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa) quién a este respecto manifestó: “El cultivo de cebada se encuentra creciendo poco a poco todos los años tanto en Chivilcoy como en la zona, teniendo presente que el cultivo termina ‘compitiendo’ con el trigo por la época en la que se siembra”.

“Siempre es un cultivo alternativo, muy buena opción agroecológicamente y económicamente también, es muy válido para tenerlo en cuenta todos los años”, agregó.

Seguidamente, explicó: “Una de las principales diferencias que tenemos cuando hacemos cebada, en relación al trigo, es que cuando sembramos el primer cultivo mencionado asimismo estamos haciendo una especialidad porque es mucho más específico su propósito”.

“Con el grano de la cebada se hace la malta para después ser industrializado y llegue a ser cerveza. Es un cultivo que comercialmente tiene más exigencias pero en nuestra zona es muy posible de lograr y poder cumplir con los contratos para tener buenos precios”, añadió.

Asimismo, señaló: “Actualmente si se quiere hacer cebada para tener finalidad cervecera tienen que cumplimentarse una serie de cuestiones entre lo varietal principalmente porque las cervecerías demandan dos o tres variedades puntuales, la pureza de ellas debido a que no pueden estar mezcladas”.

“Después hay que acompañar con un paquete nutricional dándole buen alimento a ese cultivo tanto de nitrógeno como fosforo y azufre, teniendo muchísimo cuidado en la parte sanitaria controlando las enfermedades a tiempo para no tener problemas”, mencionó, y acotó: “encontrarse posteriormente con una mercadería que no sea aceptada por las malterías y tenga destino como forrajero que en general tiene un precio algo menor en relación a la cervecera”.

“La pureza varietal, el tamaño de los granos, muchos granos de tamaño grande y la proteína, resultando algo más difícil que el trigo porque no solamente tiene un límite inferior sino también un límite superior que no puede excederse”, remarcó.

Además, subrayó: “El manejo agronómico hay que hacerlo muy fino para poder hacerlo aunque nada imposible y con algunas técnicas de aplicaciones divididas de nitrógeno más algunas complementarias que pueden hacerse cerca de la floración del cultivo si el año está difícil de nitrógeno son técnicas que pueden permitirnos llegar a la calidad deseada”.

“El precio de la forrajera siempre está ligado a la cantidad de stock que hay de maíz principalmente donde se rige el precio que es en Estados Unidos”, dijo, e indicó: “Cuando hay poco maíz disponible la cebada forrajera suele subir su precio alcanzando valores casi similares a los de la cervecera pero en general se encuentra por debajo aunque las exigencias son muy moderadas de la forrajera que para implementar es más sencillo”.

“Tenemos una buena porción de cebada, hay productores que la están haciendo y con muy buenos resultados realmente. El año anterior los rendimientos de cebada estuvieron por encima con respecto al trigo”, puntualizó.

También Alzueta consignó: “Dentro del grupo Aapresid con cerca de 1.500 o 2.000 hectáreas se promedió casi 6 mil kilos en promedio cuando el trigo anduvo en 5.200 o 5.500, los resultados en rendimiento son muy buenos con muy buena calidad con condiciones climáticas favorables en tal sentido y esperamos seguir por el mismo camino”.

“El proceso parte de una buena selección del lote, utilizar uno sin mucha frecuencia de cebada por el tema de las enfermedades, manchas principalmente, después un buen manejo de nitrógeno apuntando a niveles de fertilización elevados que nos permita generar mucho rendimiento y la calidad no se vea desfavorecida”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: