Buenos Aires acapara un tercio de las hectáreas sembradas

La provincia de Buenos Aires posee el 15% del total de hectáreas productivas del país y un tercio de la superficie sembrada de cereales y oleaginosas, según se desprende del Censo Nacional Agropecuario, cuyos datos preliminares fueron informados hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De acuerdo a los datos, en 2018 en territorio bonaerense se relevaron 23,7 millones de hectáreas distribuidas en 36.644 explotaciones agropecuarias. Esto representa el 15% del total del país, en donde se registró un total de 157,4 millones de hectáreas productivas divididas en más de 228 mil parcelas.

Los datos relevados dan cuenta que en la provincia de Buenos Aires hay un promedio de 648 hectáreas por unidad. Sin embargo, un gran número se encuentra concentrado en pocas manos: 9,6 millones de hectáreas (el 40% del total) pertenecen a 2.516 unidades productivas, que en conjunto poseen explotaciones de siembra intensiva, con más de 2 mil hectáreas cada una.

Según su destino, de las 23,7 millones de hectáreas bonaerenses, 7,4 millones se destinan a la implantación de cultivos anuales; 2,5 millones a forrajes; 10 millones son pastizales; y 2,2 millones no se encuentra apta para el cultivo.

Usos de la tierra

El informe reveló además que Buenos Aires concentró el 34,3% de las hectáreas sembradas de cereales y el 31,3% de la superficie de oleaginosas. En total, fueron 3,9 millones de hectáreas destinadas al cultivo de cereales, y 4,5 millones con oleaginosas.

Por otro lado, en la provincia se cría el 37,1% de las existencias de ganado bovino, casi 15 millones de cabezas de ganado. Además, cuenta con el 23,5% del total de porcinos del país, calculado en 3,6 millones de cabezas.

Importancia

Todo censo nacional tiene la virtud de ser una fuente que cubre el universo de la población objetivo, y para el logro de sus fines acude al origen mismo de la información, esto es, a la unidad de observación previamente definida, que en el caso del Censo Nacional Agropecuario 2018 es la EAP.

El sector agropecuario argentino ocupa un lugar muy importante tanto en la historia como en la realidad social y económica del país. En su estructuración y dinámica, el sector agropecuario presenta una gran complejidad y heterogeneidad de perfiles tecnológicos, productivos y organizacionales.

En términos tecnológicos y productivos, los agentes del sector adoptan desde formas tradicionales y artesanales de producción hasta complejos emprendimientos empresariales que emplean sofisticadas tecnologías como, entre otras, la agricultura de precisión y la biotecnología.

Organizacionalmente, cubren desde la agricultura familiar hasta empresas que constituyen conglomerados de producción. Funcionalmente se desarrollan desde la simple colaboración entre productores para las actividades necesarias en una chacra o huerta, al requerimiento de contratistas de servicios de maquinarias y recursos humanos para cultivar y cosechar grandes extensiones de tierra. Es decir, la producción agropecuaria y forestal se sustenta en un complejo

tramado de productores y prestadores de servicios. Por ello, la información estadística primariaque generan los censos agropecuarios tiene múltiples usos en el ámbito público y privado, en virtud de ser la única fuente que muestra detalladamente las características del sector.

En la esfera pública, los datos relevados son insumos básicos para el análisis, la planificación sectorial, la formulación de diagnósticos, la caracterización de los sistemas de producción y para determinar y cuantificar los principales parámetros estructurales del sector. Como tales, son insumos críticos en el diseño de las políticas públicas para delinear aspectos económicos, sociales, comerciales, sanitarios y logísticos de las producciones actuales, y también para el desarrollo de nuevas tecnologías y modelos productivos. La información censal se utiliza frecuentemente para realizar estudios de carácter socioeconómico, analizar las tendencias y planificar medidas que favorezcan el desarrollo social y económico, y para la promoción de la competitividad, productividad, empleo, y cuidado del medio ambiente. Además, los resultados obtenidos conforman una herramienta de gran utilidad para la elaboración de programas estadísticos.

En el ámbito privado, la sofisticación de la actividad agropecuaria ha ido generado una necesidad creciente de información referencial para los diversos modelos de negocios que sustentan la diversidad de esquemas organizacionales y productivos. Los censos nacionales, como el CNA-18, brindan importantes elementos para la toma de decisiones que contribuyan a fortalecer la productividad tanto de las empresas ya constituidas como la de los nuevos emprendedores.

Los investigadores y académicos también encuentran en los datos estadísticos censales un insumo fundamental para observar las particularidades socioeconómicas y la dispersión geográfica del sector agropecuario y forestal argentino.

Objetivos específicos

Las finalidades de un censo nacional son variadas, heterogéneas y eximias. Es por ello que los censos son operativos de relevamiento estadístico de carácter exhaustivo con el fin de abarcar todos los objetivos:

•Determinar la cantidad, ubicación y superficie de las unidades estadísticas de producción denominadas “Explotaciones Agropecuarias”, y obtener un listado actualizado de estas y de los productores agropecuarios que sirva al Directorio de Unidades Económicas.

• Obtener información georreferenciada al nivel de partidos y departamentos, y de otras unidades administrativas menores, de las variables relacionadas con actividades agrícolas, pecuarias, forestales y de infraestructura asentada sobre el terreno.

• Proporcionar información de corte geográfico, sectorial y temático que haga posible la actualización de marcos maestros de muestreo, necesarios en el diseño y realización de encuestas económicas nacionales y estudios económicos especiales que el INDEC considere practicar.

• Sentar las bases para la formulación de un programa regular de encuestas agropecuarias

de propósitos generales y específicos, que permitirá observar la evolución de las actividades que se desarrollan en el espacio rural y los agentes sociales que habitan en él y participan en las actividades agrarias.

• Identificar un padrón de prestadores de servicios agropecuarios, base para construir futuras encuestas, o para efectuar diversas combinaciones de las variables a relevar.

• Obtener datos para el diseño de programas específicos orientados a la pequeña producción agropecuaria, a la agricultura familiar y a las comunidades de pueblos originarios.

• Suministrar datos para el cálculo de las cuentas nacionales y regionales, fuente de datos para el análisis y actualización del año base, la matriz insumo-producto, y que sirva de apoyo para la determinación del producto interno bruto y otros productos estadísticos del INDEC.

• Proporcionar datos que contribuyan a orientar o generar políticas públicas generales, sectoriales y regionales.

• Disponer de datos básicos para efectuar ajustes y control de calidad en los pronósticos y estimaciones periódicas de superficies cultivadas y producción.

• Proporcionar datos que permitan elaborar estadísticas e indicadores que estén en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados en el marco de las Naciones Unidas.

• Suministrar datos sobre las viviendas existentes dentro de las EAP, que contribuyan a complementar el marco de los operativos sociodemográficos del INDEC –el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas (CNPHV) y la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), principalmente−.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: