Luis María García “Hace más de veinte años que adquirimos el bono telefónico para colaborar con ALCE

La Asociación de Lucha Contra el Cáncer (ALCEC) de Chivilcoy, informó sobre los resultados del sorteo del bono telefónico, que se llevó a cabo el viernes.

El primer premio, de 20.000 pesos, fue para el comercio Rodamas, de la Av. Sarmiento. El segundo, de 8.000 pesos, fue para Eduardo y Marta Fitzsimons, que decidieron donarlo a la institución.

El sorteo se realizó ante escribano público, con la presencia de integrantes de la comisión directiva de la institución y vecinos que se acercaron a presenciar el tradicional sorteo en la sede de ALCEC, en la calle Alvear.

“Estamos muy contentas por la repercusión del bono telefónico, asimismo con los sorteos y el segundo premio fue donado por su ganador a nuestra institución. Muy agradecidas porque los recursos siempre se precisan y son bienvenidos”, señalaron las representantes de la institución, y agradecieron a toda la comunidad que colaboró con la institución adquiriendo el bono.

“Tuvimos varios rechazados, no obstante, la gente colabora igual y es lo que nos mantiene durante todo el año. Igualmente hubo personas que si no tenían el bono compraron algún rechazado”, expresaron, y agregaron que, el dinero recaudado es destinado a las campañas que desarrollan durante el año.

“Nos donaron dos números este año y es la primera vez que ALCEC tiene un premio porque en otras ocasiones, pese a tener donaciones, nunca nos había tocado ganar”, resaltaron.

El representante de Rodamas, Luis María García manifestó: “Recibí un llamado telefónico al comercio y me comunicaron la buena noticia”.

“Hace más de veinte años que adquirimos el bono telefónico para colaborar con ALCEC, muy agradecido a la institución y las felicitaciones porque se de la tarea que realizan”, consignó.

E indicó: “Colaboro con el Hospital, con los Bomberos, con ALCEC e instituciones de la ciudad. De hecho, soy socio de la Escuela Nº 502, de Bomberos, asimismo el nosocomio y también el Centro Comercial”.

“No me acordaba que el 8 de noviembre se hacía el sorteo, así que fue una sorpresa. Un compañero de trabajo atendió el teléfono y me informó que estaban llamándome porque algo había ganado”, mencionó.

Además, García añadió: “Compro los bonos o las rifas para colaborar, con tanta confianza en las instituciones que nunca controlo nada confiando que si en alguna oportunidad gano un premio me llamarán, tal como sucedió en este caso y con los Bomberos también”.

“Lógicamente que todo viene bien y seguramente me de algún gusto nada más con mi parte debido a que la mitad es para mi socio”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags