Opinión Ciudadana La Tierra Productiva "Quemada"

En sus orígenes el Partido de Chivilcoy, poseía tierras muy óptimas para el sembrado y la explotación de diversas especies de cereales, verduras, frutas, etc., llegando a conquistar el "reinado de la frutilla". Es zona agrícola ganadera por excelencia y por los comienzos de las siembras principal abastecedor del Mercado Central. Con el avance de la evolución industrial aparecieron los cambios drásticos: pasando de la producción frutihortícolas a la de la industrias ladrillera y cerámica que en su momento ofrecían más beneficio económico al venderse las fértiles tierras para "quemarlas" en las hornallas ladrilleras y/o cerámicas. Cuando una quinta se excavaba, se extraían tres capas: tierra negra para el ladrillo común; colorada, cerámica-alfarera y la tosca, para afirmado de suelos y caminos.

Así, terminaban los generosos suelos productivos que hoy podemos ver, lastimosamente, en los distintos sectores del Partido. Como cosa irreparable para producir alimentos, si pueden recuperarse mediante el relleno sanitario, pero solo el nivel y nunca su capacidad de producción. Desgraciadamente, en nuestro país, siempre se antepusieron los intereses particulares y sectoriales al concepto de preservar los recursos naturales que nos permiten sobrevivir. Nada se modifica en el s.XXI y el hombre se daña asimismo, por su torpeza de no ver la base de subsistencia y conservación. Política ambiental "cero".

Luis Ángel Desia (Ex-Concejal Municipal M.I. Y C.H., Detenido Político y Víctima del Terrorismo de Estado).

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: