Fernando Boracchia “No pueden seguir pidiendo ajustes a quienes producen, a quienes trabajan cuando

El Consejo Directivo de la Carbap aprobó la realización de un paro de comercialización de carnes y granos, pero se abstuvo de ponerle fecha a la espera de que el gobierno implemente algunas medidas que negocia con el sector y luego de que el presidente Alberto Fernández anunciara una compensación por retenciones para pequeños productores.

"Preocupa al Consejo Directivo de la entidad el incremento asfixiante de la presión tributaria a los sectores productivos, los cuales en muchos casos paralizan la actividad, y con ello la vida y desarrollo de los pueblos del interior del país, perjudicando la generación de trabajo y afectando la calidad de vida de los más necesitados", aseguró Carbap en un comunicado.

Sobre esa argumentación, que traduce sobre todo, aunque no únicamente, el malestar que produjo en el sector agropecuario de la provincia el aumento de las retenciones que subieron del 27% al 30% para la soja y del 12% al 15% para el trigo y el maíz y que podrían incrementarse tres puntos más de acuerdo a lo estipulado en la ley de Solidaridad y Reactivación Productiva.

Pero pese a ese clima adverso, Carbap decidió abstenerse de poner fecha al cese de comercialización de granos y carnes, mientras aguarda el desenlace de las negociaciones con el ministro de Agricultura Luis Basterra, que tienen que ver con el esquema de atenuación del impacto de retenciones y, también, con la implementación de algunos de los 14 puntos que le planteó la Mesa de Enlace al gobierno.

El núcleo de esas negociaciones, que lleva adelante la Federación Agraria Argentina (FAA), pasa por las compensaciones por retenciones para los pequeños y medianos productores que anunció hoy el presidente Fernández para destrabar el tratamiento de la ley de Solidaridad, y que produjo en principio una reacción positiva de la FAA, que habló de profundizar el "diálogo" con el Ejecutivo.

Entrevistado por Radio del Centro, el dirigente de Carbap, Fernando Boracchia manifestó: “El panorama está difícil, los productores están realmente muy preocupados y disgustados porque nuevamente se le pide o exige un esfuerzo grande a la producción, se le promete diálogo previamente a tomar medidas cuando la realidad es que se toman medidas sin diálogo previo”.

“Es verdad que las retenciones estaban impuestas ya desde el gobierno de Mauricio Macri pero el gobierno actual se había comprometido ante cualquier modificación sobre el esquema tributario que sería previamente consensuado y no fue así”, agregó.

Seguidamente, Boracchia comunicó: “Carbap tuvo su consejo directivo en su sede central donde ante 90 delegados de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa se definió plantear a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), si las tratativas respecto a este tema no dan buen resultado, que proponga a la mesa de enlace un cese de comercialización en las formas, plazos y días que estime pertinente”.

“Planteamos que siempre el ajuste tiene que hacerlo el productor, el ciudadano y cuándo se ajustará la política, porque los sueldos son muy elevados, cantidad de empleados en todas las instancias de la administración nacional y provincial e incluso en algunos municipios”, remarcó.

Y disparó: “No pueden seguir pidiendo ajustes a quienes producen, a quienes trabajan y la política nunca se ajusta, no es lógico. Al ajuste hagámoslo todos, la política incluida”.

Retenciones

A continuación, Boracchia explicó: “La palabra retención está mal utilizada porque no te retiene nada, no te devuelven nada, además es un derecho de exportación y se perdió, no existe devolución alguna”.

“Además es una medida que no funciona y hay pruebas concretas: cuando hubo retenciones se cosechaban menos toneladas de grano, menos toneladas de oleaginosas que significa menos viajes de camión, menos ventas de insumo, menos asesoramiento agronómico, menos trabajo en general”, señaló, y añadió: “No solamente el perjuicio es al bolsillo del chacarero o al productor sino un impacto directo a las ciudades del interior. No es solamente un tema propio del productor sino que sufre toda la comunidad agropecuaria”.

“Se pierden toneladas y lo que es más grave aún se pierde la sostenibilidad ambiental porque cuando se pueden rotar los cultivos con maíz, trigo, sorgo o lo que sea, que no sea un monocultivo soja se pueden mejorar los suelos, hay posibilidades de mejorar la estructura, la materia orgánica”, expuso, y sostuvo: “Si el último cultivo rentable es la soja será un desastre a nivel productivo - económico pero de sostenibilidad ambiental”.

Además, expresó: “Durante el gobierno de Macri se impusieron retenciones, pésimo impuesto, pero a todos ahora son únicamente para este sector tampoco es justo”.

-¿Cómo están actualmente los números en el sector?

-Sí, es una medida de defensa y de autodefensa, el ahorro del productor son sus granos, con eso debe financiar la campaña nueva, pagar los gastos de la vieja, vivir, pagar impuestos y la realidad es que los números del campo son absolutamente finos.

Si a esos números en lugar de impactarlos con impuesto a la ganancia se va directo con un impuesto al precio, que es un costo, en muchos casos de produce a pérdida y cuanto más alejado de los puertos peor es porque la incidencia, asimismo el costo de los fletes es mayor. Se perjudica más al interior productivo de aquello que se piensa.

-¿Una solución que conforme a todos?

-Para empezar a solucionar los inconvenientes se precisan tres cosas: diálogo, diálogo y diálogo. Hay que sentarse en una mesa con la máxima autoridad del país comprendiendo las necesidades porque estamos todos en la misma pero también pretendemos que el esfuerzo sea compartido y que en realidad coincidamos que es un mal impuesto, comprometiéndonos en un plazo razonable a eliminar las retenciones y bajar el gasto político, sería un buen gesto de ambos lados para ahí sí el resignar rentabilidad y no ir a pérdida estaría compartida por un esfuerzo conjunto.

-¿Los nuevos funcionarios de la cartera?

-El Ministro Javier Rodríguez está nombrando a todo su gabinete y es muy temprano para dar precisiones y definiciones, entendemos que la gente que lo integrará debería conocer del sector. En principio diría que habrá diálogo.

Con respecto de Basterra se puede coincidir o no con su punto de vista, con su mirada política o no, pero la realidad es que conoce al sector, no es un improvisado y por ese lado vamos bien, después las medidas que adopte y políticas a desarrollar veremos si las compartimos o no.

El inicio del nuevo gobierno, igualmente, no es bueno con esta medida inconsulta de la actualización de los valores de las retenciones; no es auspicioso, los productores, dirigentes y entidades se enteraron por los medios.

-¿Qué implican los porcentajes?

-Son distintos porcentajes y pasan de un valor fijo a un variable, están en el 12 por ciento o 9 por ciento dependiendo del producto que se trate pero además ahora el problema es que el gobierno en este proyecto quiere sumarle tres puntos más. Será complejo y varían dependiendo de la posición arancelaria que tenga cada producto el nivel de las retenciones.

-Presión impositiva…

-Esperemos que la presión impositiva sea razonable porque el productor en general está complicado y a esta presión tributaria nacional hay que sumar el posible aumento en el orden provincial y después seguramente de las tasas municipales, es una situación complicada muy parecida a la que sufre cualquier ciudadano que vive en este país.

-¿Cómo influye el valor del dólar?

-Muchos de los insumos que necesita el sector están en dólares que cotizan mucho más alto con respecto a aquel con el que le pagan al productor. Además hay un diferencial entre lo que se vende a un dólar y se compra a otro dólar que se transforma también en una carga e impuesto que aumentará los costos de trabajo de los productores.

-¿Qué debería de hacer el gobierno para con el sector?

-Si tenés un sector más dinámico de la economía Argentina, el que aporta la mayor cantidad de dólares, el que da mano de obra y multiplica a través de la agroindustria empleo, servicios, valor agregado, tendría sentido común que se fomente, se ayude, permitir que pueda expresar su potencial a pleno para que justamente esas diferenciales que tienen, y lo hace uno de los más eficientes del mundo, pueda retribuir en términos de mayor exportación, mayores dólares, pero ahora no está sucediendo.

-¿Se perdieron productores?

-Según el último censo se perdieron 100 mil productores agropecuarios, destacado por lo lamentable y nos muestra que algo está sucediendo.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: