Darío Corrao “Cuando las personas se juntan con un objetivo en común aparecen los logros”

El pasado viernes se llevó a cabo la inauguración de la nueve sede del Taller Protegido Dignidad, la cual está ubicada en Saavedra 232, tras varios años de espera.

Este proyecto data desde el año 2008, cuando debieron cerrar su antigua sede por cuestiones de seguridad. Tras esta importante, finalmente la institución puede contar con su propio espacio que le permitirá aumentar su capacidad productiva y a la vez incrementar el número de operarios.

Darío Corrao, presidente de “Dignidad”, manifestó su gran emoción por haber concretado este sueño y les agradeció a todos los que desde su lugar, tanto la parte gubernamental como los particulares, colaboraron para que esto sea realidad.

Asimismo, se mostró optimista con la posibilidad de desarrollar nuevos proyectos en los que ya vienen trabajando, fundamentalmente para ampliar la capacidad productiva, sumar nuevas propuestas laborales, y aumentar el número de empleados.

Corrao resaltó la labor de la Comisión Directiva y todo el equipo de trabajo de la institución porque “no es casualidad ni puede hacerlo una sola persona. Me toca a mí recibir los elogios y felicitaciones pero es mucha gente la que trabaja para que día a día se logren cumplir proyectos importantes”, valoró.

“Agradezco a todos los espacios políticos porque fuimos a golpear las puertas a todos y desde un primer momento se pusieron la camiseta de ‘Dignidad’”, destacó, y sostuvo: “Cuando las personas se juntan con un objetivo en común aparecen los logros porque la discapacidad está mucho más allá de la ideología política. La discapacidad es transversal a las políticas”.

Asimismo agradeció a Lourdes Zaccardi quien lo ayudó a gestionar y estuvo dos meses colaborando con su dieta para el taller, mostrándose satisfecho por el hecho que los haya elegido.

“Agradecer a la comunidad porque cada vez que sacamos un producto a la venta los chicos vienen con la canasta vacía, asimismo nos responden cuando largamos un bono y demás actividades que proponemos”, exclamó.

“A Facundo Benegas agradecerle porque cada vez que precisé una asesoría legal fui a buscarlo y siempre estuvo dispuesto a ayudarnos”, consignó.

E indicó: “Muchas personas son parte de este proyecto y colaboraron para que pueda tener la casa propia como el arquitecto Pablo Langelotti, asimismo Florencia Echaide que nos acompañó en el principio, quienes fueron mucho más allá de lo profesional”.

Asimismo Corrao agradeció al constructor Fabio Caruso, al electricista Gastón Bogliolo, a los gasistas Juan Cavallero y Cáffaro, al pintor Pablo Aguel, a la Herrería Vicenzo, Bianchi Carpintería y a Gastón Russo que los asesora para mejorar nuestros productos.

A todas las entidades que trabajaron en red con ‘Dignidad’, “hicimos muchos eventos y fueron parte de este proyecto”, enfatizó.

Además, Corrao expresó que, “Con Atiadim estamos trabajando en forma conjunta y siempre en contacto permanente para lograr cosas en conjunto, poniéndose a disposición nuestra”.

Al personal de ‘Dignidad’ y operarios “cuando notamos su felicidad nos dan ganas de hacer cada vez más cosas como la segunda parte, es lo que se viene y en este caso, la planta alta”, sostuvo.

“Hace dos años y medio armamos un grupo de trabajo importante, algunos que ya venían desarrollando labores y sumamos gente nueva, con ganas”, remarcó, y añadió: “Armamos un equipo con ganas de trabajar y cumplir este gran objetivo, insistimos, tuvimos un guía y ahora podemos disfrutar de este hermoso lugar”.

Derechos laborales

Seguidamente, Corrao señaló que “Junto a Raúl Lucero que preside la Federación de Talleres Protegidos desde ese lugar estamos luchando por los derechos laborales de las personas con discapacidad y aplicar la ley de empleo protegido”.

“Necesitamos que los operarios de los talleres protegidos tengan derecho a una jubilación, tenga derecho a una obra social”, subrayó, y agregó: “Hay una ley que está promulgada, reglamentada y simplemente falta aplicarla, tenemos que trabajar en conjunto para que se aplique porque hay seis mil personas que serían beneficiadas con esta ley”.

Franco Maisón

“Agradeció a la comisión directiva, a quienes brindaron su apoyo a través de subsidios y de diferentes maneras. Al personal con quien compartimos cuatro horas diarias, a los compañeros”, comentó el operario.

A continuación, solicitó que continúen adquiriendo sus productos “que son de muy buena calidad y merced al granito de arena que cada uno de los vecinos colocó hoy tenemos nuestra casa propia”, esgrimió.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: