David Melión “En general estamos transitando una campaña que es muy buena”

El ingeniero agrónomo, David Melión responsable de la agencia del INTA de Bragado, brindó un panorama con respecto al estado de los cultivos de maíz y de soja, haciendo un recorrido desde el inicio hasta la actualidad.

En principio, Melión expresó: “En general estamos transitando una campaña que es muy buena, los cultivos de gruesa arrancaron con una situación de los lotes con poca reserva, después aparecieron lluvias irregulares y permitió que se fueran cumpliendo las tareas de siembra”.

“Algunos lotes de soja arrancaron despacio, con implantaciones desparejas y luego apareció un enero bastante benigno en relación a la cantidad de lluvias que junto a la temperatura y labores culturales que realiza el productor redundan en cultivos que están en muy buenas condiciones tanto de soja como de maíz”, agregó.

“Llovió en el momento justo y también fueron generosos los milimetrajes caídos, recibiendo agua el maíz en el período crítico alrededor de floración y en el caso de la soja también porque se lleno el perfil de agua”, mencionó, y añadió: “hubo buenas condiciones de temperaturas a partir de enero permitiendo que la soja de primera, que estaban en su momento de floración e inicio de llenado de grano, tuviera todas las condiciones para poder capitalizar todo ese rendimiento permitió que transcurra en muy buenas condiciones de crecimiento y de desarrollo”.

“En soja de primera estamos hablando de un cultivo en el final de la etapa de llenado de granos, tratando de completar las vainas y los maíces de primera, de siembra más temprana, prácticamente empezando a entregarse llegando a madurez fisiológica con buena expectativa de rinde”, consignó.

E indicó: “Mientras que, los maíces tardíos, que son un componente importante merced a la superficie que se realiza, con las lluvias de enero y febrero tuvieron la suficiente recarga de agua para tener durante su momento de floración muy buenas condiciones”.

“El clima se suma a la buena labor de protección de los cultivos, hace que actualmente tengamos buena expectativa de rinde tanto en soja como en maíz. Esperemos transitar el último mes de cultivo para llegar a la cosecha sin sobresaltos”, remarcó Melión

“A medida que va pasando el tiempo en la producción y hacer los cultivos como corresponde se suma un nivel de dificultad adicional que muchas veces se traduce en un costo mayor para los productores con la exposición al riesgo de malograr un cultivo que es también cada vez mayor”, subrayó, y esgrimió: “por lo tanto se necesita estar cada vez más atentos para tratar de estar en el momento indicado, en el momento justo con la labor e insumos adecuados para poder proteger los lotes así no perder la posibilidad de obtener buenos rendimientos para resguardar la inversión”.

“A mediados de este mes empezarán a salir los primeros lotes de maíz y a principios o mediados de abril estará el grueso de la cosecha”, expresó a este respecto.

Preguntado por un balance de la fina, manifestó: “el trigo y la cebada, en menor medida, dependen mucho del agua en el momento de inicio del cultivo y esa situación para un gran grupo de lotes estuvo asegurada desde el inicio permitiendo que haya un piso de rendimiento posible de explorar”.

“Luego en función de la lluvia caída durante el invierno, donde algunos recibieron más y otros menos de agua, dependiendo de la zona, principalmente a partir de septiembre las lluvias empezaron a generalizarse redundaron en cultivos de trigo y de cebada con rendimientos buenos, muy buenos o en su defecto, aceptables”, mencionó, y afirmó: “La campaña de fina cerró de la mejor manera pese a la condición de un invierno muy riguroso en relación a que no llovió demasiado”.

“Los cultivos presentaron diferentes planteos en el momento del agregado del fertilizante, nitrogenado en función de cómo recibieron el agua e hicieron que muchos lotes de trigo pudieran expresar su rendimientos que estuvieron por encima de lo esperado”, acotó.

Asimismo, sostuvo: “Por supuesto hubo, debido a una lluvia aleatoria en cuanto a los milímetros que cayeron y por la humedad en los lotes, en relación si eran más altos o más bajos, se registró una disparidad mayor que en otros años en cuanto a los rendimientos obtenidos”.

“El hecho de haber sembrado en tiempo y forma o el lote con buenas condiciones de humedad fueron reaseguros de obtener buenos resultados y a medida que esas condiciones se diluían los rendimientos empezaron a deprimirse un poco”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: