Dr. Jorge Laffargue “Entre el 40 y 50 por ciento de toda la energía solar que asume nuestra piel en

El Dr. Jorge Laffargue, Médico Dermatólogo, es uno de los destacados profesionales que atiende en el Centro Médico Asimra, ubicado en la calle Paso Nº 86.

El profesional dedicado al cuidado de la piel, en principio comentó que, “Habitualmente las personas me preguntan qué protector solar tengo que utilizar, cuando en realidad debe realizar un cambio de hábito porque de nada vale ponernos cremas sí después nos desnudaremos ante el sol”.

“Debemos tener fundamentalmente el concepto de cuidado, en principio en el horario porque desde las 10 hasta las 16 es muy pernicioso para la piel”, advirtió, y agregó: “No significa estar escondidos pero sí mucho más protegidos. La protección obedece a estar en la sombra y con indumentaria”.

“El sombrero nos cuida mucho de gran parte de la influencia del sol sobre la cara y el cuello, de la misma manera que las distintas clases de indumentaria”, dijo.

Seguidamente, Laffargue aclaró: “Ante la necesidad de la fotoconversión, cómo se convierte en vitamina D una sustancia que está en la piel, no es sumamente importante la exposición solar; sí hay que tenerla pero con un protector solar porque no se reduce esa fotoconversión por utilizarlo”.

Posteriormente se dirigió a las madres y personas jóvenes explicando que la buena protección comienza desde temprana edad.

“Entre el 40 y 50 por ciento de toda la energía solar que asume nuestra piel en toda la vida fue tomada antes de los veinte años”, puntualizó, y añadió: “Si comenzamos a hacer una campaña de prevención desde temprana edad estimularemos a que los chicos y la familia para que cuando vayan a la playa no estén desnudos porque no le sirve a los niños ni al futuro de su piel, estimulando la posibilidad de muchas patologías en la piel de esos chicos”.

“Hay que ser cuidadosos, el sol no es nuestro enemigo sino aprender a convivir con el”, afirmó.

A continuación, el médico expuso: “El proceso de fotosíntesis en las plantas se produce a la noche porque es en el momento que está tranquila de tanta agresión solar, necesita de ese espacio de descanso. La vida tiene día y noche porque se necesitan sino no tendríamos vida”.

“En los lugares donde tenemos abundante sol casi no hay vida. Tenemos que dar todo ese espacio de cuidado a nuestra piel para que fundamentalmente podamos protegernos y no solamente con la cremita”, remarcó.

Además, sostuvo: “Es fundamental ante todo conocerse la piel; si es muy blanca, pelirroja es mucho más sensible y tendiente a generar una agresión, entendiendo que no podrá broncearse. Además el bronceado es el significado: de una agresión a la piel y cómo responde la piel frente a esa agresión”.

“Sería un callo pigmentado y de tanto agredirnos el sol la piel responde con pigmento pero aquellas que no pueden se queman manifestándose a través de pecas, manchas”, expresó, e indicó: “Algunas personas consideran que se broncearon cuando en realidad se quemaron generando toda una alteración que a futuro transmitirá o alterará el ADN de la piel transformarse en cáncer de piel”.

“El utilizar un protector solar dependerá del conocimiento que tengamos de nuestra piel. Si es muy blanca y la persona sabe que no se bronceará deberá ser cauta colocándose protectores de una manera más seguida y medianamente altos”, alertó.

Además, esgrimió: “Ahora un protector 30 es alto y lo importante es aplicarlo cada dos horas porque pierden su actividad luego de este lapso de tiempo”.

“En la primera media hora la protección será más alta pero después llega un efecto MZ que se pierde asimismo el del sudor, el agua hacen que la posibilidad de reducción quede más reducida”, espetó.

Laffergue apuntó: “Habrá que ser más agresivo en la protección cuando se tienen inconvenientes en la piel, personas que salen a la calle y se ponen rojas ante la mínima exposición, por lo tanto se necesitará mucho más cuidadoso”.

“Al médico hay que consultarlo cuando se tiene alguna duda, surge una manchita y deben preguntar porque quien está para decirles no es nada o deben hacer algo al respecto es el dermatólogo o en su defecto algún médico clínico que tendrá alguna visión mucho más académica de lo observado”, recomendó.

“Cualquier mancha negra que sea irregular con más de dos o tres colores como marrón claro, marrón oscuro, atigrados o azulados tienen que hacerse ver inmediatamente por un dermatólogo así sea pequeña, no es necesaria que la mancha sea grosera o que crezca”, enfatizó, y acotó: “Son muchos los tumores que surgen pese a ser planos sin dar la suficiente importancia en el momento oportuno”.

“Si no tienen muchas dudas igualmente una vez al año deben hacerse un control por esta clase de patologías, personas de todas las edades por una cuestión de seguridad personal principalmente. La piel es fundamental y el control debe comenzar desde temprana edad”, finalizó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: