Dr. Jorge Laffargue “Cuando comencé en la profesión no se observaba la dermatitis atópica con la fre

En su paso por el Centro Médico Asimra, el Dr. Jorge Laffargue se refirió a la dermatitis atópica: el porqué de su aparición, los síntomas y también el tratamiento de la misma.

En tal sentido, el reconocido dermatólogo señaló: “La dermitis cobró gran impulso, las enfermedades denominadas inflamatorias de la piel en sí cobraron gran impulso”.

“Algunos mencionan que son dermatitis alérgicas o alergia de piel, cada uno le pone un nombre, pero en realidad se llama dermatitis atópica: una enfermedad genéticamente determinada que ‘vino en fábrica’ porque los genes se lo transmitieron padres a sus hijos, se caracteriza por tener una piel extremadamente seca y que pica”, explicó el profesional.

“Actualmente se habla que el 15 o 20 por ciento de la población de nuestro país tiene dermatitis atópica en diferentes abanicos de manifestaciones”, consignó, y en tal sentido, agregó: “desde niños que tienen apenas la piel seca a chicos que deben internarse dos o tres veces al mes por sus características ya que forman ampollas o eczemas en la piel con una picazón que no los deja dormir, necesitando de un seguimiento y control”.

“Son las primas hermanas de la sinusitis, la rinitis, el asma, la bronquitis espasmódicas y muchos chicos pueden en forma sucesiva, muy rara vez de forma simultánea, tener manifestaciones de esta naturaleza”, subrayó.

Seguidamente, remarcó: “Los chicos que difieren sus bronco espasmos pequeños quizás a los dos años empiecen a rascarse violentamente la piel o chicos que hicieron su dermatitis atópica a partir de los 3 o 4 meses de vida después hacen los procesos de bronco espasmos, sinusitis, rinitis más adelante”.

“Hay todo un seguimiento y control, asimismo un tratamiento bastante especifico porque la industria nos brindó muchas otras terapéuticas que denominamos biológicas que nos permiten ampliar los horizontes en los chicos con una patología mucho más severa”, esgrimió el Dr..

E indicó: “Estamos muy cerca, no digo de la curación total de esta clase de enfermedades, de dar un contexto de control y de seguimiento mucho mayor”.

“Es fundamental aquello que la madre, el padre hagan de ese niño; cuando uno les explica bien se genera un nivel de tranquilidad que automáticamente sirve para mejorar un 50 por ciento la patología”, sostuvo.

Asimismo, expresó: “Cuando concurren con una mala explicación sobre el problema y les pica ‘a causa de la picadura de un mosquito u otra cuestión’, en realidad obedece a la existencia de un fenómeno interno que lleva a que tenga la piel seca y genere mayor cantidad de efectores que provoquen la irritación de la piel y la picazón”.

“Al tranquilizarse el ambiente familiar ya notamos como el paciente empieza a mejorar cuando les informamos de que se trata y brindando el tratamiento adecuado”, afirmó Laffargue.

Además, recomendó: “Hay que descansar en la opinión del médico y transmitirle prioritariamente al pediatra que en caso de no poder resolverlo lo derivará al dermatólogo o dermatólogo pediatra”.

“En adultos se ve aunque no hay estadísticas claras en tal sentido, sin un nivel diagnostico certero, como si existe en el ambiente pediátrico, pero se sabe en relación al chico que hizo toda la trayectoria”, mencionó, y advirtió: “La dermatitis atópica cuando se ve en adultos ya son las formas severas o moderadas porque se dejan estar”.

“Cuando comencé en la profesión hace algunos años atrás no se observaba la dermatitis atópica, no se veía con la frecuencia ni con la severidad que ahora se ve”, puntualizó, y añadió: “Hay factores genéticos y ambientales que están cambiando la característica y generando una mayor severidad en esta clase de patologías”.

Buscar por tags
No hay tags aún.