Alejo Nicieza “Llegamos a donar material a más de veinte entidades y municipios diferentes”

El proyecto "Imprimiendo Ayuda 3D", generó una red de impresores que, a partir de la experiencia europea en la lucha contra el coronavirus, fabrica y dona máscaras que se distribuyen entre profesionales de la salud y efectivos de seguridad, quienes las usan como protección en sus tareas contra la pandemia de Covid-19 en Argentina.

En tal sentido, la empresa chivilcoyana Nicieza y Taverna ya lleva donados más de 800 kilogramos de filamentos a más de 20 entidades distintas, entre hospitales, escuelas técnicas y municipios.

A este respecto, Alejo Nicieza, encargado de Marketing y Desarrollo en la empresa, explicó a Radio del Centro: “Por un lado tenemos a las personas que están imprimiendo y pueden producir en sus casas o cualquier otro sitio estas mascarillas, pero para poder imprimirlas precisan de un filamento plástico que en Nicieza y Taverna producimos que es justamente el que estamos donando y posibilitan la producción de las mascarillas”.

“A raíz de la cuarentena tuvimos que dejar de producir y además teníamos el transporte limitado ya que no podíamos movilizar material por nuestros propios medios”, agregó.

Seguidamente, consignó: “Empezamos a recibir consultas de municipios, entidades y con los respectivos avales pudimos lograr abrir la parte de despachos de la fábrica para que las diferentes instituciones, con sus respectivos transportes, puedan acercarse a retirar el material”.

“Llegamos a donar material a más de veinte entidades y municipios diferentes, donamos alrededor de 800 kilos y por cada kilo salen aproximadamente 45 mascarillas que son unas cuantas”, esgrimió Nicieza.

Asimismo, comunicó que donaron a ciudades como 9 de Julio, Azul, Coronel Pringles, Bolívar, Roque Pérez, Saliquelló, Bragado y municipios más grandes como Malvinas Argentinas, Vicente López, Tandil, Neuquén amén de Chivilcoy. “Pudimos llegar a muchísimas personas”, exclamó.

“En la impresión 3D existen muchísimos materiales, están desde los más simples y más fáciles de imprimir hasta los más técnicos porque tienen capacidades mecánicas mejores que el resto”, mencionó Nicieza, y agregó: “El material que se está utilizando actualmente se llama P.L.A.; el ideal es el Petg porque es más resistente, un poco más flexibles y tienen mejores actitudes mecánicas. No obstante, se utiliza el P.L.A. por una cuestión de disponibilidad y es más fácil de imprimir”.

“Son tres productos distintos los que pueden hacerse: mascarillas, barbijos e imprimir válvulas para respirador, aunque las únicas que están aceptadas y solicitan los hospitales son las mascarillas”, remarcó.

E indicó: “Con los barbijos tenemos dos posturas: algunas personas dicen que sirve y otras que no, mientras que, con las válvulas ingresamos a un producto muy crítico y queda absolutamente descartado”.

“Habitualmente hacemos este rollo de filamento que vendemos a los impresores; dentro de los impresores tenemos dos clases: el llamado maker que tiene una impresora en su casa y puede diseñar desde un juguete para su hijo o aquello que desee”, manifestó Nicieza.

Y acotó: “Después tenemos a la parte industrial de impresoras que se utilizan para el diseño de prototipos y es un paso anterior a la inyección. Se usa para diseñar piezas sin que sean muchas diez mil e iguales sino lotes de mil y se descarta sin necesitar adquirir una matriz de inyección, tiene esas dos utilizaciones”.

“Lo más común es el mercado maker pero de a poco las industrias se van sumando y descubriendo verdaderamente aquello que puede llegar a ser la impresión 3D, empezando a adoptarlas de a poco”, subrayó.

En tal sentido, consideró: “A partir de lo que está ocurriendo en torno a la pandemia del Covid-19 significó un cambio rotundo porque muchas personas se enteraron de la impresión 3D, están investigando y el mercado, estimamos, aumentará bastante”.

“La impresión 3D no tiene límites, se puede crear lo que sea porque la tecnología de impresión 3D puede hasta crear casas, no con los materiales que en nuestro caso tenemos, utilizando la misma tecnología y el mismo concepto”, enfatizó.

A este respecto, esbozó: “Todavía está muy lejana la Impresión 3D en el común de la gente, muchas personas la conocen pero son más las que no”.

“Fue magnífico el hombro que puso la comunidad, todas aquellas personas que tenían impresoras o filamentos dedicando su tiempo para donar las mascarillas o quienes tenían material donando a estas instituciones y grupos que se formaron para imprimir, nos sorprendió gratamente a todos”, resaltó Nicieza.

Por último, aseguró: “Siempre que tengamos la oportunidad de poder dar ayudar de alguna manera estamos dispuestos, principalmente a la comunidad de Chivilcoy pero sí podemos llegar a la mayor cantidad de lugares posibles no tenemos inconveniente en hacerlo”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: