Serafina Campagnon “Es una manera de colaborar con el personal médico y de seguridad que tan bien es

Serafina Campagnon es conocida en nuestra ciudad por su óptica, asimismo en el ambiente del deporte por practicar atletismo, pero en tiempos de cuarentena y Coronavirus se encuentra realizando, junto a su marido, una tarea solidaria.

En este momento se encuentra en la ciudad de Lobos cumpliendo con el aislamiento porque su marido es oriundo de la mencionada ciudad y “el jueves anterior a que el Presidente decrete el aislamiento obligatorio estaba en Lobos y aquí quedé”, dijo a Radio del Centro.

“Tengo la óptica en Chivilcoy pero no ingresa dentro del decreto en relación a los negocios que se encuentran permitidos para abrir al público en estos días, por lo tanto debo tenerla cerrada”, explicó Campagnon, aunque aclaró: “Para urgencias dejé el número de teléfono de mi hermana que se encarga de realizar la parte de taller y si algún cliente o algún vecino necesita de los servicios de la óptica, por rotura de los anteojos o cambio de patilla, está autorizada para poder hacer el trabajo”.

Seguidamente, Campagnon manifestó: “Mi marido integra una Asociación Sanmartiniana en Lobos, denominada ‘Dionisio de Urquiola’, donde para esta situación que estamos atravesando en el país confecciona camisolines de friselina, barbijos y mascarillas de protección facial”.

“Cuando mi marido me preguntó si quería ayudarlo, sin dudarlo dije que sí”, exclamó, y agregó: “Soy la encargada de cortar los camisolines luego que me acerquen la friselina que se adquiere con aportes de personas de la comunidad y de la Asociación Sanmartiniana”.

“Hicimos los barbijos y asimismo camisolines que se entregaron en el Hospital Provincial de Lobos y en el Sanatorio de la ciudad, la única institución privada que existe en la ciudad”, comentó, y esgrimió: “Lo estoy haciendo en Lobos porque me encuentro en esta ciudad pero también haría lo mismo para Chivilcoy”.

“Hace dos días también nos pusimos a hacer mascarillas de protección facial, realmente muy sencillas de realizar porque se requiere un antiparra económica, se le pegan tres cintas de burletes y además una placa radiográfica pasadas previamente por cloro para que queden transparente”, esgrimió, y remarcó: “Es de mucha utilidad para el personal de salud, se utilizarán principalmente en el área de terapia intensiva”.

“Mi marido es médico, trabajó muchísimos años en terapia intensiva en el Hospital de Gonnet de La Plata, encargándose de la prueba – error en la confección de las mascarillas porque debemos evitar que peguen en la nariz para que los profesionales trabajen cómodamente. Se utilizarán al momento de intubar pacientes”, señaló Campagnon.

E indicó: “Todas las personas nos pusimos en una movida solidaria de aportar aquello que sabemos hacer para el mundo y es nuestra forma de colaborar con el prójimo en esta cuarentena”.

“Tenemos que adaptarnos a esta situación nueva que nos toca vivir porque quedarnos enojados no nos hace bien ni a la salud ni a nuestro entorno de estos días”, subrayó.

Además, esbozó: “Estamos esperando que traigan dos rollos de friselina para cortar y con los recortes se me ocurrió hacer los barbijos que salen un montón, pueden ser utilizados por personal de seguridad, personal de salud e incluso cualquier vecino”.

“La friselina que nos traen es de muy buena calidad, tiene un engomado que aporta mucha protección” resaltó, y añadió: “Es una manera de colaborar con el personal médico y de seguridad que tan bien están protegiendo a toda la sociedad”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: