Pedro Cascales “Es muy complicado el poder mantenerse tantos días sin ingresos y solamente con egres

En virtud de la situación de emergencia que se vive por la pandemia del COVID-19, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) analizó una serie de medidas a implementar que atenúen el impacto económico negativo del aislamiento en el sector pyme.

Por un lado, se plantearon propuestas orientadas a mitigar el costo laboral, relacionadas a la reglamentación urgente del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción"; la reducción de contribuciones patronales automática para pymes con certificado; y la prórroga de vencimientos de las declaraciones juradas de los recursos de la Seguridad Social de marzo y abril.

Asimismo, se trazaron puntos a tener en cuenta para realizar una salida gradual del aislamiento según actividad y región, como por ejemplo, de qué manera sería conveniente habilitar la normalización de la actividad productiva y propuestas puntuales para el Comercio, los Servicios, la Industria, la Construcción y las compras públicas.

En cuanto a medidas financieras, se afirmó la necesidad de otorgar préstamos con tasas progresivas del 0% al 10% según tamaño y rubro de empresa, así como también que los bancos autoricen descubiertos automáticos en cuentas corrientes para cubrir cheques, y ampliar plazos de pagos para pymes.

Por último, se plantearon medidas tendientes a reducir la carga impositiva para las pequeñas y medianas empresas a través de prórrogas de vencimientos que son urgentes para el sector, y exención de pagos de distintas obligaciones fiscales.

Acerca de la situación actual de la Mediana Empresa, el secretario de prensa de CAME, Pedro Cascales expresó: “Estamos pasando un momento muy difícil, pero…por supuesto que respetamos y apoyamos la decisión del gobierno de preservar la salud humana asimismo la vida de los argentinos por encima de todo”.

“No obstante, la otra cara de la moneda es la crítica situación que estamos atravesando las pequeñas y medianas empresas de prácticamente todos los rubros, con algunas puntuales excepciones de los que pueden trabajar aunque con limitaciones como sucede con el tema de alimentos”, señaló.

“Se nos desencadenó una tormenta casi perfecta con un corte muy abrupto de las ventas, de la misma manera que en la cadena de pagos y por otro lado, salidas diarias porque debemos seguir atendiendo los sueldos que es lo más importante”, remarcó Cascales, y agregó: “pero también los impuestos que no se suspendieron, únicamente las contribuciones patronales que se suspendieron durante sesenta días porque el resto siguen vigentes, igualmente que los alquileres y el clearing bancario con todos los cheques que ingresan donde muchas veces es muy difícil poder cubrir”.

“Es muy complicado el poder mantenerse tantos días sin ingresos y solamente con egresos, estamos llegando al límite de nuestras escasas reservas que ya venían deterioradas desde los últimos años”, sostuvo.

-¿Qué le están pidiendo al estado?

-Estamos solicitando al estado -a través de varias notas a los distintos ministros e incluso el presidente de CAME solicitó una audiencia con Alberto Fernández- una suspensión de los impuestos mientras dure la cuarentena y que la moratoria que permitía incluir impuestos hasta el 30 de marzo se prolongue, pedimos que los bancos den automáticamente líneas de crédito para poder cubrir los descubiertos ge

nerados por los cheques a tasa máxima del 10 por ciento.

También necesitamos para cubrir los sueldos porque actualmente la línea del 24 por ciento no está llegando o llega en muy pocos casos a quienes tenían carpetas aprobadas; precisamos que la línea sea automática para cubrir los sueldos de las Pymes que es básicamente lo más importante que estamos solicitando y en el caso de los proveedores del estado que les hagan un pronto pago sin que se los demoren porque es otra problemática que recibimos de muchas Pymes.

-¿Recibieron devoluciones?

-Las devoluciones que recibimos, tras desencadenarse esta situación a partir del 19 de marzo, fueron a través de las medidas que todavía no están siendo efectivas como las líneas de crédito del 24 por ciento anunciadas por el gobierno pero son muy pocas las Pymes que accedieron; dieron el salario mínimo, vital y móvil en forma de subsidio para las empresas de hasta 25 trabajadores y luego en escala hasta 100 pero aún no está implementado.

Prorrogaron los aportes patronales que ayuda pero no alcanza porque el resto de los impuestos sigue corriendo. Asimismo se postergó el ingreso a la moratoria pero continúan con impuestos hasta el 30 de noviembre.

Hubo una serie de medidas en respuestas pero entendemos que todavía no son suficientes para la magnitud de la crisis que estamos enfrentando.

-¿Qué hacer con la economía en continuidad de aislamiento?

-Es una decisión muy delicada qué medida tomar y cómo tomarla porque lo perfecto es enemigo de lo posible, mientras que, lo posible es realmente complejo porque todos los especialistas recomiendan aislamiento pero la economía cuanto más aislamiento haya se debilita resultando más difícil la recuperación.

De continuar el aislamiento habría que invernar la economía y para hacerlo debería hacerse una suspensión de todos los pagos e impuestos de tal manera que la Pyme no siga desangrándose porque un estudio del observatorio señala que el 6 por ciento de las Pymes podrían llegar a cerrar en los próximos días que generaría 200 mil puestos de trabajo menos.

Es delicada la situación y por eso necesitamos del apoyo urgente para que no cierren porque lo más importante es conservar el empleo que generará consumo y el consumo la reactivación de la economía.

Ley de Góndola

“La ley permite que existan más proveedores en las góndolas y básicamente un 30 por ciento tiene que estar destinada como espacio físico a pequeños y medianos, a cooperativas o productos de la economía social de una manera equitativa, no en el piso de la góndola sino en el mismo espacio que las primeras marcas”, explicó Cascales.

E indicó: “A la vez, tienen que pagarle a los proveedores Pymes dentro de un plazo perentorio de treinta días para que la Pyme pueda ingresar a los grandes supermercados que beneficia a todos debido a que el consumidor tendrá más marcas para elegir, significa más oferta y más competencia de precios”.

“Mientras que, el proveedor Pyme puede ingresar a los grandes canales de distribución masiva, porque las seis cadenas de hipermercados del país abarcan el 65 por ciento de la venta total de alimentos del país, para poder llegar a toda Argentina”, consignó.

Ahora 12

“Se prolongó y la gente puede seguir comprando todos los bienes con esta modalidad, ahora limitado porque muchas actividades se encuentran cerradas sin poder acceder, pero es una buena herramienta porque el gran motor de la economía del país es el consumo interno y permite financiarlo”, subrayó Cascales.

En tal sentido, afirmó: “De ese punto de vista desde CAME lo apoyamos porque es una buena medida que ayuda al comercio, al productor y al consumidor”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: