Federico Zoppi “El agradecimiento de los profesionales médicos nos impulsa a seguir trabajando”

Federico Zoppi es otro de los tantos chivilcoyanos solidarios dentro de esta emergencia sanitaria.

En este caso, el joven radicado en Capital Federal colabora a partir de la donación de soportes de máscaras para distintos centros de salud.

“Feliz de formar parte de la comunidad solidaria de Coronathon Argentina, seguimos imprimiendo para ayudar, juntos”, exclamó Zoppi.

Desde Radio del Centro nos interesó conocer más acerca de su colaboración para con los profesionales de la salud, por lo tanto lo entrevistamos y en principio, Federico comentó: “Junto a mi papá pudimos conseguir una impresora y a principios de este año estando en Capital Federal, en el inicio de la cuarentena y luego de declararse el aislamiento, empiezo a leer distintas noticias y sabiendo que la impresión 3D es aplicable a muchas cosas, es bastante universal decidí hacer algo al respecto”.

“Observé que en Europa se estaban realizando estudios para empezar a hacer respiradores con impresoras 3D, averigüé pero el hacerlo implica mucho conocimiento sobre electrónica que no tengo”, mencionó, y agregó: “No obstante, observé que estaban comenzando a hacerse estas máscaras faciales para abastecer al sistema de salud y la primera línea de guardia en los centros asistenciales”.

“Personas con mucha predisposición subieron los archivos de manera gratuita, así que descargué el de los soportes, evaluando cómo podían hacerse, qué materiales se precisaban y arranqué a realizar las pruebas pertinentes”, narró Zoopi.

Seguidamente, manifestó: “Me contacté en Chivilcoy con algunos médicos y asimismo con el intendente, Guillermo Britos encargado de informarme que en la ciudad ya había un proyecto iniciado al respecto, en relación a máscaras y soportes, estando encaminado”.

“Luego de informarme que Chivilcoy estaba abastecido, empecé a buscar en internet y encontré una comunidad denominada Coronathon.arg que se encargan de integrar a las personas que tienen impresoras, que tienen elásticos y que tienen placas de acetato o transparentes que son los tres componentes principales para hacer las máscaras”, señaló el chivilcoyano.

Además, añadió: “Una vez que la máquina se encuentra en funcionamiento, los primeros quince minutos son de prueba con respecto a que todo esté funcionando correctamente dentro de lo que es la impresión, se la deja en marcha y dependiendo de los volúmenes de impresión tarda entre una hora y diez minutos o una hora y media en hacer los soportes”.

“El sistema de impresión 3D funciona similarmente a una pistola coladora pero con muchísima precisión y mediante un software se define qué cantidad de plásticos fundidos tiene que dejar en cada punto de la superficie de la impresión así se va creando”, esgrimió.

Con respecto a Coronathon, explicó: “La comunidad tiene extensión a todo el país pero abarca las ciudades donde se encuentren donantes y voluntarios porque mover toda la logística en época de cuarentena no es sencillo”.

“Es una comunidad bastante grande y de acuerdo a lo que tengo entendido, impresores 3D (makers) somos alrededor de 600 trabajando, después están las personas que aportan el acetato y el elástico que se ubica detrás del soporte”, remarcó.

E indicó: “Dentro de los 600 makers, la comunidad está conformada por personas predispuestas para ponerse a trabajar ad honorem y superamos las 1.000”.

“Ocurre que son muchos los centros de salud para abastecer, se toman pedidos de todos y dando prioridad a ciertos puestos de trabajo como las guardias, radiólogos, anestesiólogos, profesionales que estarán en contacto directo con posibles casos de Covid-19”, subrayó.

Además, puntualizó: “No podemos abastecer todo el personal hospitalario por los volúmenes y tiempos de fabricación que tenemos debido a que las impresoras son lentas. Por día puedo llegar a sacar ocho soportes de viseras que son pocos pero mucho mejor que nada”.

“El agradecimiento de los profesionales médicos nos impulsa a seguir trabajando, poner en funcionamiento la impresora, renegar con el plástico para que fluya bien y luego observar el producto terminado y a las personas contentas con una barrera más en esta situación de emergencia reconforta realmente”, resaltó.

Asimismo, Zoppi esbozó: “Tenemos 50 mil perdidos de máscaras y a través de las redes me llegan mensajes de personas que las necesitan solicitándomelas. Esperábamos por estos días llegar a las 10 mil entregadas”.

“Es tratar de aportar y ayudar, algunas personas nos preguntan si las vendemos asimismo su valor, pero con estas cuestiones no está bueno negociar cuando se está hablando de salud o de médicos que se quedan de guardia 24 horas sin cobrar de más ni por exponerse a una pandemia, poder regalarles un soporte para una máscara me agrada mucho poder hacerlo”, concluyó.

Buscar por tags
No hay tags aún.