Handball La arquera Micaela Capucci y un objetivo claro: “jugar un Torneo Nacional ‘A’ de Clubes”

Por casualidad se convirtió en arquero de Handball cuando en realidad estaba jugando de extremo, principalmente por el hecho de ser arquera de hockey.

No obstante, el arco de Handball lo sufre tanto como lo disfruta a punto tal que decidió seguir bajo los tres palos aunque cambiando bocha por pelota.

Es arquera del CEF Nº 30 de Suipacha pero también ataja para Independiente de Chivilcoy y la selección juvenil de la Asociación de Amigos del Balonmano.

Atajando en Independiente el año anterior pudo ascender con las Cadetas al Torneo Nacional ‘A’ de Clubes tras finalizar tercera en la ‘B’.

En este momento, Micaela Capucci cuenta a ‘Finta y Adentro’ que tiene muchas tareas para hacer en su casa “desde lo deportivo pero también desde lo escolar porque me envían en un programa que pertenece a mi escuela poniéndome fecha de entrega, así que debo administrar mi tiempo para hacer la tarea que me encomiendan y entregarla en el plazo establecida”, explica.

Pasando a la faz deportiva, la portera contó que, “Mi entrenadora Mercedes (Alvarez) del CEF de Suipacha me envió algunas rutinas para que pueda hacer y asimismo ‘Nacho’ (Fedato) mandó a un grupo de arqueros distintas actividades para llevar a cabo”.

“En Suipacha el ser un CEF (Centro de Educación Física) comenzamos a entrenar el día que comenzaron las clases y pude aprovechar a desarrollar algunos entrenamientos en el club Independiente pudiendo jugar también el partido amistoso frente a 25 de Mayo. El año comenzó con un poco de rodaje”, mencionó.

Sobre el venir a nuestra ciudad a practicar, señaló: “Es mucho sacrificio el que hago para viajar a Chivilcoy a entrenar y a jugar, teniendo en cuenta que a veces debo moverme a varias ciudades más, pero me agrada este deporte, lo disfruto y lo hago con muchas ganas”.

“Con la selección de ASAMBAL nos estábamos preparando para un torneo que debía jugarse posteriormente a la Semana Santa en la cabeza teníamos esa competencia para iniciar el año, luego la Liga, las Copas, seguir jugando para continuar adquiriendo experiencia. Esperando que se reinicie todo”, consignó.

Seguidamente, Capucci expresó: “A cada grupo me voy adaptando bastante bien y de hecho Independiente ya es como mi segunda casa, al principio me costó integrarme al sistema de juego que tiene el club porque en Suipacha estoy acostumbrada a que cuando nos convierten un gol, le paso la pelota a mis compañeras quienes van a sacar del medio”.

“En cambio, en Independiente lo primero que me marcó ‘Nacho’ (Fedato) es que cuando me convierten un gol rápidamente tengo que tirar la pelota al medio de la cancha y asimismo también cuando atajo o la pelota se va a afuera tratar de sacar rápidamente para meter alguna contra en la medida de lo posible”, subrayó.

En tal sentido, esgrimió: “Teniendo en cuenta que un saque mío puede significar un pase gol, las chicas tienen ese sistema de juego de salir de contra y es lo que más me cuesta adaptarme pero será cuestión de ir acostumbrándome”.

“Me costó mucho jugar en Primera porque era algo desconocido ya que en el CEF llegamos hasta Juveniles y después no hay más nada. Cuando ‘Nacho’ me propuso primero jugar con ‘Superpoderosas’ en 2018 tuve un poco de miedo pero el año anterior, que jugué durante toda la Copa, le fui tomando cada vez más la mano a la categoría”, resaltó.

E indicó: “Me sirve mucho el atajar en Primera principalmente para mi categoría porque en mayores te tiran más fuerte, más rápido y ya debo tener otra predisposición en el arco”.

Micaela enfatizó que le gustaría jugar un Torneo Nacional ‘A’ de Clubes porque ya jugó en ‘C’, en ‘B’ y en ‘A’ atajó pero de selecciones.

Consultada sobre cómo empezó a atajar en la disciplina, relató: “El arco de handball apareció en mi vida sin buscarlo. Ya venía atajando aunque en hockey antes de hacer handball. En los primeros tres años de secundaria, siendo Menor y Cadete, actuábamos en una liga denominada Limeba (Liga de Mercedes) de handball escolar pero me desempeñaba de extremo”.

“En una gira que hicimos por Necochea nuestra arquera de ese momento dijo que no quería atajar más así que me pusieron como su reemplazante porque atajaba en hockey y me quedé en el arco”, añadió.

A este respecto, acotó: “Cuando el CEF Nº 30 empezó a jugar en Asambal se me complicó para continuar en hockey y me decidí por el handball, le fui tomando el gusto al arco de handball y realmente me gusta mucho la disciplina”.

“En hockey me divertía mucho al estar toda cubierta y no te pueden hacer nada, no te pegan, no te duele…para pasar a handball donde en el último amistoso en 25 de Mayo me comí dos pelotazos en la cara y cambia absolutamente pero me encanta el handball”, exclamó.

Por último, la arquera suipachense manifestó: “Tengo muchas ganas de volver a atajar, pero será cuestión de esperar y cumplir la cuarentena como corresponde, esperando que toda esta situación pase lo más rápido posible y de la mejor manera posible”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: