Hugo Guasco “Estamos trabajando con la comunidad más vulnerable, a quien denomino como la cuarta eda

El director general de las residencias geriátricas ‘Mahatma’, Hugo Guasco, se refirió a las medidas de prevención que se encuentran tomando en tiempos de Coronavirus al tener que trabajar con las personas que debido a su edad forman parte del grupo de riesgo.

Sus residencias también sufrieron un proceso de adaptación sanitario adecuándose a los tiempos que corren.

Guasco dijo a Radio del Centro: “Hace cuarenta años que soy enfermero y muchos me conocen por la dedicación a mi profesión practicando el renunciamiento a voluntades propias en bien del prójimo y significa muchas cosas, empezando por la conciencia de la responsabilidad que tenemos frente a los pacientes”.

“Estamos trabajando con la comunidad más vulnerable a quien denomino como la cuarta edad y es muy difícil este momento porque es la primera vez que atravesamos por una pandemia”, puntualizó, y agregó: “Pasamos por endemias pero no por una pandemia con estas características y observando el alto grado de peligrosidad nos hacen prestar atención a muchas otras cosas”.

“No obstante, tuvimos cuidados muchos antes del Coronavirus con otra clase de gripes y hace bastante que trabajamos con ciertas normas dentro de las residencias”, señaló.

Y especificó: “Siempre tratamos que el personal no concurra con fiebre y en este caso menos, ni tos seca y demás síntomas que corresponden a esta clase de infección como dificultad respiratoria, debilidad corporal y demás cuestiones relacionadas”.

“Tenemos una evaluación diaria del Dr. Girotti, que es el médico director de los hogares, concurriendo dos veces por día a cada uno de mis geriátricos, implicando una revisación permanente de cada uno de los internados conjuntamente con las empleadas pudiendo detectar si tienen alguna clase de síntomas o no”, consignó Guasco.

Asimismo, enfatizó: “A todas las personas exigimos tener conciencia y no olvidar que somos agentes de salud teniendo movilizarse del geriátrico a la casa y de la casa al geriátrico, que no se expongan a grupos ni salidas innecesarias”.

“El virus es un peligro sustancial a todos no únicamente a los geriátricos pudiendo ocurrir en cualquier centro de salud o en cualquier comercio que se recepcione gente”, mencionó, y consideró: “Estamos protegidos un 80 por ciento pero existe un 20 por ciento que es muy difícil de poder controlar”.

“A mis empleados les menciono que debemos tener el conocimiento para saber aquello a lo que estamos expuestos y las herramientas que precisamos para trabajar. En tal sentido precisamos de los recursos terapéuticos o de medidas de seguridad que son complicados de conseguir y asimismo poder cumplirlas”, esgrimió.

E indicó: “De hecho si bien me abastecí, igualmente me encuentro solicitando más recursos para poder cumplir con los protocolos indicados en esta situación”.

“Además de los recursos que tenemos hay que saber utilizarlos y se necesita en tal sentido un criterio de acción para tomar decisiones, asimismo sabiendo cómo actuar precisándose de las habilidades activas para optimizarlos con eficacia”, remarcó.

Seguidamente, Guasco esbozó: “Me guío por las reglas de la Secretaría de Salud Municipal y el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires y de la Nación, desde el punto de vista de los cuidados preventivos”.

“Antes que se prohíba la entrada había dispuesto medidas de prevención para el familiar entregando un set con cofias, camisolín, guante y barbijos”, manifestó, y añadió: “Luego de prohibir el ingreso a familiares, se realizó una evaluación en pacientes críticos y con una autorización médica para que los familiares puedan concurrir a observar a los adultos mayores”.

“A las empleadas cuando llegan las rociamos con alcohol al 70 por ciento, se sacan sus prendas de vestir y se colocan el equipo de trabajo, previamente deben pasar por dos o tres trapos de piso con lavandina al 7 o 10 por ciento, después rociarse”, subrayó, y acotó: “La utilización del barbijo obedece a que ahora pueden existir portadores sanos en cualquier lado donde concurre gente”.

“Trato de hacer cada día las cosas mejor y avanzar, pese a que progresé todavía para lo que pretendo me falta mucho. No obstante, hay que diferenciar lo que es cuidar adultos mayores en una casa, en un hogar y la palabra geriátrico que es trabajar con toda la mentalidad de gerontología con apoyo al paciente”, sostuvo.

A continuación, espetó: “No obstante, cualquier geriátrico e incluso el más cuidado no está exento de poder tener un caso positivo. Hay que ser muy cuidadosos porque si no es como ir a la guerra y ponerse un chaleco antibalas, pero te pueden rozar una oreja o un pie, más en este caso ante un virus invisible que puede entrar por cualquier lado”.

Preguntado sobre la posibilidad de hacer test a los pacientes y empleados, Guasco respondió: “Un médico me consultó y le propuse el hacer hisopados o en su defecto test. El hisopado tiene un valor de $ 4 mil y el test $ 6 de acuerdo a la información que me llegó de manera extraoficial. Estoy de acuerdo en realizarlos pero generalmente se reserva más para personas que tienen sintomatología sospechosa, en cambio, el test puede llevarse a cabo en cualquier persona sin sintomatología que es el más adecuado”.

“Sin embargo, nos podemos hacer un hisopado hoy y nos da negativo pero dentro de dos o tres días no sabemos; debería hacerse con una frecuencia que implicaría un alto costo y habría que buscar la manera de solventarlo. Aunque, lo había pensando para los empleados desde hace algunos días atrás”, concluyó el director general de las residencias geriátricas ‘Mahatma’.

Buscar por tags
No hay tags aún.