Dra. Valeria Alcaín “El aislamiento puede generar disparadores de violencia, hay situaciones donde l

La Asociación de Abogadas feministas de Argentina (ABOFEM), comunicó que las vías de recepción de denuncias en estos contextos siguen siendo las mismas. A pesar del refuerzo que recibió en cuanto a personal de atención la línea 144, y que se hayan informado números de teléfono a los fines de habilitar la vía de WhattsApp para la recepción de reclamos, y a pesar de haberse lanzado la campaña “Barbijo rojo”, la línea 144 se limita a asesorar a las victimas sobre la denuncia y redirigirlas a la correspondiente Comisaria cercana a su zona. Solo está facultada esta línea para llamar al 911 en caso de extrema urgencia.

Si bien, se han implementado canales de recepción de denuncias por vía telefónica u online, la realidad es que no todas las mujeres tienen acceso a internet o a un teléfono. Es por ello, que las denuncias se deben seguir realizando en Comisarias de la Mujer y la Familia en el ámbito de la provincia de Buenos Aires y en la OVD o Fiscalías de Genero.

A este respecto, la Dra. Valeria Alcaín, fue consultada por Radio del Centro con respecto a sí aumentaron los hechos de violencia en este contexto de aislamiento.

“El aislamiento puede generar disparadores de violencia, hay situaciones donde las mujeres se encuentran conviviendo con los agresores y en esta situación de convivencia continua, sumado a problemas económicos y asimismo aquello que mentalmente genera el encierro más la incertidumbre a nivel global, obviamente son situaciones disparadoras de violencia doméstica”, explicó Alcaín.

Además, agregó: “las mujeres tienen la imposibilidad de poder salir y trasladarse del núcleo donde transcurren las situaciones violentas. Obviamente se acrecentaron por tal motivo los casos de violencia en este contexto”.

“De hecho, hay casos de violencia intrafamiliar de la que pueden ser víctimas los integrantes más grandes o más pequeños de las familias como niños y adultos mayores”, señaló.

Seguidamente, afirmó: “Para una víctima de violencia de género siempre es más complicado denunciar en situaciones normales, ya es difícil que es una mujer tome la decisión de concurrir hasta la Comisaría para radicar la denuncia, en esta situación de aislamiento es más difícil aún”.

“Nos habían llegado muchas consultas desde la provincia de Buenos Aires donde las comisarías de la mujer no estaban tomando las denuncias expresando que no había personal, no tenían guardia, entre otras excusas”, mencionó.

Asimismo, expresó que, el comunicado de ABOFEM, “fue para hacer conocer los derechos que tienen las mujeres al momento de ir a hacer una denuncia y por otro lado, también aclarar la función de la Línea 144 porque existe como una socialización muy grande y la ponen como la solución a la violencia de género pero no pueden recepsionarse denuncias”.

“Es una línea de orientación y contención a las víctimas. Muchas mujeres consideran que por llamar a la línea 144 están denunciando cuando en realidad no es así”, enfatizó la abogada, y especificó: “Para que se activen las medidas cautelares o de protección por parte del estado tienen que concurrir a una comisaría”.

“La línea 144 sirve como primer grito de alerta pero no termina siendo la solución de una exclusión del hogar o una restricción perimetral que la víctima puede llegar a necesitar”, consignó.

Consultada acerca de la campaña ‘Barbijo Rojo’ y su utilidad, ante todo aseveró: “Como organización estamos a favor de cualquier medida que se tome porque creemos que es una forma de visibilizar la problemática y de llegar a generar más conciencia social”.

“Puede haber mujeres que no tengan la posibilidad de llamar al 144 por carecer de un teléfono y sí para poder ir a una farmacia”, dijo, y esgrimió: “cuando concurren a una farmacia a solicitar un barbijo rojo se activa toda una red de contención porque mucha gente se está enterando de la violencia en ese momento haciéndose más visible y genera más grupo de apoyo”.

“Hay que apoyar todas las campañas que salgan y como organización defensora de los derechos de género no nos vamos a poner en contra de ninguna que salga desde el Ministerio de Género porque todo lo que se pueda aportar es válido”, subrayó.

Aunque consideró: “Pero para combatir la violencia, debido a que tenemos un femicidio cada doce horas, el cambio tiene que ser más estructural”.

“Tenemos que comenzar bien desde abajo con respecto a la educación; es muy importante la Ley de Sexual Integral, es muy importante que se apliquen en las casas, en las escuelas y demás, posiblemente nos de un cambio a futuro con las nuevas generaciones”, remarcó.

A continuación, advirtió: “Con lo que tenemos hay que poder trabajar de forma integral, tampoco la justicia es la solución a la violencia de género, es un problema que debe abarcarse desde todas las áreas”.

“Las cuestiones que se hagan dentro de las políticas públicas están buenas porque al menos se visibiliza y se demuestra que existe un trabajo en pos de lograr algún resultado que permita revertir esta tasa de femicidio que es altísima”, sostuvo.

Preguntada si es un avance tener un Ministerio dedicado a la Mujer, Alcaín espetó: “es un buen principio, pero teniendo en cuenta que el presupuesto que se destina a Género en nuestro país es de un 0,004 por ciento, y pasa lo mismo en los países de Latinoamérica. cuando hay más muertes por femicidios que por accidentes de tránsito”.

En relación al trabajo dentro de lo que es la justicia con perspectiva de género “que es transversal a todos y hay que lograr un cambio demasiado grande, limar muchas estructuras”, puntualizó.

E indicó: “Estamos trabajando en red con la colectiva de psicólogas feministas de Chivilcoy que se unieron para trabajar en temas de violencia de género porque consideramos que la tarea debe ser interdisciplinaria”.

“Hay que moverse y es urgente, observando las cifras, porque en cierto punto ya los femicidios se naturalizaron, por lo tanto el estado tiene que hacerse cargo, no quedan demasiadas opciones”, apuntó.

También, Alcaín soltó: “Tienen que tomar conciencia las comisarías de la Mujer todas, que deben tener empatía para con las víctimas porque una vez que llega a una comisaría, tomó la decisión de ir a denunciar y lo logra, no se puede ir sin una protección del estado es deber de un funcionario público tomar la denuncia”.

“No puede encontrarse con otro impedimento más que sea una pared del estado, tenemos que aceitar todo para que hacer funcionar aquello que tenemos”, expresó.

Por último, alertó: “Cuando concurren a denunciar y no se les quieren tomar la denuncia, la mujer que pida el nombre de quien las atiende porque esa persona tiene una responsabilidad individual y debe cumplirla”.

Buscar por tags
No hay tags aún.