Eduardo Zanlungo “Estamos trabajando con cuatro equipos para tomar puntos cardinales, la idea es que

Se intensifican los operativos de desinfección de las calles de nuestra ciudad, aplicando una solución de hipoclorito de sodio, con el objetivo de evitar la propagación del Coronavirus, siguiendo las indicaciones dispuestas por las autoridades sanitarias.

Esta iniciativa se realizó en forma conjunta entre la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Chivilcoy y Alberti (AIACA), el Municipio y privados.

En concordancia con lo realizado en la ciudad de Chivilcoy, en el marco del plan de desinfección de calles que está desarrollando el Municipio, en Moquehuá también se vienen efectuando tareas de pulverización en la zona urbana de la localidad, buscando de este modo minimizar la expansión del Covid-19.

A este respecto, desde Radio del Centro dialogamos con el ingeniero agrónomo, Eduardo Zanlungo para conocer más acerca de la tarea que vienen realizando en las calles de nuestra ciudad y Moquehuá.

En principio, Zanlungo comentó: “Estamos contribuyendo a partir de un nexo que tenemos de buena relación entre algunos colegas que trabajamos en la Asociación de Ingenieros Agrónomos para unir a los productores que poseen equipos grandes de pulverización y a partir de una inquietud que se le trasladó al Dr. José Caprara (Secretario Municipal de Salud)”.

“Surgió después de observar muchos videos en Europa donde productores se brindaron a la comunidad para contribuir con los equipos”, dijo, y agregó: “Los equipos de pulverización que se utilizan en el ámbito agropecuario poseen mucho caudal y son de una gran capacidad operativa”.

“Se nos ocurrió a una medida de desinfección utilizando hipoclorito de sodio, que sería el agua lavandina o alguna solución clorada concentrada, está dentro de lo recomendado por la ANMAT desde el punto de vista epidemiológico”, señaló Zanlungo.

Asimismo, mencionó: “Desde el municipio nos preguntaron si teníamos la posibilidad de conseguir un grupo de personas que pudieran realizar la tarea de desinfección, pese a que muchos están en plena cosecha igualmente respondieron rápidamente a la convocatoria, poniendo el sector las máquinas y empleados a disposición”.

“Armamos una primera experiencia piloto con la ayuda de la parte logística que nos brinda el ejecutivo a través de las fuerzas de seguridad conjuntamente con los Bomberos Voluntarios que nos proveen el agua en la carga permanente de los equipos y luego seguimos cada semana”, consignó.

E indicó: “De hecho, los propios bomberos con mochilas portátiles adaptaron muy bien el sistema de pulverización y al mismo tiempo que se realiza la aplicación en la parte de asfalto, los servidores públicos concurren a las zonas donde habitualmente hay una mayor afluencia de gente como los bancos y zona externa de los centros privados de salud”.

“Estamos un poco más ejercitados en relación a esta labor donde tenemos que hacer cuadriculas porque Chivilcoy tiene alrededor de 400 cuadras de asfalto, por lo tanto hay que ir diagramándolas para no interponer el trabajo de uno con el del otro. Salimos desde Bomberos, haciendo cada uno la zona encomendada”, esgrimió.

Además, resaltó: “Todos los equipos vienen enjuagados y catalizados, acompañados de personas matriculadas que realizaron los cursos de buenas prácticas para no generar ningún inconveniente”.

“La aplicación se hace de noche porque todas las sustancias cloradas como lavandina sufren de fotolisis, se descomponen con la luz solar e incluso tenemos la ventaja que no anda tanta gente así se puede coordinar e implementar mucho más rápidamente también”, explicó Zanlungo.

“Estamos trabajando con cuatro equipos para tomar puntos cardinales. Si bien en la primera vuelta se llega hasta el Hospital haciéndose toda la zona periférica del nosocomio junto a la avenida Villarino ida y vuelta, es el primer foco que atacamos y luego cada uno se atribuye una plaza”, remarcó.

A continuación, esbozó: “Primeramente se hizo en mitades al faltarnos equipos, pero ahora se realiza mucho más rápidamente al tener los cuatro, más el diagrama respectivo desarrollando la tarea en tres horas”.

“La idea es que pueda mantenerse en el tiempo, tomando como modalidad los días jueves. Si llueve, también se puede aplicar porque el agua de lluvia nos saca polvo y nos viene ideal también”, espetó, y añadió: “La idea es poder mantener las cintas y algún perímetro lateral hacia alguna vereda mojados de cinco a diez minutos, tiempo que normalmente dura un trapo mojado que carga 250cc de agua con lavandina tal como hace la gente en su hogar”.

“Solicitamos a todos los vecinos que haga alguna profilaxis en las veredas de sus domicilios así juntamos todo que se hace mucho más ordenado. Toda medida que sirva para mitigar este efecto pandémico es importante. En nuestro caso nos ocupamos de la parte asfáltica y también llegando un poco a las veredas”, subrayó.

Zalungo puntualizó: “Nuestro aporte es solidario, de hecho nos donan el hipoclorito y productos que utilizamos para catalizar los equipos, es todo pura voluntad”.

“Los equipos que utilizamos fueron cuestionados durante mucho tiempo pero actualmente la pandemia pide acciones de estas características que debemos hacer y lógicamente no recibimos queja alguna ante una sociedad que entiende la situación, además cuidamos todos los detalles de seguridad sanitaria”, sostuvo.

El ingeniero aclaró: “No podamos hacer las aplicaciones en zonas más periurbanas por la sencilla razón que los productos en tierra no accionan y los inactiva completamente”.

“Por lo tanto, se decidió aplicarlo en sectores donde el producto no se evapore tan rápidamente y apuntamos a la zona urbana porque es el lugar con mayor circulación de personas e incluso también por recomendación de profesionales de la salud”, manifestó.

Por último, Zalungo consideró: “En el futuro se pueden ir superando pequeñas acciones como ocurrió con la de bomberos, como puede ocurrir con vecinos arrojando un baldazo a la vereda, aportes individuales que terminan contribuyendo colectivamente a mitigar esta pandemia”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: