DÍA DE LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES

Este primero de mayo nos encuentra en un mundo convulsionado por una pandemia que amenaza no solo la vida humana, sino también al sector del trabajo y a toda la economía. Distanciados, pero más juntos que nunca; sabiendo que al virus Covid-19, como a todo enemigo, se lo vence unidos. Por eso es que celebramos el día de las trabajadoras y los trabajadores desde nuestras casas, respetando y promoviendo las medidas que nuestro Presidente Alberto Fernández dictamina.

El año pasado no teníamos razones para celebrar porque estábamos resistiendo la violencia de un gobierno oligárquico y sus políticas neoliberales. El saldo de dicha experiencia es bien conocido por todos: una economía sobreendeudada y al borde del default, un aparato productivo desmantelado, un tejido social gravemente herido por las consecuencias de un modelo de exclusión y empobrecimiento, y algunos pocos ganadores: bancos, timberos financieros, grandes terratenientes, multinacionales agroexportadoras y mineras.

Hoy, por mandato y obra del pueblo, un gobierno peronista comanda las riendas de este país tan rico como desigual. Otra vez, la tarea que se le asigna al peronismo es poner a la Argentina de pie. Y ahí estaremos los trabajadores y las trabajadoras para realizar tal honorable tarea, también, otra vez.

Sabemos que, hoy más que nunca, se requiere del esfuerzo de todos los sectores y actores. Por eso, proponemos que el sacrificio que el pueblo trabajador viene realizando desde hace 4 años, lo hagan los ganadores de la reciente experiencia oligárquica y de siempre. El impuesto a la riqueza debe ser solo el punto de partida para debatir e implementar reformas estructurales serias que acompañen un plan de desarrollo económico basado en el trabajo y la producción.

No vamos entrar en falsas dicotomías que los pícaros de siempre pretenden instalar. Para el peronismo sólo existe una clase de personas: las que trabajan. Sean éstos empleados, desocupados, cuentapropistas, profesionales, trabajadores informales o cooperativistas, hasta empresarios. Los demás, son enemigos del pueblo: apátridas sin bandera fugadores de riqueza, evasores y especuladores.

Como siempre lo hicimos, estaremos al pie del cañón para reconstruir el país y enfrentar a los enemigos del pueblo. La grandeza de la patria lo demanda.

Trabajadoras, trabajadores, jubiladas y jubilados del pueblo argentino, Feliz día.

CGT CHIVILCOY

Buscar por tags
No hay tags aún.