Dr. Luis Mariano “Nos mostramos absolutamente en contra de una liberación masiva como venía sucedien

El Dr. Luis María Mariano, Presidente del Comité de la Unión Cívica Radical de Chivilcoy, se refirió a dos cuestiones ligadas directamente a la abogacía: la realidad de su profesión en esta cuarentena y el Poder Judicial también con la liberación ‘masiva’ de presos o detenidos.

Con respecto a su profesión, Mariano expresó: “Es llamativo que los poderes de la República como es el Legislativo y el Judicial se detengan por una pandemia. Lógicamente hay que preservar la salud de cada uno de los empleados que estén en situación de riesgo y evitar la aglomeración de personas, pero el servicio de Justicia no se tendría que haber detenido nunca”.

“Pero estamos en Argentina y se toman decisiones que son absurdas máxime que hace casi dos años ya que en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal también se había implementado el hacer los escritos y elevarlos por Internet”, afirmó.

Asimismo, agregó: “La mayor parte del expediente judicial se hacía vía Internet, me llamó la atención que se detenga la Justicia cuando ya había cambiado la manera de proceder judicialmente”.

“No tendría que haberse detenido nunca el Poder Judicial porque el sistema permite impulsar un juicio por Internet; ahora todo el procedimiento se hace por Internet, no tiene ningún tipo de lógica haber detenido la Justicia en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal tampoco”, esgrimió.

Con respecto a la liberación de presos o detenidos, Mariano enfatizó: “Estamos absolutamente en contra de la liberación masiva de presos o detenidos teniendo en cuanta que no existía ninguna autorización legal para realizarla”.

“Hay que contemplar situaciones particulares de cada uno, con cada defensor, cada fiscal y cada juez para que pueda autorizar o no a la prisión domiciliaria, tomando cada juez las medidas de seguridad adecuadas para que se concrete”, mencionó.

E indicó: “La prisión domiciliaria es una continuidad del arresto pero en un ámbito distinto en relación al carcelario para las personas que tengan su situación justificada por una cuestión de salud o enfermedad preexistente”.

“Sin embargo, nos mostramos absolutamente en contra de una liberación masiva como venía sucediendo donde un solo Juez definía si 700 u 800 personas podían recuperar su libertad”, subrayó, y añadió: “el estado tampoco tiene la posibilidad de tomarse el trabajo de poder asegurar que esa persona que cumplirá arresto domiciliario se quede realmente dentro de su vivienda porque además no se puede hacer un control como corresponde”.

“Tanto el Presidente de la Republica como el Gobernador se habían expresado políticamente avalando las excarcelaciones masivas”, sostuvo.

Seguidamente, consideró: “Ocurre que ante el rechazo de la sociedad tuvieron que cambiar de parecer y retroceder sobre sus pasos”.

“Ahora hasta perversamente culpan a la Justicia, que en definitiva es la que libera, pero las opiniones políticas fueron emanadas desde el Poder Ejecutivo, principalmente de la Nación porque la Secretaría de Derechos Humanos explica en un expediente observar con buenos ojos la liberación de los detenidos”, aseveró, y esbozó: “Luego empezaron a buscar una salida lo más airosa posible pero la declaración política la efectuaron”.

En relación al cacerolazo lo definió como un sistema de defensa de la sociedad tan novedoso como efectivo.

A continuación, Mariano señaló: “Las cárceles de nuestro país, un problema que trasciende a varios gobiernos, no reducen las conductas de las personas que ingresan y luego salen de las unidades de la misma manera que entraron o peor aún”.

“Hay situaciones de hacinamiento, no son ni sanas ni limpias como expresa la Constitución Nacional, una cuestión a contemplar desde el punto de vista de una estrategia de país”, espetó.

Además, Mariano consignó: “No estoy de acuerdo de la eximición de prisión a todas las personas porque quienes cometen un delito y quiebran la paz social deben cumplir alguna pena, deben aislarse de la sociedad en función de la propia seguridad de la población”.

Acto seguido, Mariano expuso: “La exoneración de responsabilidad como hacen algunos juristas no corresponde y justifican que quienes delinquen son víctimas de una sociedad que los excluye, los empobrece, los margina”.

“Por lo tanto, el delincuente no se autopercibe como tal sino como víctima de la sociedad y por lo tanto tenemos que dejarlo seguir delinquiendo, un criterio abolicionista al no creer en el Derecho Penal tradicional”, apuntó.

Por último, puntualizó: “Pero también estamos quienes pensamos que las personas que quiebran la paz social porque delinquen debe tener una pena y aislado de la sociedad para que pueda cumplirla”.

.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: