Mariano Castelucci “Hay mucha preocupación porque nuestro sector ya venía muy golpeado por la crisis

El escribano Mariano Castelucci es, desde junio de 2018, el presidente electo del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires Delegación Mercedes, cuyo ejercicio se extiende en principio hasta el mismo mes de este año.

Castelucci fue entrevistado por Radio del Centro con la intención clarificar el panorama de los profesionales que preside dentro de este contexto de aislamiento social provocado por la pandemia del Covid-19.

En principio, el máximo titular de la Delegación Mercedes, manifestó: “Estamos transitando por un momento muy particular para todos los argentinos y lógicamente que nuestra profesión no es ajena”.

“A partir de las nuevas tecnologías continuamos en contacto diario y permanente con los colegas llevando las noticias que recolectamos del órgano central de nuestro Colegio, intercambiando opiniones e informaciones para poder llevar adelante la institución”, comentó.

Acto seguido, aseveró: “Hay mucha preocupación porque nuestro sector ya venía muy golpeado por la crisis económica desde el 6 de abril de 2018 cuando ya se cayeron los créditos, sobretodo U.V.A., ahora esta pandemia dificultó más aún nuestra situación”.

“No tenemos una definición única para cada distrito. Cuando se dispuso el aislamiento obligatorio, en el artículo 6º del Decreto Presidencial se establecieron las actividades que estaban exceptuadas”, dijo Castelucci, y agregó: “luego por el Decreto 467 el Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero, dispuso que los escribanos cumplíamos una actividad esencial y nos habilitó a que posibilitemos a que las actividades exceptuadas, por el Decreto 297, pudieran desarrollarse con normalidad”.

“No habilitaron a los escribanos para poder realizar todo el universo de actos sino simplemente conyugar a las actividades exceptuadas para que puedan cumplir con su función”, aclaró.

Seguidamente, añadió. “Luego surgió el Decreto 524 de la Jefatura de Gabinetes disponiendo que las actividades exceptuadas eran las registrales provinciales y nacionales donde comenzaron a funcionar los registros automotores y maquinas agrícolas vial e industrial”.

“Nuestra asesora, la escribana Cristina Armella (Presidenta de la Unión Internacional del Notariado) interpretó que estábamos autorizados a certificar firmas en los formularios que deben ingresar en el registro de la propiedad de automotor”, señaló.

Además, explicó: “Para poder trabajar los escribanos de cada circunscripción deben tener la autorización del gobernador, que previamente solicite el intendente de cada localidad, en función de ello se evaluará si están dadas las condiciones para que los escribanos puedan otorgar otros actos y hasta dónde poder desempeñar la tarea con la respectiva habilitación”.

“Como profesionales estamos obligados, pasados los diez días del estado de aislamiento una vez culminada la pandemia, remitir al Colegio Central todos los actos que otorgamos durante la cuarentena para comprobar si incurrimos en alguna violación e inclusive en algún delito penal porque está tipificado el incumplimiento del aislamiento”, esgrimió, y apuntó: “Es sumamente difícil poder determinar que podemos o no podemos hacer en situaciones que no son claras”.

“Independientemente de todo, también los profesionales tenemos la fuerza mayor que está especificada en el Código Civil para poder intervenir en tanto y en cuanto la no intervención pueda generar un mal mayor”, consignó.

A continuación, Castelucci remarcó: “Existe un universo de actos y contratos que realizamos diariamente permitiendo el desarrollo asimismo el desenvolvimiento de la comunidad desde aspectos tan sencillos como certificar una firma hasta una compra – venta, todo lo que pasa por una notaría es de suma importancia y movilizador de la comunidad”.

“A este 5 de mayo estamos con limitaciones y después actuaremos de acuerdo a la facultad delegada en el gobernador a lo que se haya resuelto en cada localidad”, acotó.

También, expuso que, en Mercedes “a los escribanos con el protocolo que dispuso el intendente no nos cambia en nada el funcionamiento estando con las mismas limitaciones pero en otras localidades dispusieron que el profesional pueda actuar libremente”.

“Tenemos la particularidad, en Mercedes, que al estar lindero a un municipio del AMBA como es Luján tenemos limitaciones a partir a una disposición de Jefatura de Gabinete de Nación. No es que simplemente se redacta, autorizo y listo, sino que es más complejo el asunto”, subrayó.

Acerca de la importancia de la profesión mancomunada con otras, el escribano resaltó: “Es un encadenamiento de eslabones de una cadena donde intervienen muchos profesionales que están vinculados entre sí, de la misma manera que puede suceder con la construcción”.

“Cuando se mueve la construcción decimos que ocurre lo mismo con la economía por los rubros que la integran, en nuestro caso estamos vinculados con los contadores, con los martilleros, con los abogados, son relaciones de vínculos permanentes por el encadenamiento de las profesionales tal como nos pasa también con los agrimensores, entre otros”, exclamó.

Sobre el trabajo de la Delegación que preside y comprende nueve partidos, Castelucci expresó: “estamos generando y peticionando en forma permanente a central, que se encuentra en La Plata, debido a que el Colegio de Escribanos se encuentra integrado por 17 delegaciones donde están nucleados los 135 distritos que componen la provincia de Buenos Aires”.

“Los 17 presidentes de las delegaciones, más los consejeros, somos quienes estamos en permanente contacto con reuniones virtuales y peticiones electrónicas, además del que ya tiene Central con todos los colegas”, finalizó.

Buscar por tags
No hay tags aún.