Alejandra Bustos “La decisión de cuidarse pasa mucho más por la empresa privada o la determinación p

Alejandra Bustos, es chivilcoyana, desde hace 17 años vive en México y definió que ese país “es el otro extremo de Argentina”…

Cuando le preguntamos por qué, respondió a ‘La Mañana del Centro’… “porque el gobierno no prohibió nada, solamente sugirió a la gente quedarse en casa, que no abra los comercios pero sin medidas que puedan acompañar”.

“La decisión de cuidarse pasa mucho más por la empresa privada o la determinación personal que por la obligación impuesta por el gobierno trayendo, esa postura del estado, actualmente una complicación muy grande”, señaló.

-El paso de un extremo al otro del gobierno mexicano también quedó reflejado en las acciones del gobierno mexicano en su país de acuerdo a la descripción de la chivilcoyana:

“En el DF (Distrito Federal) pasamos del no es tanto, no hay que hacerle tanto caso, de las conspiraciones de China y Estados Unidos, es una ‘gripecita’ e incluso el Presidente en su momento salió con la estampa de un trébol aduciendo que con ella detendría el virus, una situación bastante ilógica”.

“Mientras que, ahora salen con un mensaje muy fuerte sobre la muerte y el COVID-19. En las próximas horas saldrá una campaña publicitaria en México donde se irán al otro extremo en relación a medidas porque el slogan es ‘si sales de tu casa te mueres’”, apuntó.

Seguidamente, consideró: “Desde mi punto de vista el gobierno mexicano manejó bastante mal la situación en relación al aspecto sanitario sin tomar los recaudos correspondientes”.

A continuación resaltó la conciencia ciudadana partiendo desde los privados:

“Mi marido es socio de una empresa textil y decidieron cerrar la fábrica el 20 de marzo porque el personal viaja muchísimo en transporte público debido a que las distancias son muy grandes y la posibilidad que llegara la enfermedad estaba latente”.

“Hubo que decidir si producir o tener un montón de personas enfermas, decidiendo cerrar para que no haya contagios, lógicamente a los empleados se les sigue pagando el sueldo y todo redundará en un gran conflicto económico también”, consignó, asimismo enfatizó: “Fueron los privados quienes decidieron empezar a cerrar para cuidarse porque el gobierno no obligó”.

“Otro inconveniente es que más de la mitad de la economía de este país es informal con muchos vendedores ambulantes y muchísima gente depende de ese ingreso diario”, dijo Bustos estimando que quizás se tomó una determinación más drástica pensando en la economía de esas personas.

Consultada sobre la llega del actual gobierno de México al poder, manifestó que fue “de la mano de las clases más bajas porque existe una diferencia social muy grande en México, por lo tanto prometiendo muchísimas cosas se convirtió en Presidente; no obstante, en los meses que lleva de gobierno hizo muchas barbaridades y tras la forma de actuar ante esta pandemia la gente ya no quiere que esté”.

Lo expuesto por Bustos seguramente desencadenó las de 400 mil peticiones para que López Obrador (Presidente de México) renuncie al cargo.

“No puede administrar bien, no se lo nota confiable y coherente. Actualmente no está cumpliendo con nada y muchas personas que estaban a favor del Presidente ahora comienzan a ponerse en su contra”, explicó Bustos ante la petición.

Ante las medidas de cuidados personales utilizadas en el país ‘Azteca’, Bustos mencionó: “En México desde siempre se utiliza el barbijo por una cuestión de contaminación, por lo tanto es normal observar a varias personas usándolo. Actualmente, todas las personas andan con barbijo y no tanto con guantes”.

“En mi caso, a cada compra le coloco aerosol antibacterial, a las verduras las lavo con agua y lavandina, estoy tomando muchas medidas de cuidado, también con alcohol en gel cada un metro en mi casa y además de circular poco por la vía pública”, esgrimió.

Sobre el funcionamiento del sistema de salud mexicano, Bustos especificó: “El 80 por ciento de las personas que viven mal tienen un seguro del estado y es muy básico con muy pocas camas asimismo respirados”.

“La ciudad de México tiene 20 millones de habitantes y hay solamente mil respiradores que no alcanzan. Varias empresas privadas montaron alrededor de 500 camas con sus respiradores aunque para la salud pública”, agregó.

E indicó: “Después tenemos el seguro de gastos médicos que permiten concurrir a hospitales de alta gama aunque ya tienen la capacidad completa porque además al ser el distrito con más contagios complica mucho realmente”.

“México no estaba preparado y por eso se le pedía al gobierno que tomara las medidas de precaución básicas porque no había suficientes camas y ahora se padecen las consecuencias”, aseveró.

Bustos recuerda que en 2009 atravesó por una situación parecida a la actual: “Un inconveniente similar sanitario con el H1N1, que nació en México esa enfermedad, la primera semana se moría la gente sin tener remedios para darle, me asusté muchísimo y ante el comunicado que el virus no sobrevivía los 28º me mudé a Acapulco hasta que controlaron la enfermedad. Fue una semana”.

En cuanto al transporte público, Bustos remarcó: “En México está todo abierto, tanto la frontera como asimismo vuelos nacionales, autobuses que viajan por todo el país continúa funcionando el metro o el tren, no hay nada suspendido”.

“Recién ahora en la ciudad de México comenzaron a poner carteles en relación a zonas de alto peligro para avisar que en un determinado sector poblacional hubo muchos contagios”, añadió.

Seguidamente, la chivilcoyana subrayó: “No obstante, en el centro de la ciudad de México donde se encuentra ubicado un centro comercial muy grande se encuentran muchísimos manteros en la calle y circula una importante cantidad de personas”.

“Pero ahora está cerrado en prácticamente su totalidad por falta de público o por cuidado personal, solamente se encuentran abiertos quienes venden comida”, acotó.

A este respecto, esbozó: “También algunos policías o carteles indican a las personas que si no necesitan algo con urgencia regresen a sus domicilios.

Después de las muertes y contagios, los ciudadanos mexicanos decidieron abandonar las calles del DF y Bustos espetó: “En este momento circula muy poca gente por la calle, cuando regresa de su empresa suele tardar hasta nuestro domicilio 40 minutos y en estos días únicamente le toma quince minutos llegar a casa”.

El pico máximo de contagios se espera para el 8 de mayo en México, sin embargo, la chivilcoyana entiende que podría ser el 10 de este mes y lo argumenta:

“Tenemos por delante un panorama complicado porque el 10 de mayo en México es del ‘Día de la Madre’ y es un día sagrado tan importante como el de la Virgen de Guadalupe y habrá que esperar para conocer si ese día la gente sale o no; hay personas con temor, como en mi caso, y tomo los recaudos necesarios pero otras descreen de aquello que está sucediendo”.

“Para mí si las personas se vuelcan a las calles el pico de contagios será el 10 de mayo es mi mayor temor, después de esa fecha comprobaremos qué ocurre”, sostuvo.

Por último, Bustos planteó: “Igualmente no sabemos si los números que anuncia el gobierno son creíbles porque no hacen las pruebas si la persona no tiene síntomas, aunque haya estado con una persona infectada. Consideramos que las cifras de personas fallecidas y contagiadas son superiores en relación a las que comunica el gobierno”.

Buscar por tags
No hay tags aún.