Dra. Lourdes Arruvito “Se analizaron en nuestro país 4.500 casos sospechosos en niños con 152 positi

La doctora Albertina, Lourdes Arruvito figura en las publicaciones que se conocieron en los últimos días como una de las científicas elegidas para encabezar un proyecto de investigación sobre el COVID 19 en el marco de la pandemia.

La Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación fue quien hizo la selección de los proyectos.

Las propuestas, acercadas por científicos y actores del sector productivo, llegaron desde todo el país y abarcan diversas disciplinas.

Los proyectos fueron elegidos, indicaron, de acuerdo a “la adecuación de los proyectos a los objetivos propuestos por la convocatoria, los plazos en los cuales se tendrían resultados, su relevancia e impacto, la metodología propuesta, su factibilidad y el grado de desarrollo científico y tecnológico involucrado”.

La Dra. Lourdes Arruvito dialogó con La Mañana del Centro y en principio, expresó: “Desde el momento que apareció esta pandemia nos cambió la vida a todos tanto a nivel salud como a nivel social, a nivel económico, probablemente las cosas no vuelvan a ser las mismas así que debemos estar preparados”.

“Tendremos que hacer muchos cambios en cuanto a nuestros hábitos diarios, asimismo en cuanto al sistema de salud y científico ante la aparición de un nuevo virus que tuvo un impacto increíble en la vida de los habitantes de la mayoría de los países”, señaló la profesional.

Seguidamente, manifestó: “Por lo tanto, primeramente debemos aprender todo lo más posible con respecto a esta nueva enfermedad, conocer el comportamiento, la respuesta de cada una de las personas al virus y después saber cómo prevenir las infecciones o tratarlas”.

-¿Cómo inició vuestro proyecto?

-Nuestro proyecto empieza a tomar forma cuando comenzamos a escuchar que la respuesta de los niños frente al virus es bastante diferente con respecto a los adultos. Lo sabemos en función de haber estudiado otros virus, los niños y adolescentes tienen una respuesta inmune distinta a la que pueden montar los adultos ante determinadas infecciones.

Los primeros reportes de otros países que ya estaban sufriendo los avances del virus nos estaban mostrando que los niños no se infectaban o eran los menos y con síntomas muy leves.

-¿Qué lectura hace de ello?

-Desde un punto de vista es muy bueno porque los niños pertenecen a una población vulnerable cuyo sistema inmune es un poco más inmaduro y ante un microorganismo se podrán defender menos que un adulto.

No obstante, que tengan pocos síntomas no es tan bueno porque pueden existir muchos chicos que en realidad estén infectados, no lo sabemos y transmitan la infección. Si en una misma casa conviven niños con adultos mayores y adultos provocarían que la infección se empiece a diseminar en toda esa población.

-¿Qué propone el proyecto presentado?

-Planteamos un proyecto con tres objetivos: tratar de saber la prevalencia de la infección en niños; la infección tratándose de SARS-CoV-2 el virus nuevo que estamos estudiando y pretendemos conocer qué cantidad de chicos infectados hay, que tengan síntomas o estén asintomáticos que es muy importante.

Además queremos conocer cómo es y nos indicará cuales son las pequeñas diferencias que provocan a los niños infectarse menos o tengan menos síntomas en comparación con los adultos.

El tercer objetivo, que es muy importante, obedece a entender que si de diez niños, uno se infecta y otros nueve no, conocer qué tiene de diferente en relación a los demás porque será a quien debemos proteger.

Tenemos que identificar a los grupos de niños con mayor riesgo de infección o de padecer un cuadro más severo quienes serán los destinatarios de las vacunas cuando éstas surjan.

-¿Con quién desarrolla al proyecto?

-Estamos realizando el proyecto en conjunto con el Hospital ‘Pedro de Elizalde’ (ex Casa Cuna), hace ocho años que nos encontramos trabajando en forma intensamente colaborativa. Es el tercer Hospital más grande del país que recibe más de 500 mil consultas anuales, está ubicado en la zona sur del Gran Buenos Aires.

En el proyecto puntual de COVID-19 empezamos a trabajar en conjunto hace alrededor de 50 días, aunque de manera intensa porque los casos están acrecentándose, no obstante, estamos en la etapa investigativa de nuestra labor.

-¿Se podría obtener un diagnostico más rápido?

-Actualmente el diagnostico determinado en el mundo, y por nuestro Ministerio de Salud, se está haciendo a través de un hisopado bucal estableciéndose la presencia del virus en las secreciones respiratorias a partir de esas muestras que se le toma al niño o al adulto por una técnica denominada PCR.

Ese estudio puede llevar 24 horas en adelante, pero existen otra clase de estudios que se denominan test rápidos o serológicos cuyo resultado puede estar en alrededor de veinte minutos.

-¿Pueden detectar el virus esos test?

-Son estudios que no detectan si el virus está, detectan si la persona tiene anticuerpos contra el virus, si estuvo en contacto alguna vez con el virus y generó anticuerpos.

Si al niño le da positivo inmediatamente se activa el protocolo; evaluar cuáles son sus contactos estrechos, si alguna otra persona está infectada, si es reciente u ocurrió hace un mes y tiene los anticuerpos, nos permitirá hacer un control epidemiológico más rápido porque estaremos yendo a buscar el virus para no esperar que el niño con síntomas aparezca en un hospital.

-¿La actualidad de los niños y el Covid-19 en nuestro país?

-Se analizaron en nuestro país, desde que comenzó la pandemia y hasta fines de abril, 4.500 casos sospechosos de los cuales fueron 152 positivos, alrededor del 3 por ciento y con síntomas muy leves.

Los síntomas en niños son iguales en relación a un adulto pero más difícil de pesquisar porque pueden tener fiebre o tos, un poco de dolor abdominal o de garganta, pero son muy leves.

Lo importante es que el niño pueda manifestar aquello que le está ocurriendo o si los padres lo notan diferente: que no quiere comer, tiene más sueño, tratar de no subestimar los síntomas y consultar inmediatamente a un profesional médico.

-¿Existen alguna relación entre el Síndrome de Kawasaki y el Covid-19?

-Entendemos que en lugares donde existe una alta circulación del virus, como sucede en Nueva York o en Londres, comenzó a observarse que algunos niños que eran positivos para el Coronavirus tenían además síntomas parecidos al Síndrome de Kawasaki, estudiándose una posible asociación entre ambas enfermedades.

No obstante, el Síndrome de Kawasaki es una enfermedad sumamente rara; es una enfermedad inflamatoria sistémica, de todo el cuerpo donde se inflaman las paredes de los vasos sanguíneos. Aunque se desconoce si esta asociación es una casualidad o tiene algo que ver, una explicación que todavía no está.

Desde el punto de vista inmunológico podemos tener nuestras hipótesis y considerar que durante la infección por el virus haya una respuesta inmune exagerada que el cuerpo libere para defenderse con todo lo que tiene generando una inflamación similar al Síndrome de Kawasaki, pero aún no hay una explicación concreta.

Acerca de la Dra. Lourdes Arruvito

La Dra. Lourdes Arruvito (Instituto de Investigaciones en Retrovirus y SIDA (INBIRS). Facultad de Medicina. UBA. CONICET) Prevalencia y patogenia en la infección por SARS-CoV-2 en la población pediátrica de Unidad Coronavirus 2 AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires).

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: