Jorge Ingaramo “De ninguna manera deberíamos ir al default. El gobierno debería hacer todos los esfu

Jorge Antonio Ingaramo es Licenciado en Economía en la Universidad Nacional de Córdoba y en Radio del Centro analizó la situación que está atravesando no solamente nuestro país sino también el mundo a partir de la pandemia provocada por el COVID-19.

Para empezar, Ingaramo describió: “El mundo está viviendo una crisis y nuestro país mucho más. Estábamos mal y el Coronavirus nos puso peor. El estado no tienen financiamiento, las empresas privadas se encuentran a punto de empezar a quebrar, estamos inmersos en una crisis”.

“Hay que resolver en este momento y de manera urgente todo lo relacionado al Banco Central, cadenas de pagos y sistema financieros”, dijo, y agregó: “pagar el Ingreso Familiar de Emergencia a las personas que deben percibirlo porque no puede ser que a una persona con cincuenta días sin poder trabajar recién se lo paguen y sin la CBU se desconoce cuándo cobrará. Hay gente que ya no aguanta más”.

“Nuestros problemas microeconómicos son las cadenas de pago, personas que cobran, empresas complicadas para pagar los sueldos, amén de las dificultades globales que tenemos y afortunadamente en Argentina desde el punto de vista sanitario son menores en relación a otros países pero no cambiarán demasiado la esencia de la salida”, consignó.

E indicó: “Para la salida hay tres aspectos sustantivos fundamentales: en primer lugar que la Argentina no vaya a default, de ninguna manera deberíamos ir. El gobierno debería hacer todos los esfuerzos habidos y por haber para evitarlo”.

“El gobierno de Fernández sabe desde agosto del año anterior que debe resolver este inconveniente, pasaron ocho menos y no lo resolvió”, aseveró.

Asimismo, esgrimió: “Argentina estaba en un default virtual luego de reprogramar, reperfilar montones de deuda, menos esta porque es la que vale, esos seiscientos mil ochocientos millones de dólares que tenemos en Nueva York son los que generaron en otra época la fragata libertad, todos los fenómenos lamentables que supimos tener”.

“Esta es la verdadera deuda que el día 22 debe de tener una respuesta porque estamos sin pagar tres cupones del bono global desde el 22 de abril y el mismo día de este mes si no pagamos o hacemos una reprogramación caemos en default”, advirtió.

A continuación, Ingaramo remarcó: “Nuestro futuro puede depender de lo que se haga ahora, si bien es difícil ver el futuro porque estamos en medio de las tinieblas, nunca atravesamos por una situación similar en Argentina y en el mundo, es muy difícil saber qué sucederá pero hay cosas que siempre es mejor hacerlas bien y nunca las realizamos correctamente”.

El economista recomendó: “no irse al default, el Banco Central que cuide la cadena de pagos y no se quieran meter con el sistema financiero desde el gobierno”.

“Evitar esa famosa pesificación que pretenden hacer para que la gente no compre dólares debido a que no tiene sentido alguno, no va a ninguna parte ya que puede terminar mal”, sostuvo.

“Hay que hacer una propuesta razonable para no agravar lo que ya tenemos y prepararnos para la salida desde el Coronavirus que desde el punto de vista económico no empezó todavía”, consignó.

E indicó: “Sería mucho mejor que el estado tenga otro mecanismo de financiamiento que no sea exclusivamente la emisión de pesos porque nos llevara a la inflación alta o a la hiperinflación dependiendo si estamos o no en default”.

“Es imprescindible que el poder político sepa que estamos ingresando en una zona de mucha dificultad económica y las buenas decisiones son imprescindibles”, enfatizó.

Y resaltó: “Así como se tomó una excelente decisión con la cuarentena en su momento, tenemos que aplanar la curva para evitar el default”.

“El gobierno tendrá que actuar para aliviar el problema porque las encuestas indican que la devoción por la cuarentena está en baja y el pánico por lo económico va subiendo, en algún punto tendrán que encontrarse ambas curvas y a partir de ahí diseñar una estrategia que sirva desde el punto de vista sanitario y económico”, espetó.

También, apuntó: “el aspecto económico está muy perjudicado ante respuestas tardías e incluso muchas personas no las recibieron teniendo en cuenta que quienes estaban en el sector informal sin CBU le pagarán recién a fines de mayo con 50 días sin trabajar y ya sin aguantar el aislamiento sin dinero. Hay un problema de gestión que se vio con lo de Vanoli pero es mucho más que eso en realidad”.

“El gobierno está vendiendo que el default en medio del Coronavirus es un poco peor pero nada del otro mundo, pero caer default es tener dificultad para el acceso al crédito del sector público y privado, caída impresionante de los valores de los activos en Argentina cuya economía ya no vale nada”, explicó, y ejemplificó: “debido a que la acción de YPF costaba $ 35 dólares hace dos años y medio, ahora cuesta 3,66”.

“El discurso de peor de lo que estamos no podemos estar puede tener alguna racionalidad pero el problema es que si complicaría el acceso a la prefinanciación de exportaciones, al movimiento comercial normal del crédito de un país y podría dificultar la salida”, afirmó.

También, agregó: “Cuando llegue la hora de salir el único financiamiento que tendrá el estado si entra en default es el Banco Central con la maquinita que es extremadamente peligroso”.

“Estuvimos en default y algunos consideran que no la pasamos tan mal pero cayó 14 puntos el PBI al año siguiente”, recordó.

Po último alertó: “El default no viene solo sino con corrida cambiaria, corralito, restricciones cambiarias muchas cosas más que las personas conocen perfectamente. Ya pasamos por esta situación y no obtuvimos nada bueno, a excepción de enseñanzas que deberíamos aprovechar ahora”.

Buscar por tags
No hay tags aún.