Juan Cabrera “Si ya es difícil para un cliente en el mostrador poder elegir, imagínate elegir a tra

Juan Cabrera es el propietario de San Blas, comercio textil ubicado en el Paseo de la Plaza en pleno centro de nuestra ciudad. Se encuentran trabajando con las puertas cerradas al público tal como lo indica el protocolo en este contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio vendiendo sus prendas de vestir a través de las redes sociales, teléfono con el correspondiente envío a domicilio a sus clientes.

Una modalidad que provocó una baja en sus ventas, la complicación de tener que llevar ropa a domicilio con la posibilidad que a la persona no le guste, no le quede bien y no lo compre, redundando en una situación para el mantenimiento cotidiano del comercio.

“Estamos trabajando por Facebook e Instagram, incluso tenemos los permisos para que puedan llamar al teléfono 436060 y realizamos envíos a domicilio. Lo que necesiten nos dicen y nos acercamos a sus casas. Pueden mirar en las redes sociales o llamar para preguntar sobre lo que necesitan y les enviamos fotos”, comentó Juan Cabrera.

Seguidamente, exclamó: “Estamos manteniendo los precios, no hemos aumentado nada. Tenemos muchas promociones en remeras, buzos, camisas y hacemos muy buenos descuentos en efectivo”.

“Tratamos de mantenernos porque es un momento muy difícil para nosotros porque hace más de un mes que estamos cerrados y los sueldos, impuestos, alquiler sigue viniendo todo. Además, los compromisos que se tiene con los bancos porque tenés cheques dados”, señaló.

Y apuntó: “Es un momento muy difícil, nosotros no hemos recibido ningún tipo de ayuda, estamos manteniéndonos con lo poco de ahorros que hemos tenido pero no es fácil”.

“Trabajo con mis hijos pero los tengo en blanco, con aportes sociales, hay que pagar todo igual, los aportes patronales tenés que hacerlos todos. No es que te perdonaron y te dicen ‘este impuesto no lo pagues’. Los impuestos los seguimos pagando todos. Es más, el recibo de luz nos llegó uno para el 25 de abril y otro para el 5 de mayo. No sé cómo ni por qué”, enfatizó.

E indicó: “En los alquileres recibimos todo el apoyo para pagarlos como podamos, nos dieron una mano pero también entiendo a la cooperadora del Hospital porque se les complica. Medianamente estoy cumpliendo”.

“Por Instagram o Facebook vendés pero no es lo mismo porque son muy pocas ventas. Es difícil en el mostrador elegir, imagínate elegir a través de una foto. Después tenés que hacer el gasto de llevar, no le anda, no le gusta, no lo compra e hiciste un gasto”, esgrimió el propietario del comercio.

Además, aseveró: “Nosotros trabajamos pero hay gente que no puede hacerlo. Que no solo no puede comprar ropa, no puede comprar comida y por más que nos digan que podamos abrir yo creo que va a haber un parate grande”.

“La gente realmente está pensando más en comer o en los remedios en mi caso, tengo entre ocho y diez mil pesos por mes y como yo hay muchos. Soy una persona de riesgo, estoy operado del corazón, tengo diabetes. Es muy difícil”, subrayó.

En relación al negocio, también consignó: “Hasta ahora la venimos llevando, soy muy prolijo pero no venimos de una época buena. Lo poco o mucho que uno pudo guardar cuánto te puede durar”.

“Que se pueda abrir algunas horas o algunos días en la semana, el negocio es grande, pondríamos alguien en la puerta y se atendería de a una o dos personas con todos los recaudos”, solicitó, y consideró: “Calculo que dentro de no mucho tiempo nos van a dejar abrir”.

“Darle una posibilidad a la gente y nosotros de poder recaudar para continuar pagando, cubriendo los gastos”, cerró Cabrera.

Buscar por tags
No hay tags aún.