María de los Angeles Altuna “Los denominamos graves porque son intrafamiliares, los hechos de violen

La Jefa de la Comisaría de la Mujer y de la Familia, María de los Angeles Altuna, dijo que desde el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio hubo una disminución de denuncias en relación a hechos de violencia pero las radicadas merecen mucha atención por tratarse de casos intrafamiliares con niños involucrados.

“Sin dejar de descuidar a la pandemia por el COVID 19, igualmente estamos con ardua tarea en la Comisaría”, expresó Altuna en Radio del Centro.

Consultada acerca de los casos de violencia dentro del aislamiento social, preventivo y obligatorio, en principio, Altuna manifestó: “En relación a las estadísticas sobre la evaluación de los meses que vienen transcurriendo durante el año 2020 tuvimos un poco menos de reflejo de denuncia, pero las que se radicaron en el transcurso de esta emergencia sanitaria tienen su connotación grave”.

“Disminuyó el número de denuncias con respecto a enero y febrero, aunque los hechos que tenemos registrados igualmente son graves”, insistió, y explicó: “Los denominamos graves porque son intrafamiliares, los hechos de violencia involucran a niños y conlleva a un arduo trabajo en red con demás instituciones”.

“Tuvimos vaivenes a partir de la Corte Suprema disponiendo la tenencia de un niño con padres separados de una semana con la mamá, una semana con el papá”, mencionó, y afirmó: “Los registros de violencia se vieron principalmente más reflejados con los niños”.

Asimismo, señaló: “Cada hecho de violencia lo tomamos de una manera particular, diferente al resto que viene reflejándose y presentándose en la Comisaría”.

Hechos que pueden obedecer al “aislamiento, la falta de asesoramiento o el mal mensaje que les llega a esas personas en sus casas que se encuentran conviviendo con el agresor, sin tener el medio ni las formas de poder hacer llegar un llamado al 911 o acudir a un tercero, un familiar o un vecino para denunciar una situación intrafamiliar”, especificó la funcionaria policial.

En tal sentido, aseveró: “Ya les venía costando anteriormente a la emergencia emitir su pedido de ayuda, a partir del aislamiento se le complicó aún más la situación en este sentido”.

“Actualmente hay muchos más canales de comunicación que tienen las víctimas para dar aviso de su situación con un llamado al 911, la línea fija de la Comisaría, la red de instituciones”, señaló, y añadió: “no solamente por Comisaría sino que puede ser a través de una escuela incluso, con un chat hacia una docente quienes muchas veces nos alertan acerca de distintas situaciones intrafamiliares”.

Seguidamente, Altuna describió la forma de atención que se tiene desde la institución para con una víctima de violencia que llega a la comisaria a exponer su situación: “Con los recaudos que corresponden realizamos la asistencia de las personas en la guardia de la Comisaría; al arribo de una persona en situación de violencia tenemos al equipo técnico de profesionales para hacer la primera asistencia a esa persona, no es personal policial sino que el personal profesional es quien asiste en primera instancia a esa persona que llega a la comisaría para contar el relato de aquello que viene sucediendo o le ocurre a un tercero abordando la situación de emergencia”.

“Posteriormente el equipo de profesionales traslada al personal policial el relato de la víctima y somos quienes tomamos la denuncia inmediatamente por una intervención del Juzgado de Paz de Chivilcoy que libra las medidas cautelares en un corto lapso de tiempo”, esgrimió, y resaltó: “Recibida la denuncia y valorada la situación de riesgo, las medidas cautelares salen en menos de 24 horas”.

Con respecto a la manera de desenvolverse dentro de esta coyuntura particular por la pandemia del Coronavirus, Altuna remarcó en ‘La Mañana del Centro’: “Desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio provocada por la emergencia sanitaria, la Municipalidad de Chivilcoy (a través de la Secretaría de Seguridad) nos brindó barbijos, alcohol en gel, pero también buscando las formas para no dar distancias a las personas a partir de la temática que abordamos”.

“Teniendo en cuenta que no se puede dar distancia a una persona con los derechos vulnerados y de violencia, esto provocaría que no nos cuente la totalidad del relato de la circunstancian que está atravesando”, expuso Altuna.

E indicó: “Sin dejar de lado los recaudos, colocamos vidrios tanto en la guardia de la dependencia, en la recepción de la denuncia y en la atención del profesional para con una determinada persona, así no profundizar esa distancia”.

“No solamente recepcionamos la denuncia sino que hacemos la derivación correspondiente, el seguimiento a esa persona en situación de violencia”, precisó, a continuación subrayó: “es más que únicamente excluir al agresor de la vivienda sino que es todo un protocolo de interrelación con todas las instituciones y un seguimiento de esa mamá que quedó con sus niños en una vivienda”.

“Además de sacar al agresor también poder arbitrar con bienestar social, brindar una ayuda, toda una estrategia de red mancomunada con todas las instituciones”, esbozó.

En cuanto al progreso de la institución en Chivilcoy, Altuna destacó: “La Comisaría de la Mujer y de la Familia de Chivilcoy forma parte de la División Coordinación de Mercedes compuesta por quince comisarías, puedo calificar a nuestra ciudad que estratégicamente con las instituciones tiene un buen desarrollo del trabajo”.

“Incorporamos las tobilleras duales, agregadas al botón antipánico, que tenemos colocadas en dos agresores”, espetó con respecto a las medidas adoptadas a este respecto.

Acerca de la perspectiva de género, visión y enfoque, “que tenemos intra Comisaría de la Mujer y de la Familia, hace algunos días nuestro equipo profesional brindó una jornada de capacitación a todo el personal de seguridad porque son quienes concurren en primera instancia atendiendo el llamado eventual del 911 ante una situación de violencia”, puntualizó.

“No es personal que está trabajando en la Comisaría de la Mujer y de la Familia quien concurre a un evento sino el personal de seguridad ante un llamado al 911”, advirtió, y sostuvo: “son quienes deben brindar la información correspondiente a la persona que existe nuestra comisaría, que pueden hacer una denuncia, que la trasladan inmediatamente a un hogar de protección, son aquellos que tienen el primer contacto con la víctima”.

“La Comisaría de la Mujer, junto a distintas instituciones, somos quienes abordaremos la problemática de una víctima luego que cualquier persona se acerque a la Comisaría de la Mujer a contarnos que vivenció una situación violenta”, enfatizó, y agregó: “no es necesario que se registre una denuncia sino que seremos las actuantes para poder llegar a la persona que está atravesando una situación de violencia”.

Por último, Altuna aclaró: “Algunas personas expresan llamar al 911 y dar aviso de una desobediencia en relación a que un agresor incumplió una medida cautelar, pero además debe registrar la denuncia porque de incumplirse la medida cautelar, que es la primera instancia, ya es un delito penal interviniendo una fiscalía”.

“Es necesario registrar el antecedente penal de esa desobediencia para actuar en consecuencia sobre el agresor”, concluyó.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: