Antonio Martín “La alternativa trigo – soja de segunda está dando buenos resultados desde el punto d

Está por comenzar una nueva campaña triguera y este mes marca el inicio de una nueva campaña de cultivos de invierno, involucrando no solamente al trigo sino también a la avena, cebada.

El trigo es el cultivo invernal que predomina en nuestra ciudad porque el productor “se siente muy cómodo cultivándolo”, aseguró Antonio Martín, y destacó: “El trigo es un cultivo noble, que responde muy bien a la aplicación de tecnología inclusive”.

“Escuché muchos interrogantes en relación a qué pasará con esta nueva campaña porque pareciera ser el cultivo estrella del año 2020, que le permitiría a nuestro país posicionarse como uno de los principales productores y exportadores del mercado mundial”, remarcó el ingeniero agrónomo.

“En distintos lugares del mundo tal vez las condiciones climáticas no están siendo del todo favorables y sí en Argentina”, precisó, y agregó: “Están dadas las condiciones, principalmente en lo concerniente a la reserva de humedad del suelo, para poder iniciar una campaña de siembra sin ningún tipo de limitaciones”.

El integrante de la Agencia Local del INTA, expresó: “Hace poco hizo una charla virtual en la Bolsa de Cereales, proyectando un área de siembra que podría estar llegando a las 6,7 o 6,8 millones de hectáreas en todo el país, luego de arrancar en 6,6 hace un mes atrás”.

“La superficie sembrada, con rendimientos normales, arrojaría como resultado una producción que superaría las 21 millones de toneladas, una de las más importantes del país y nos posicionaría como uno de los principales productores, asimismo exportadores”, enfatizó Martín.

A este respecto, esgrimió: “Por otro lado, está el mercado internacional de trigo que de todos los granos que cotizan en las distintas bolsas no fue tan afectado por la pandemia, manteniendo precios muy sostenidos y atractivos aunque hay que mirar atentamente los de diciembre – enero más que los actuales porque existe un diferencial en términos de dólares en el mercado a futuro”.

“No obstante, la alternativa trigo – soja de segunda está dando buenos resultados desde el punto de vista económico al sector agropecuario”, afirmó.

A continuación, Martín mencionó: “El ingeniero, Darío Sabini, me acercó información interesante a partir de un relevamiento realizado el año anterior exponiendo que en 25 de Mayo se destinó una superficie de 41.245 hectáreas al cultivo de trigo, indica que está en crecimiento y seguramente se superará en la próxima campaña”.

“Mientras que, la regional de Aapresid de 25 de Mayo pudo relevar un 13 por ciento de esa superficie (5.430 hectáreas), registrando información sobre las variedades sembradas”, dijo, y añadió: “sobre el ciclo, la fecha de siembra, el nivel de fertilización, análisis de suelo y comportamiento de las variedades respecto de los problemas sanitarios, la profundidad de la napa freática, rendimientos y calidad comercial”.

“Información muy necesaria para el intercambio e interpretación de las distintas alternativas de producción en los diferentes ambientes donde se cultiva y es de utilidad para evaluar la campaña asimismo definir la próxima”, resaltó.

Además, reflejó: “El informe indica que el rendimiento promedio para 25 de Mayo fue de 3.710 kilos por hectáreas, datos muy parecidos en la campaña previa”.

Con respecto a la tecnología que puede invertirse en el cultivo, el ingeniero consignó: “Genera un poco de incertidumbre en las estimaciones realizadas el nivel tecnológico”.

“Está en duda el nivel de fertilización que se aplicará al cultivo porque los fertilizantes cotizan en dólares y al trigo hay que venderlo en peso, además de estar sujeto a retenciones”, espetó.

“Por lo tanto, se desconoce qué paquete tecnológico utilizará no solamente el productor de la región pampeana que habitualmente aplica más tecnología”, comentó, y advirtió: “pero están las extra pampeanas, el sur y sudoeste de la provincia de Buenos Aires que son las grandes productoras de trigo por su extensión y las condiciones agroclimáticas no son las que tenemos en esta zona del territorio bonaerense que son más favorables”.

“De todos modos, la relación costo – beneficio, precio del trigo – precio del fertilizante, es bastante favorable respecto a otras campañas que posibilitaría no se resienta la fertilización”, exclamó.

También, Martín esbozó: “El cultivo de trigo tiene actualmente muchísima tecnología incorporada, mucho valor agregado y para llegar a ese grano existe mucha capacitación, las empresas y los productores invierten muchísimo”.

“Ese grano de trigo tiene un potencial genético incorporado que le permite generar rendimientos que hace quince o veinte años eran impensados teniendo en cuenta que en sitios experimentales o con buenos niveles de fertilización un trigo puede rendir entre 9 a 10 kilos por hectáreas de darse todas las condiciones”, sostuvo.

E indicó: “Mientras que, el rendimiento promedio a nivel nacional no llega a los 3 mil kilos por hectárea existiendo una brecha muy importante pero entran a jugar los distintos ambientes productivos de mayor o menor potencial”.

“El potencial es enorme y ajustando las prácticas de manejo, utilizando las variedades que van poniendo en el mercado a disposición del productor las distintas empresas semilleras es posible obtener mejores rendimientos”, aseveró.

Por último, especificó: “Argentina además tiene materia prima de buena calidad de trigo, una cuestión a no desatender y seguir apostando por la obtención de variedades que la mejoren con mayor proteína, mejor actitud panadera, además de la adaptación a las distintas zonas agroclimáticas”.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: